Primera tarea de Etchevehere: enfriar la polémica con Córdoba

Dijo que la discusión por la presión impositiva fue un “debate sano”.

Por Alejandro Moreno
[email protected]

Sergio Busso

El designado ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Etchevehere, bajó rápidamente los decibeles de la polémica que mantuvo la semana pasada con el gobierno de Córdoba en torno a la presión impositiva. Para el nuevo funcionario, su entredicho con el ministro de Agricultura, Sergio Busso, y con el legislador Carlos Gutiérrez fue “un debate sano”.
“No fue algo intencional, sino un debate sano: buscamos discutir estos temas en beneficio de la producción, de la comunidad en general, que los sectores generen empleos, divisas, arriago”, dijo en declaraciones a radio Mitre.
Parece que la primera tarea que se impuso Etchevehere, aún antes de asumir, fue la de enfriar el conflicto con el gobierno peronista de Córdoba. Es lógico, porque la provincia de Córdoba es una de las esenciales en el complejo agroindustrial para el cual deberá aplicar políticas el nuevo ministro. Y, además, porque el presidente Mauricio Macri busca, después de su triunfo en las últimas elecciones, consolidar sus relaciones con los gobernadores, en especial con Juan Schiaretti, como quedó en manifiesto en el lanzamiento de su plan de reformas y, ayer, en Santa Fe.
La polémica de Etchevehere con el gobierno de Córdoba comenzó cuando la Sociedad Rural Argentina, que hasta ahora presidía él mismo, dio a conocer un informe con quejas por la presión impositiva en las provincias. El estudio del Instituto de Estudios Económicos y Negociaciones Internacionales señala que si bien el impuesto a la propiedad inmobiliaria decreció entre 2002 y 2016, se “esconde el importante crecimiento que tuvo el impuesto inmobiliario rural, en especial en Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos, jurisdicciones donde el tributo aumentó el doble que el total del inmobiliario rural y urbano de las 19 provincias restantes”. También sostuvo que Ingresos Brutos “hoy es el tercero de mayor recaudación y representa el 4 por ciento del PBI, cuando, en 2002, era menos de la mitad de un 1,7 por ciento”.
El presidente del bloque de legisladores de Unión por Córdoba, Gutiérrez, expresó que “si a Etchevehere le interesa realmente la salud del campo, lo que debiera transmitirle a los productores es la eliminación en dos años de las retenciones a la soja, que es lo que propone nuestro gobernador Schiaretti; pero tal vez el Presidente de la Sociedad Rural no se anima, y por eso quiere tapar el tema con esta mentira”.
“Etchevehere -agregó- tiene la obligación de saber que en la provincia de Córdoba no se le cobra Ingresos Brutos al campo”.
El ahora ministro, replicó posteriormente en declaraciones a Puntal: “está claro en el trabajo que Córdoba no graba a la producción primaria, pero todo el resto de la actividad si paga ingresos brutos, y eso suma más de un 7 por ciento. Es el efecto cascada que se genera cuando los productores compran insumos, cargan combustibles, contratan servicios; todo suma y así se llega a ese porcentaje”. “Por favor, que Gutiérrez se tome el trabajo de leer el informe que hicimos y que después hable, porque está absolutamente respaldado todo lo que decimos”, continuó.
Por su parte, ratificó la posición del gobierno cordobés, y enfrentó al informe de la Sociedad Rural. “Está faltando la verdad en ese informe, si hay una provincia que defendió al campo ha sido Córdoba”. “Nos hemos peleado especialmente con el gobierno anterior por defender al campo en relación a las retenciones, y por eso consideramos que a las retenciones hay que eliminarlas en un plazo no mayor a dos años. Córdoba aporta por año 21 mil millones de pesos por retenciones de soja que apenas vuelven 2 mil. Si hay una provincia que aporta al sector, es Córdoba. Estamos dispuestos a bajar la carga impositiva, pero para eso hace falta recuperar recursos, ordenar y consensuar”.

Insertar a Argentina en el mundo
El nuevo ministro nacional, en tanto, declaró que “una de las partes más importantes del desafío es continuar el trabajo que venía haciendo muy bien Buryaile, de seguir insertando a la Argentina en el mundo, trabajar en las diferentes mesas para lograr competitividad, cada uno aportar lo que esté a su alcance, para generar el empleo y combatir la pobreza”.
Respecto del ambientalismo, consideró que “hay que buscar un punto de equilibrio entre la producción y el medio ambiente; producir con buenas prácticas agrícolas, cuidando el medio ambiente, que es un bien que tenemos que proteger pero tenemos el desafío de producir alimentos no solo para Argentina sino para un mundo que lo necesita”.