Premio de Macri a Baldassi confunde a dirigencia PRO

El diputado nacional fue el único dirigente macrista que escoltó al Presidente en su visita abreviada al este cordobés. Escaparía a la lógica de comprensión amarilla la ausencia de apercibimientos nacionales ante las solitarias jugadas políticas del ex árbitro.

Por Yanina Passero
[email protected]

El diputado nacional Héctor “La Coneja” Baldassi descendió del Tango 10 junto al presidente Mauricio Macri para la que sería la décima visita oficial a la provincia. El nivel de intimidad que exhiben propia de una relación de amistad que mutó en una sociedad política fructífera para ambos.
En menos de una semana, el ex réferi de fútbol profesional compartió el lanzamiento del nuevo paradigma del macrismo en materia de derechos humanos, el martes; ayer por la mañana escoltó al mandatario nacional en las actividades previstas con el gobernador Juan Schiaretti en San Francisco y el jueves participará del selecto “picadito” que comparten los funcionarios y legisladores de la mesa chica de Macri en la cancha de Olivos.
El diálogo es aceitado. Las conversaciones en exclusiva ofrecen a Baldassi la oportunidad de tener información de primera mano sobre los planes de Macri y, a su vez, alimenta la incertidumbre en el macrismo local por el contenido y potenciales consecuencias de tales intercambios.
Lo cierto es que el legislador nacional que debutó en las elecciones de medio término de 2013 no tuvo un rol destacado en la visita a la futura autopista de Ruta 19. El tridente de protagonistas estuvo compuesto por Macri, por supuesto, el gobernador Schiaretti y el intendente de San Francisco, Ignacio García Aresca. Baldassi cebó mate.
Su participación fue secundaria, sí, pero lo suficientemente significativa para caldear los ánimos del macrismo cordobés que se debate entre las órdenes de unidad que bajan desde Buenos Aires y el premio público que el Presidente otorgó a Baldassi al sumarlo al recorrido que no superó las dos horas.
Los berrinches internos no tardaron en llegar. Quienes no integran la línea del árbitro se muestran contrariados: escaparía a la lógica de comprensión amarilla la ausencia de apercibimientos nacionales, sino todo lo contrario, ante las reiteradas jugadas internas de Baldassi que van a contrapelo de la comunión de la fuerza.
Como informó Alfil, Baldassi ofreció un agasajo para su tropa en un auditorio de Villa Carlos Paz en la tarde del lunes. Allí, pidió trabajar para que el “cambio” toque la puerta del Centro Cívico provincial. También, requirió apoyo (fidelidad). Impera la necesidad de la génesis de un “equipo” que sostenga su deseo de disputar la gobernación.
El acto no generó mayores repercusiones internas salvo por las disculpas que enviaron los asesores del diputado al comando del PRO. Baldassi no participará del plenario central del partido, el sábado próximo desde las 10.30, en el hotel Quórum. Explicaron desde su entorno que asumieron compromisos impostergables, como lo es la continuidad de la gira por el interior del país con el objetivo de generar nuevas oportunidades políticas más allá de las fronteras de la provincia. Con insistencia, explicaron que la ausencia no obedece a un acto de rebeldía con sus conmilitones. Ciertamente, las excusas no fueron aceptadas y continuaron las gestiones para lograr la foto de la unidad.
De la facción contraria acusan al árbitro de “rupturista” (también lo desean). Al parecer, la presencia de emisarios del baldassimo en el cierre de año no conformaría. La estrategia de crecimiento del partido en el marco de Cambiemos debería ejecutarse con todos los integrantes alineados.
Como sea, la exhibición de gestiones conjuntas entre Provincia y Nación dejó dos fotos inapelables. Macri elige a Schiaretti como su aliado táctico pese a la incomodidad que la elección provoca en sus socios radicales. Baldassi goza de la preferencia explícita de Macri y esto ayer fue más evidente que nunca.
Fue protagonista de un descafeinado paseo por el este provincial, mientras la tropa macrista se debate en las ardientes comisiones del Congreso de la Nación para que vean luz verdes las reformas que propuso la Casa Rosada.