Fetap indulta a UTA: reincorporó a 100 choferes

Del total, 25 son trolebuseras despedidas por el intendente Ramón Mestre. Serán las primeras mujeres en conducir coches en el servicio de transporte privado.

Por Yanina Passero
[email protected]

utaEra un secreto a voces: después de las elecciones legislativas, se produciría la reincorporación de una parte de los choferes despedidos tras la salvaje huelga de junio. Cinco días después, sonaba con fuerza la versión de un probable reingreso. El fin de semana terminó con el cierre del trato. El 1 de noviembre, tendrá el alta formal un centenar de empleados desvinculados por adherir a las lábiles consignas de protesta de un grupo de delegados díscolos.
En este punto conviene realizar una observación. La entidad que nuclea a las tres prestadoras privadas del servicio de transporte de la ciudad –Fetap- es el rostro visible del indulto a la UTA y, en especial, a los afiliados que perdieron su puesto de trabajo por su resistencia a cumplir con sus obligaciones. El intendente Ramón Mestre se mostrará totalmente ajeno a la decisión de las compañías a las que concedió la explotación del servicio.
Lo hará por el imperio de la coherencia, pero también porque tiene razones políticas. El radical fue favorecido por el beneplácito popular durante el conflicto que inició por un reclamo salarial y terminó con un abanico de pedidos que confundió el eje del último paro registrado en el sistema.
Los pasajeros fueron rehenes de los choferes por nueve días, pero la bronca entendible de los usuarios fue parcialmente aplacada con el plan de emergencia que instrumentó la Municipalidad y el despido de 183 empleados. Mestre redirigió los dardos que inicialmente apuntaban a su gestión hacia los autores del descalabro: los delegados liderados por Marcelo Marín (Aucor) y Sonia Beas (Tamse).
Licuado el paro, el responsable del Palacio 6 de Julio se dispuso a disfrutar las mieles de una decisión bien tomada. Con tempo electoral, montó su propia campaña en medio de la compulsa legislativa. La consulta popular que lanzó para capitalizar su triunfo, un ejemplo cabal de su propósito. Incluso, intentó mostrar la misma tenacidad con el Suoem bloqueando, con herramientas administrativas, la carrera política del secretario general, Rubén Daniele. Nota al pie: lo logro y después de tres décadas el bastón de mando tendrá otra dueña, Beatriz Biolatto.
Si Mestre no encontraba una “obra insignia” que sintetizara su paso por el Ejecutivo municipal y lo colocara en la carrera por la gobernación, su rol frente a las irreverencias sindicales asomaba como una buena opción. Se comprende, entonces, sus razones para ratificar los despidos, al menos en Tamse, empresa bajo control estatal.
Lo cierto es que de los 100 choferes que serían reincorporados a partir de mañana, 25 son trolebuseras que fueron alcanzadas por los telegramas de despido que envió la empresa municipal.
Se incorporarán al plantel de Aucor en lo que será el debut del cupo femenino en las rutas de explotación privada del sistema. Recuérdese que Coniferal, Ersa y Autobuses Córdoba, como sus antecesoras en la plaza, cubren los recorridos con personal masculino. En cambio, desde que fueron puestos en circulación por el ex intendente Ramón Bautista Mestre, la división Trolebuses sólo contrata a mujeres. Recuérdese que en el Concejo Deliberante, la radical Miriam Acosta promueve un proyecto para que se fije por ordenanza un cupo del 30% para que las integrantes de Fetap incorporen mujeres al volante.
Cierto es que Mestre mantuvo su postura y las 66 empleadas que despidió no volvieron a sus puestos de trabajo en Tamse. Si no hubo un guiño del Ejecutivo a la entidad que gerencia la familia Romero, el mérito de la negociación correspondería a la UTA que, luego del desafío de revertir una cifra histórica de despidos, podrá enfocarse en el fortalecimiento del gremio.
Trascendió que las conductoras contratadas por Aucor conducirán los coches en 15 días aproximadamente, de no mediar imprevistos. Mientras que los otros 75 choferes reincorporados ya tienen sus diagramas de trabajo para el nuevo mes.