Gobernadores esperan letra chica (reunión 9 de noviembre)

Los mandatarios provinciales tuvieron una asistencia casi perfecta a la convocatoria del presidente de la Nación. Mostraron conformidad con la orientación de los anuncios, pero hicieron foco en los acuerdos concretos.

Por Marcos Duarte

gobernadores
El presidente Mauricio Macri hace anuncios en materia política, económica social, en el CCK. Emilio Monzó y Juan Luis Manzur durante el acto.

El encuentro multisectorial que tuvo lugar ayer en el Centro Cultural Kirchner tuvo a los gobernadores como asistentes destacados. El eje central del discurso presidencial hizo alusión a las tareas conjuntas que deberán afrontar en esta segunda etapa de la gestión.
Los “consensos básicos” que anunció Mauricio Macri tuvieron un tramo concreto referido a la relación entre nación y provincias. En la visión del gobierno nacional, no hay posibilidad de lograr las metas que se plantearon sin el acompañamiento de todos los niveles del estado.
“Si no hay consensos básicos sobre el rumbo y los objetivos que perseguimos para el país, no habrá sustentabilidad, inversiones, equidad social y verdadera salida de la pobreza” dijo el presidente de la nación ante un auditorio colmado de representantes de los más diversos sectores.
En particular, al poder ejecutivo le interesa un entendimiento con los gobernadores sobre un tema que se ha convertido en su nueva obsesión: el déficit fiscal. De hecho, el primer eje de los “consensos” tiene que ver con la responsabilidad fiscal, la inflación y los impuestos.
Concretamente, el presidente argumentó que el estado no puede gastar más de lo que recauda y, en ese sentido, apeló a una “nueva relación fiscal” con las provincias. Además, instó a reducir la presión impositiva en todos los estamentos como forma de atraer inversiones y crear empleo.
Macri adelantó que en los próximos días se presentará formalmente el proyecto de reforma fiscal para ser tratado en el congreso de la nación. La pretensión de Casa Rosada es que las provincias acompañen el esfuerzo del estado nacional reduciendo sus propios tributos.
En este sentido, el gobernador Schiaretti arribó con una buena carta de presentación. La semana pasada concretó la eliminación de la alícuota del impuesto a los ingresos brutos que se aplicaba a las empresas provenientes de otras jurisdicciones. Además, prepara una rebaja impositiva general para presentar en la legislatura provincial.
El presidente tuvo, además, una mención elogiosa para la administración provincial. Fue cuando instó a las provincias a adherir a la nueva ley de ART aprobada recientemente. Macri destacó que, hasta el momento, solo Córdoba y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se habían incorporado al nuevo régimen.
En el público, lo escuchaban la casi totalidad de los gobernadores provinciales. Solo la santiagueña Claudia Ledesma y el sanjuanino Sergio Uñac no arribaron al Centro Cultural Kirchner. Ambos se habían excusado con anterioridad. Mario Das Neves, por motivos de salud, y Lucía Corpacci no estuvieron, aunque fueron reemplazados por sus respectivos vices. Alberto Rodríguez Saa tampoco fue de la partida y su ausencia se relaciona al fuerte enfrentamiento que viene sosteniendo con Cambiemos.
Los mandatarios que no se inscriben en el oficialismo nacional recibieron el discurso presidencial con gestos positivos. La semana pasada, tuvieron una convocatoria relámpago en el Consejo Federal de Inversiones donde, además de aceptar la invitación presidencial, empezaron a delinear los ejes que presentarán en la inevitable negociación que se avecina.
Juan Manzur, gobernador de Tucumán, se constituyó en vocero de los gobernadores pertenecientes a las distintas variantes del justicialismo. “Los gobernadores coinciden con las reformas planteadas por el gobierno nacional” afirmó al término de la reunión.
Por su parte, Miguel Lifschitz, socialista santafesino, sostuvo que “fue un discurso que abarcó muchos temas importantes, como subsidios, impuestos, coparticipación, generación de empleo; es un diagnóstico de situaciones que todos conocemos y en alguna medida compartimos, también” en referencia a la alocución presidencial.
El rionegrino Alberto Weretilneck advitió que “hasta el momento lo que tenemos son algunas pistas” aunque valoró “la sinceridad con que expuso los temas, que son estructurales y que todos saben que existen, pero que muchos evaden”.
A la generalizada percepción positiva que expresaron los mandatarios provinciales se le suma la expectativa sobre las medidas concretas que buscarán plasmar los enunciados emitidos por Macri en una realidad concreta.
En ese sentido, Manzur adelantó el escenario que se avecina. “Tendremos que acordar cuáles serán los instrumentos para poner en funcionamiento el plan trazado por el presidente” declaró el tucumano en relación a los próximos pasos.
En la mecánica que diseñó el macrismo, los temas específicos que fueron sugeridos por el presidente en el día de ayer se tratarán en diversas mesas sectoriales donde se intentará llegar a un consenso con cada uno de los sectores involucrados.
La más importante de estas mesas es sin dudas la que se formará entre los representantes del estado nacional y las provincias. Desde el gobierno nacional dejaron trascender que la primera de las reuniones para acordar la cuestión federal será el próximo 9 de noviembre en la quinta presidencial de Olivos. Allí se comenzará a hilvanar la negociación concreta y se podrá visualizar el grado de materialización que tendrán los deseos presidenciales.