Mestre busca galvanizar gabinete para desafío ‘19

El responsable del Palacio 6 de Julio pidió a sus secretarios cumplir con los plazos de los proyectos a rajatabla.

Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

mestreEl Intendente capitalino exigió bajar los letreros con la leyenda “Ramón Mestre, gobernador” ubicados en locales de la UCR. Lógico: horas después del triunfo de los candidatos a diputados de Cambiemos, el lanzamiento anticipado atentaba directamente contra las órdenes impartidas desde la Casa Rosada.
Otro dirigente “boina blanca” anotado para la elección ejecutiva provincial, Mario Negri, se mostró como un buen discípulo de los armadores de la estrategia política de la marca Cambiemos. “Para gobernar Córdoba tenemos que construir el mejor cambio, con valores, con equipos, con responsabilidad y con entusiasmo. Y con sensatez”, escribió en Twitter.
El vocero del titular del Palacio 6 de Julio, Marcelo Cossar, salió rápidamente al cruce, sopesadas las consecuencias de la “militancia” exacerbada de los mestristas. “Un Mestre muy molesto llamó de urgencia a la mesa política y ordenó que se quite toda cartelería que haga alusión a una candidatura”, aclaró el secretario municipal a Cadena 3.
Como si las explicaciones no bastasen, Mestre en persona brindó las excusas. “Cambiemos es más importante que un nombre. La gente le dio un voto de confianza al espacio y a quien lo conduce, el presidente Mauricio Macri”, subrayó.
Pese a los esfuerzos para disimular una ambición política natural –saltar del Palacio 6 de Julio a la gobernación-, en las reuniones de gabinete en el “quincho” del municipio el líder de Confluencia dio otro mensaje, fiel a las consignas de los carteles de la polémica.
La comodidad de la privacidad permite bajar línea sin matices. Recuerde que en el edificio municipal los secretarios municipales responden al Intendente, pese a que el segundo gobierno fueron aliados al macrismo con la postulación del Felipe Lábaque en el segundo renglón de la boleta.
En la mañana del martes, Mestre citó a su primera línea de funcionarios para intercambiar comentarios de rigor por el excelente resultado en la Capital de la entente, pero rápidamente pasaron a lo importante: la estrategia de gestión municipal para posicionar a Mestre como candidato a gobernador indiscutido, en menos de un año. Se especula que la Provincia tratará de despegar las elecciones locales de las nacionales de 2019 lo máximo que permitan las reglas, en especial, si el presidente Mauricio Macri ostenta el mismo nivel de aprobación que marca una encuesta inapelable, el resultado en las urnas. Allí radica la urgencia que anticipan los movimientos del mestrismo.
El dirigente que le permitió a la UCR recuperar el manejo de los hilos de la ciudad más importante del interior del país, en 2011, reiteró a sus funcionarios los desafíos para los meses que se vienen. Invitó a presentar la renuncia a aquellos miembros de su staff que evalúen que no podrán cumplir con el cronograma de lanzamientos, servicios y obras.
En el plano político, el pedido de “retiro voluntario” no responde sólo a una necesidad operativa de Mestre. También, puede leerse como una invitación a trabajar para él de cara al 2019. Pidió la exclusividad porque el futuro es incierto: Macri es el dueño de la lapicera y el Intendente no tiene el apoyo total de su partido para liderar la pelea por El Panal.
Entre los presentes, habría quedado claro que el mandamás del municipio no descarta la opción de cambiar piezas de su gabinete si su administración no camina sobre los rieles fijados. Finalizada la cumbre, debían transmitir la orden del cacique radical a las segundas y terceras líneas.
La promesa de cambios en la estructura de mandos del municipio sonó verosímil a los funcionaros porque el cualquier momento el secretario de Gobierno, Javier Bee Sellares, ocuparía su banca en Legislatura. Versiones circulantes tienen como reemplazante a Cossar, cuya Secretaría de Comunicación y Modernización podría ser ocupada por un nuevo integrante, de perfil técnico.
En tanto, la subsecretaría de Infraestructura, ahora a cargo del autor de los pliegos para la nueva obra en Plaza España, Matías Salum, también dejaría su puesto para dedicarse a la actividad privada. Otra de las carteras en las que podrían producirse cambios es en Servicios, actualmente bajo la responsabilidad de Julio Waisman.