Luego de 38 años, Daniele quiere empezar a trabajar

Abogados del secretario general del Suoem solicitarán una cautelar para que pueda ocupar su puesto de trabajo en el área de Presupuesto del Palacio 6 de Julio, apenas quede desafectado de la conducción gremial. Beatriz Biolatto tomará la posta el 3 de enero.

Por Yanina Passero
[email protected]

danieleUn clima festivo inundaba los despachos de los funcionarios mestristas relacionados directamente con la planta de personal y el colectivo sindical. El contraste era evidente: ¿qué explicaba el buen humor de la planta política de la Municipalidad tras la consumación de una de las jornadas más violentas del año, con la segunda etapa de un paro nacional en marcha?
La aprobación de la reforma previsional con los votos de Cambiemos y aliados en el Congreso no ofrecía la respuesta. El secretario general, Daniel Arzani, reveló el motivo: la adhesión a la huelga decretada por los triunviros de la CGT y acatada por las centrales obreras del interior no tuvo fuerte impacto en el municipio.
Sorpresa. Según los cálculos del ex intendente de Malvinas Argentinas, sólo el 30% de los municipales adhirió a las 24 horas de protesta en rechazo a la aprobación de la reforma previsional en la Cámara de Diputados, luego de 17 horas de sesión. En contextos similares, la proporción se invertía. Arzani no duda: los descuentos salariales son infalibles a la hora de desalentar una medida de fuerza.
Cierto es que Mestre se valió de esta herramienta, en varias oportunidades del año, para garantizar los servicios municipales en situaciones de conflicto con el Suoem. La avanzada de la efectiva estrategia oficial podría explicarse, en parte, por la transición sindical. También, porque este 2017 encontró a Daniele enfocado en su futuro personal, tras la jugada administrativa y luego judicial del radical a cargo del Palacio 6 de Julio. Quedó expuesta cuál fue la prioridad del sindicalista.
Recuérdese que antes de las elecciones internas del Suoem, Mestre decretó el estado jubilatorio del “agente Daniele” colocando en zona gris su condición de empleado activo del municipio. Se abría un manto de duda sobre la legitimidad de su candidatura interna. El histórico cacique resolvió ceder la posta a una dirigente de su confianza, Beatriz Biolatto, con la ilusión de llamar a elecciones nuevamente en el segundo semestre de 2018.
Cierto es que la Justicia falló a su favor. La jueza de Conciliación Sofía Keselman anuló el decreto jubilatorio y explicó en sus argumentos que Daniele es beneficiario de la tutela sindical hasta 2019. El equipo de abogados del municipio apeló, por supuesto; y criticó en duros términos a la magistrada por inmiscuirse en la capacidad del municipio para llevar adelante los actos de gobierno que considere pertinentes.
La pelea judicial sigue por inercia. Mestre logró bloquear un nuevo mandato del caudillo de los municipales (el 3 de enero de 2018, por primera vez una mujer comandará el poderoso gremio) y Daniele sabe que será muy difícil mantener el esquema de fidelidades de forma remota para que se ejecute el “plan de emergencia”. Esto es, lograr la renuncia de la futura comisión directiva y un nuevo llamado electoral.
Un detalle no menor confabula contra él: el recurso de casación que presentó el municipio ante la Cámara del Trabajo dilatará aún más los tiempos. Junio era la fecha perentoria que fijó el sindicalista para decidir el futuro de la conducción que se alzó con nueve de cada 10 votos el pasado 12 de octubre.
Los abogados de Daniele trabajan para justificar sus honorarios pese a que la disputa ya se dirime en el terreno de los egos. Solicitarán el beneficio de un recurso de amparo mientras se resuelve la cuestión de fondo. El objetivo: que el 3 de enero -momento en el que terminará su carrera gremial de más de tres décadas- pueda reincorporarse a su puesto de trabajo en el área de Presupuesto de la municipalidad.
Paradojas. Ahora, el paladín de los municipales apela a la Justicia para ocupar un despacho que no tiene su ADN. Como publicara Alfil en septiembre, se sabe que Daniele se desempeñó como pasante de Ciencias Económicas desde el 18 de enero de 1980, en la categoría 02, agrupamiento de conducción, cargo 13, asesor técnico de 3ª, en el programa 403 (programación y evaluación presupuestaria y financiera). Su licencia gremial formal comenzó el 12 de enero de 1985 y desde entonces no visita la dependencia a la que debe servicios.
Si la cautelar prospera, Daniele dejará el megáfono y los morteros para empaparse de la rutina de un oficinista. No atenderá al vecino, para su fortuna. Pese a no trabajar en el municipio recorrió toda la carrera administrativa, llegando al máximo rango como lo es la categoría de los profesionales.