Esop avanza sobre la Crese: explota Piedras Blancas

El Suoem asegura que limitó el alcance del ente municipal. Sus directivos refutan la versión gremial con la exposición de su plan de inversión y proyectos en ejecución. El manejo total del actual vertedero se suma a la lista de responsabilidades.

Por Yanina Passero
[email protected]

esopEl Suoem puso en cuarentena al municipio cuando el intendente Ramón Mestre presentó en sociedad a la que sería su nueva criatura: el Ente de Obras y Servicios Públicos (Esop). Iniciaba la segunda administración municipal de Ramón Mestre con pronósticos inmejorables: la sociedad con el presidente Mauricio Macri redundaría en el aumento de los recursos para obras y el acceso al financiamiento internacional como respuesta positiva al cambio de signo político en el país.
El radical se debatía entre dos realidades: el aumento de recursos propios y externos por encima de la media histórica de un municipio que recauda para pagar sueldos y las mañas del Suoem y sus afiliados para ejecutar los proyectos del jefe. El Esop llegaba para salvar la “burocracia” impuesta por Rubén Daniele y sus dirigidos, según el relato mestrista de hace dos años.
El ente autárquico prosperó, pese a las asambleas que cerraron el 2015 y se extendieron durante enero de 2016. A dos años de su creación, el Suoem se jacta de tener “frizado” un organismo que, por ejemplo, podría ejecutar obras con personal municipal o sin él. Afirman que la actividad central es el barrido manual de la ciudad, rubro que emplea a buena parte de los representados del titular del Surrbac, Mauricio Saillen.
Los directores del Esop, previsiblemente, refutan la versión gremial con la exposición de su plan de inversión y los proyectos en ejecución, también los que vendrán.
Uno de sus directores, César Ferreyra, anticipó que el próximo año reemplazarán los cestos papeleros de metal por otros de alta resistencia en el área central, primero, y luego en la zona pericentral de la ciudad. En el mismo orden, sumó la licitación de campanas receptoras de envases PET para fomentar el reciclaje.
Si bien se especulaba con que el Esop ejecutaría el nudo vía de Plaza España, ya en licitación, Ferreyra aclaró que “se ejecutan tareas y se colabora con la elaboración de proyectos de obras civiles para la ciudad”. Pero, por el momento, el ente sólo tendrá a su cargo el proyecto de recuperación y revalorización de la plaza que se erige en la rotonda que conecta el Parque Sarmiento y Nueva Córdoba. En cambio, trabajan de manera conjunta con la Secretaría de Vivienda y Hábitat de la Nación para mejorar la infraestructura barrial en Villa El Libertador.
Con respecto al plan de inversión, el ex secretario de Transporte de Mestre indicó que durante su gestión el Esop amplió el equipamiento para mejorar el mantenimiento integral del espacio público. Citó como ejemplo el desembolso de más de seis millones de pesos para la compra de 15 camionetas pick up, destinadas a las tareas de supervisión, apoyo y control del personal de barrido. Sumó a la cuenta otros $1.860.000 para la adquisición de hidrolavadoras y otros $4.816.000 para la compra de motobarredoras.

Con la Crese a cargo
El manejo del vertedero de Piedras Blancas se sumó recientemente a la lista de responsabilidades del Esop, desde noviembre. Si bien tenía a su cargo las más de dos centenas de empleados que operaban en la planta, la entidad será la responsable final del servicio, al menos hasta que la Justicia resuelva el destino de los desperdicios que producen los vecinos de Córdoba y las localidades del área metropolitana.
El Tribunal Superior de Justicia aún no se expidió sobre la viabilidad de los terrenos expropiados por la Provincia para el funcionamiento de la nueva planta de tratamiento a cargo de Cormecor, otro ente pero de carácter intermunicipal. La Crese, en tanto, quedó con el control de los centros verdes.
Si Cormecor resulta golpeada por una decisión judicial adversa, el Esop sin duda se volverá protagonista en el nuevo escenario porque el problema de la basura volverá a punto cero. El corolario: un predio al límite de su capacidad.