Schiaretti busca soldar fisura interna post reforma

El gobernador reunirá hoy a legisladores, intendentes PJ y funcionarios provinciales en el brindis de fin de año. Se espera un discurso en el que ratificará en nombre de la gobernabilidad y del peronismo republicano, la necesidad de acompañar las reformas impulsadas por el macrismo.

Por Yanina Soria
ysoria@diarioalfil.com.ar

schiarettiCumplida su parte del trato con Mauricio Macri, el gobernador de Córdoba debe ocuparse ahora de la interna del peronismo. Es que la contraprestación que supuso en el marco del Consenso Fiscal al que suscribió Córdoba, el apoyo de la provincia a la reforma previsional tratada ayer en la Cámara Baja, no fue inocua para el PJ local.
El blindaje cordobés en el recinto al proyecto impulsado por Cambiemos, generó desde el día uno de la discusión, la reacción de algunos sectores dentro del PJ e, incluso, incomodidad entre los propios oficialistas.
La certeza de que la nueva forma del cálculo de haberes que contempla la normativa pueda impactar negativamente -al menos en un comienzo- en el bolsillo de los jubilados, y que el cambio de régimen significará un ahorro del orden de los $ 75.000 millones según los últimos cálculos, fastidia a los justicialistas que no encuentran otro argumento más que el político para justificar el acompañamiento.
Las primeras voces en contra provinieron del delasotismo que encontró en esta situación, quizá, la veta para descargar el enojo acumulado durante la campaña y post elecciones con el schiarettismo. El sector cuyo conductor político se encuentra hoy diseñando y vendiendo ropa masculina en Río Cuarto, le recordó a sus compañeros en Diputados que el peronismo debe levantar la bandera de la justicia social y que, claramente –dicen- esta reforma atenta contra ese principio.
Claro que las críticas a la decisión tomada por Schiaretti y ejecutada por los cuatro diputados de Córdoba Federal, les nubló el antecedente que registra que fue el propio ex gobernador De la Sota quien, en 2012, mediante una ley provincial, aplicó el diferimiento por seis meses a los aumentos de los jubilados cordobeses. A esa contraofensiva, los delasotistas responden que el tres veces gobernador de Córdoba restituyó el 82% móvil y que la 10.078 fue la salida para sostener la Caja por los fondos incumplidos con la Provincia por parte de la Nación.
A las críticas públicas y abiertas que hizo el delasotismo se le sumó cierto malestar en las bases y en la dirigencia que también pataleó, pero por lo bajo. Mensajes de whatsapp, videos compartidos con archivos de los diputados de UPC y hasta pintadas en la fachada de la sede del PJ en Capital, completan la escena explícita de la grieta que atraviesa al peronismo cordobés hoy. Seguramente los coletazos de la reforma seguirán.
Las diferencias se profundizaron en Unión por Córdoba y el gobernador tomó nota de ello. Ahora, el foco está puesto en soldar esas fisuras internas y tratar de contener los ánimos.

Reunión en el Panal
Atento a ello, ayer, el ministro de Gobierno, Carlos Massei, convocó ayer a un reducido grupo de intendentes de UPC a una reunión en el Panal.
Según trascendió desde el Centro Cívico, el propósito fue netamente político: reiterar que el respaldo de Córdoba a la reforma es parte del pacto fiscal al que la provincia adhirió y que representará mayores beneficios para los cordobeses. “Córdoba necesita llegar al 2019 con recursos”, dijo, palabras más palabras menos, el funcionario provincial frente a los jefes comunales algunos de los cuales también cuestionaron el apoyo a la reforma. Desde el Panal buscan unificar el discurso peronista frente a las críticas y bajar la espuma interna que se generó en torno al proyecto. Schiaretti quiere cerrar el año con la tropa alineada.
Hoy a la tarde, el gobernador encabezará el brindis de fin de año con legisladores, intendentes y funcionarios del gabinete provincial en el Dinosaurio Mall de Rodríguez del Busto donde, se descuenta, ofrecerá un discurso en el que repetirá en nombre de la gobernabilidad y del peronismo republicano, la necesidad de acompañar los cambios previsionales.