Lógico: Schiaretti y Macri renuevan votos de amistad

El mandatario provincial y el presidente se encontraron ayer por segunda vez en dos días. Junto al gobernador Lifschitz en Santa Fe dieron inicio a las obras de saneamiento del canal San Antonio. Se abre un segundo tiempo entre el líder del PRO y el jefe del peronismo cordobés.

Por Yanina Soria
[email protected]

schiaretti-macriLa espuma electoral comenzó a bajar y las relaciones vuelven a su cauce natural. El gobernador Juan Schiaretti y el presidente Mauricio Macri, los dos virtuales contrincantes que tuvo la campaña en Córdoba, levantaron el modo pausa al que habían sometido la relación para retornar nuevamente el sendero de la concordia institucional.
Desde que el líder del PRO se convirtió en la máxima autoridad política del país, Córdoba fue un aliado clave para el gobierno de Cambiemos. La provincia mediterránea que además catapultó a Macri al el sillón de Rivadavia en el 2015, tendrá un rol protagónico en el nuevo escenario nacional que se abre pos elecciones.
Así se lo hizo saber el mandatario nacional al cordobés en los mensajes que cruzaron el mismo domingo 22 de octubre después de que Unión por Córdoba reconociera el triunfo de la lista que encabezaba Héctor Baldassi.
El ingeniero le dijo al contador que será un pilar fundamental para la etapa que viene en el país. Es que pese al arrollador triunfo aliancista y al avance de la mancha amarilla en gran parte del territorio argentino, Cambiemos no tendrá mayoría parlamentaria por lo que se verá obligado a tejer acuerdos con opositores para las reformas que busca implementar. Y en ese mapa político, Schiaretti se ubica como el peronista con mejor llegada a la Rosada.
Mientras transcurrieron los tiempos electorales, la relación entre los dos dirigentes atravesó una zona de turbulencia que incluyó contrapuntos por los impuestos y acusaciones cruzadas entre ambas jurisdicciones por el reparto de los fondos nacionales. Sin embargo, todo indica que ese es tiempo pasado ya y que de ahora en adelante se abre una nueva era entre ambos.

Obra vital
Ayer el gobernador cordobés y el presidente se mostraron juntos en la provincia de Santa Fe donde con el mandatario local, Miguel Lifschitz, dieron inicio formal a las obras de saneamiento del canal San Antonio. Una obra esperada y reclamada para mitigar las inundaciones que afectan a ambas provincias y que permitirá remediar en su conjunto un millón 250 mil hectáreas, de las cuales 1.1 millón están en Córdoba y 150 mil en Santa Fe.
“Me alegro que la Nación haya dado el puntapié inicial de este canal que permitirá que los excesos hídricos desde San Francisco hasta Cruz Alta y de otras zonas como Río Tercero podamos sacar el agua, evitemos la inundación en los campos y en los pueblos”, dijo Schiaretti.
Además, explicó que en Córdoba, este canal recorre desde San Francisco (departamento San Justo) hasta Cruz Alta (departamento Marcos Juárez), y es clave para evitar la inundación de los campos en esa región de nuestra provincia. “Córdoba venía insistiendo hace tiempo para que se hiciera, porque significará la posibilidad de salida y escurrimiento de las aguas en una de las zonas más productivas”, agregó.
En tanto, a su turno, Macri volvió a pedir “ceder cada uno un poco” para “garantizar el crecimiento en el país”, al referirse al paquete de reformas que anunció ante empresarios, sindicalistas, gobernadores y legisladores el día anterior.
“Ayer nos reunimos, y agradezco a los gobernadores y a los dirigentes de cada sector, a quienes les pedí que nos comprometamos en serio, porque es ahora o nunca a ceder cada uno un poco, para realmente garantizar 20 años de crecimiento en la Argentina”, expresó el mandatario quien se refirió al gobernador cordobés como “el Gringo”.