¿Moyano se pierde la Sudamericana?

En el día de ayer se realizaron una serie de allanamientos por asociación ilícita en la barra de Independiente que mínimamente van a poner nervioso a su presidente, Hugo Moyano.

Por Javier Boher
[email protected]

Con su capa de dirigente combativo, Hugo Moyano supo mantener al sindicalismo unido durante gran parte del kirchnerato, esgrimiendo una defensa a ultranza de los trabajadores. Autor intelectual de la ya célebre frase “Clarín miente”, supo ser uno de los pilares sobre los que se asentó la gobernabilidad kirchnerista.
Su distanciamiento respecto de algunos sindicatos grandes y de la ex presidenta generaron una de las condiciones que ayudó a que Mauricio Macri llegue a la Presidencia. Sin embargo, el apoyo que hizo más o menos explícito según la necesidad del momento va progresivamente camino a desaparecer.
En operativos de ayer a la madrugada detuvieron al vicepresidente de Independiente Noray Nakis y a Roberto Petrov, “El Polaco”, confidente del clan Moyano. El guardaespaldas de Hugo resistió a la policía a tiros, tratando de evitar lo que sería el desenlace final. En su casa se encontraron tres millones de pesos y algunas armas, reflejo del tipo de actividades que llevaban adelante.
Esto ha preocupado al presidente de Independiente, que tras los últimos acontecimientos ha empezado a ver que próximamente podría ser su turno. Especialmente porque se ha convertido en uno de los objetivos que se propuso Elisa Carrió, que se relame cada vez que la justicia termina por darle la razón respecto a los exfuncionarios y allegados que venía denunciando.
Pese al revuelo que han generado algunas detenciones como las del “Caballo” Suárez o el “Pata” Medina, hay otras menos llamativas que van cerrando el cerco sobre algunos sindicalistas y barrabravas.
Según Gustavo Grabia, periodista especializado en estos temas, ya son más de 70 los barras de primera línea detenidos. El mismo ha afirmado estar sorprendido por la determinación con la que el gobierno nacional -principalmente a través de la gobernadora de Buenos Aires- ha decidido darle pelea a las mafias del fútbol.
Lo que se viene es un ajedrez violento, en el que no se puedan mover las fichas libremente sin tocar intereses profundos o generar riesgosas consecuencias.
Desde Cambiemos saben que desmantelar las mafias del futbol es fundamental para debilitar las estructuras narcoclientelares que han sabido tejer algunos históricos dirigentes del conurbano. Allí radica la principal fortaleza de los que hoy son oposición después de muchos años.
Por su parte, los políticos y dirigentes de futbol que -como Moyano- empiezan a ver que su poder y su libertad están en la mira del gobierno, encuentran en esto un profundo incentivo para trabajar mancomunadamente para resistir el ataque que se viene.
Faltan aproximadamente dos semanas para que Independiente defina la final de la Sudamericana. ¿Llegará Hugo a verlo en vivo, o lo hará junto a Nakis y Petrov?
A esta altura, sólo la justicia lo sabe.