Sin clases hoy contra la reforma previsional

Los docentes cordobeses se suman a la medida nacional decretada por Ctera. También paran los profesores de la UNC.

Los maestros cordobeses concretarán hoy el segundo paro de actividades del mes de diciembre, en el marco de su rotunda oposición a las reformas promovidas por el Ejecutivo nacional.
En particular, esta medida de fuerza coincide con la sesión de la Cámara de Diputados convocada para hoy, en la que se aprobaría la reforma previsional, con el apoyo de Cambiemos y de un amplio sector del peronismo que responde a los Gobernadores.
Luego de las manifestaciones de ayer con motivo de la sesión de la Legislatura cordobesa, la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC) anunció su adhesión al paro decretado por la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera).
Además, otros gremios locales imitarían la medida de fuerza de los maestros, incluyendo a los universitarios de Adiuc y Aduncor (en línea con las centrales Conadu y Conadu Histórica).

Fórmula previsional
Desde que los aumentos a las jubilaciones nacionales se automatizaron por ley, los mismos se realizaron con una fórmula que combina, en partes iguales, las variaciones de dos conceptos económicos: la recaudación de la ANSES y el más favorable entre el índice general de salarios del INDEC y el índice RIPTE (remuneración imponible promedio de los trabajadores estables).
Tras los comicios de octubre, el gobierno nacional presentó una batería de reformas que incluye modificaciones a la normativa vigente en materia laboral, impositiva y previsional. Entre los aspectos del sistema de jubilaciones que se pretenden cambiar se encuentra dicha fórmula de actualización.
La nueva propuesta, consensuada con el bloque peronista del Senado que encabeza el rionegrino Miguel Ángel Pichetto, presenta una fórmula que comprende un 70 por ciento del RIPTE y un 30 por ciento del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que mide el Indec. De esta manera, los aumentos serán más similares a los percibidos por los pasivos, con una corrección en base a la inflación.
Si bien la CGT Nacional había acordado dichos cambios con el gobierno nacional en un comienzo, tanto la embestida del clan Moyano como el levantamiento de las regionales del interior (con protagonismo cordobés) terminó por complicar los planes del Ejecutivo. La reforma cuenta con media sanción en el Senado, y hoy será tratada por los Diputados.
UEPC fue uno de los primeros gremios cordobeses en oponerse a las intenciones de Cambiemos, y por eso concretó un paro la semana pasada, el único verificado en Córdoba hasta el momento. Con la medida de fuerza de hoy, se totalizarán 48 horas de paro en el mes de diciembre, sobre el filo del final del año lectivo.

Reclamo por recomposición
Con respecto a la aprobación del presupuesto provincial y el “consenso fiscal” (cláusulas acordadas entre el presidente Mauricio Macri y los gobernadores), UEPC había ya planteado un plan de lucha la semana pasada.
En concreto, los docentes participaron de las discusiones que derivaron en los votos negativos de los dos legisladores-sindicalistas, José Pepe Pihen (SEP) e Ilda Bustos (Gráficos), al Consenso Fiscal, y de la manifestación que en el mediodía de ayer intentó llegar hasta la Unicameral, mientras se trataban los proyectos.
Sin embargo, la posición de los maestros no era de una oposición directa al consenso fiscal, sino que su reclamo se dirigía en particular al gobierno provincial, en relación a las jubilaciones percibidas por los pasivos del sector.
De acuerdo a lo comunicado por el gremio, Anses comenzaría a transferir a la Caja de Jubilaciones, Pensiones y Retiros de la provincia de Córdoba un total de más de 4 mil millones de pesos por el período 2017, lo que excedería las jubilaciones cobradas por los exmaestros. Esto se debe a que Anses utilizaría para el cálculo el Régimen Especial Docente (ley nacional 24.016), cuya forma de calcular no es la utilizada en Córdoba.
Con esta fundamentación, UEPC reclama que el Gobierno provincial concrete una recomposición salarial para los jubilados docentes, aceptando de facto la firma del “consenso fiscal”.