En Racing hay ambiente de unidad

En marzo de 2018 el club debe volver a los socios, saliendo del paraguas de la intervención judicial, con el concurso preventivo a cuestas. Manuel Pérez y Domingo Martínez son los candidatos, aunque habría concordia en una sola lista. ¿Será?

Por Federico Jelic

racingEn Nueva Italia ya los plazos de la intervención judicial parecen estar contados, al menos como gobierno en Racing. El juez quien entiende de la causa con el concurso preventivo, Carlos Tale, dictaminó que en marzo de 2018 el club debe volver a sus órganos naturales, mediante una comisión directiva, y ya existen alternativas.
Quedará por definir si será mediante elecciones o alguna unidad directa, porque a pesar de que existieron reuniones, hubo una grieta importante y despiadada entre sus propios hinchas después de la salida de Fabián Novack de la presidencia y con la llegada de la intervención judicial. Por eso hubo que limar asperezas y cerrar ciclos tóxicos.
Hasta el momento, solamente el ex presidente Manuel Pérez, hombre que siempre estuvo cerca en los últimos años, es quien tomó la posta. Fue el único que habló personalmente con el interventor, el contador Gustavo Rubín, para noticiarse de los números de la institución. Pero salió a escena también un directivo notable como Domingo Martínez, empujado por un grupo de socios, como para que la vida política de Racing no estuviera del todo aburrida y armónica. De todas formas, hay voluntad de conciliación y unidad. Decimos conciliación porque estos dos personajes de la historia dirigencial de la institución de Nueva Italia están fuertemente enemistados. No obstante, todo indica que primará el bien común, en tiempos acéfalos.

Predio de la discordia
Durante muchos años Racing como club pudo disfrutar del predio “Carlos Egea”, situado en Villa Esquiú. Exactamente, se ubica lindante al complejo deportivo de Belgrano (que dicho sea de paso, en su creación fue propiedad de Racing, en tiempos de gerenciamiento de Jorge Petrone).
¿Cuál fue la discordia? Martínez realizaba la mantención del predio (era propietario de gran parte de esos terrenos y los cedía al trabajo del club) hasta 2019 y junto al empresario Enrique Gobbi (de la empresa RCD SA) buscaron una especie de concesión de las inferiores (450 mil dólares aportó el inversor) en donde se les iba a retribuir con el 40 por ciento de los pases de algunos futbolistas previamente seleccionados (26 en total) y la mitad de los que se formen en el semillero durante ese proceso. Fue en el 2000. No tuvo final feliz. Gobbi salió de escena y en 2005 Martínez propuso más adelante que se le rubricara la totalidad de la propiedad, a cambio de otros terrenos en barrio La Dorotea, camino a Palmar, donde se iba a construir el nuevo predio de Racing (dicho sea de paso, funciona en la actualidad). Es decir, cambio de titularidad de un predio a otro sin construir. No cayó del todo bien dicha intención aunque al final, se efectivizó. Después de todo el “Carlos Egea” le correspondía casi en su totalidad.
En ese entonces Pérez era ferviente opositor al ciclo de Petrone y también se distanció de Martínez por este trato, argumentando que los valores de dichas tierras no tenían equivalencias y que “La Academia” iba a ser desfavorecida con la cotización y el precio nominal. Hubo denuncias penales, acusaciones y todo el revuelo mediático. Con el equipo en el Argentino A, después nunca más hubo paz en ámbitos dirigenciales.

Pérez vuelve
Vale aclarar que Pérez perdió las elecciones en 2012 contra Fabián Novack. El descenso al Federal B más la enorme cantidad de deudas que originó esa gestión propiciaron la intervención judicial que hoy pesa por la institución. El “Gallego” armó un frente como para intentar colaborar pero siempre se encontró con la negativa de Félix Quiróz, el primer responsable de la Justicia, con quien también tuvo su disputa personal. Así, nada podía salir bien
Quiróz se fue al año por no presentar papeles en la Justicia, reemplazado por Rubín, con un perfil más diplomático aunque tampoco muy abierto para las sugerencias. Sin embargo con el tiempo tuvo otra apertura y desde hace un tiempo que recibe todas las inquietudes de los socios. El concurso ya fue homologado e incluso ya se saldó la primera cuota para los acreedores.
Pérez y Rubín armaron varias reuniones. Al empresario gastronómico de Carlos Paz lo acompaña Fernando Lemos (uno de sus pares de comisión allá por 2002, cuando fue presidente), más Cristian Rezzónico, David Peralta Layno y Casella, entre otros. Mostraron voluntad de acercarse y hasta intercambiaron opiniones con otros socios, en pos de la unidad. ¿Se dará?

¿Unidad con Martínez?
Martínez y Pérez no se podían ni ver pero han bajado decibeles de tolerancia, pensando en Racing, poniendo el escudo del club por encima de todo. Domando egos personales. En los cónclaves preliminares, Pérez mandó a decir que no negocia la presidencia pero que está dispuesto a escuchar. Martínez no quiere figurar, aunque desea que su gente tenga un rol preponderante en la toma de decisiones. Sus apóstoles son Lucas y Diego Sancho (hijos y nieto de los históricos presidentes Miguel Sancho padre e hijo); Eduardo Sancho, más algunos integrantes del grupo “Por un Sancho más lindo”, que colabora con reformas edilicias, todo a pulmón. Ricardo Aguiar y Martín Argayo, ex secretario de Oscar Detycia en la Agencia Córdoba Deportes, son otros valores que prestaron ayuda y ganas de colaborar.
Pérez y Martínez se deben un café para limar asperezas, pero sus asesores coinciden en que habrá unidad. Racing lo necesita. Ambos están dispuestos a ceder, para enfrentar el desafío institucional de encaminar a la entidad albiceleste, hoy en el ostracismo del Federal B.

La deuda post concursal
Según trascendió, el concurso preventivo está controlado, financiado en 10 años. Los dolores de cabeza son los 40 juicios post concursales que se generaron en tiempos de Quiróz y con el plantel que se armó con Novack y el empresario “Pocho” Arizmendi, en la primera campaña del Federal B (2013), cuyos despidos no tuvieron defensa responsable en la justicia. Se estima que podría ser de 10 millones de pesos que se suma a la convocatoria de acreedores. Un frente diverso tendrán que solucionar las nuevas autoridades del club, de cara a marzo. Detalle no menor. Pero si pretende salir de la tormenta, Racing primero debe encontrar unidad en todos sus espacios. Caso contrario, el camino será mucho más espinoso. La alianza estratégica entre Pérez y Martínez puede ser el primer paso. Hoy, prevalece en el ánimo de ambos la necesidad de una unidad. ¿Se cristalizará?