Carro quiere alcanzar techo electoral K

Con la segunda banca como una lejana quimera, el kirchnerismo se conformaría con mejorar su performance.

El kirchnerismo cordobés anunció ayer la suspensión de su acto de cierre de campaña, imitando al resto del arco político a raíz de las novedades acontecidas en la trama de la desaparición de Santiago Maldonado.
La decisión no implicó, sin embargo, que todas las actividades se frenasen. Por el contrario, las redes sociales fueron el espacio que el capolistakirchnerista Pablo Carro utilizó para difundir un contundente llamado a los votantes de todos los espacios no macristas de Córdoba.
Conscientes de que obtener una segunda banca es un objetivo con muy pocas probabilidades de cumplirse, la dirigencia pone el foco en mejorar su desempeño de las PASO lo más posible, con la vista puesta en las negociaciones que las tribus k deban afrontar camino al 2019, tanto hacia adentro del kirchnerismo como con otras fuerzas.

Techo K
Los resultados de las primarias abiertas entusiasmaron a dirigentes y militantes. La lista del Frente Córdoba Ciudadana obtuvo en esa oportunidad el 9,59 por ciento de los votos totales, apenas un punto por debajo del 10,60 por ciento que Carolina Scotto obtuvo en las primarias del 2013.
La comparación con la ex rectora de la UNC no es casual. Ambos candidatos nacieron a la política desde la Casa de Trejo, y debutaron en las urnas en comicios de medio término. Sin embargo, mientras la filósofa gozaba de la comodidad presupuestaria del Frente para la Victoria (FpV) y de una imagen pública muy instalada por los festejos de los 400 años de la UNC, Carro inició su periplo como un candidato desconocido y, en buena medida, abandonado a su suerte por la dirigencia nacional kirchnerista.
Superadas las PASO del 2013, Scotto logró elevar su cosecha electoral hasta el 15,08 por ciento de los votos válidos, guarismo con el que el entonces FpV colocó a la exrectora y a su par de Villa María, Martín Gill, en la Cámara Baja del Congreso.
Esas cifras fueron superadas dos años más tarde por el también villamariense Eduardo Accastello, quien corrió por la gobernación acompañado del humorista “Cacho” Buenaventura. En el tercer puesto, la dupla de Córdoba Podemos cosechó el 16,48 por ciento de los votos válidos.
La marca fijada por el exintendente de Villa María es considerada el techo del kirchnerismo cordobés, aun cuando el FpV consiguió mejores desempeños en otros comicios. Sin embargo, las restantes oportunidades se dieron en escenarios con condiciones muy particulares.
En 2011, la boleta de diputados kirchnerista estaba pegada a la de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien competía por su reelección. La alta consideración de la mandataria en ese momento y la fragmentación de la oposición le valieron un primer puesto en Córdoba.
En 2015, la lista de diputados que acompañó a Daniel Scioli en su intento de alcanzar la presidencia contó con aportes del peronismo cordobés. Tras obtener un 13,81 por ciento en las PASO, su porcentaje se elevó al 17,52 por la ausencia del exgobernador José Manuel de la Sota en el cuarto oscuro.
En un contexto adverso, el gremialista Carro sueña con arañar los guarismos de Accastello, o empardar al menos el desempeño de Scotto. Semejante epopeya podría confirmarlo como el nuevo cacique de las tribus k cordobesas, con perspectivas a una nueva candidatura en el no tan lejano 2019.

Candidato catch-all
El discurso compartido ayer por el universitario en las redes sociales apunta a ese objetivo. Sin mediatintas, el candidato se dirige a cada sector del electorado antimacrista pidiendo su voto para el Frente Córdoba Ciudadana.
“Está el Frente Córdoba Ciudadana, que es la única lista, de las siete opciones que hay con posibilidades de llegar al Congreso, que va a ir a hacer una oposición clara al Congreso de la Nación”, introduce Carro en su discurso, tomado del debate de candidatos que el pasado martes se llevó a cabo en la Universidad Nacional de Río Cuarto.
Carro inicia sus letanías pidiendo “a los votantes de la izquierda, que voten Frente Córdoba Ciudadana, porque sus candidatos no van a llegar”, en referencia al electorado del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) y de Izquierda al Frente por el Socialismo (IFS).
En el mismo tono apela a “los radicales que fueron con (Dante) Rossi pero no van a ir detrás de Baldassi”, argumentando que su fuerza va a “defender, como Alfonsín, la idea de que el mercado no construye escuelas ni hospitales”. “A los progresistas, que no llegaron al umbral de las PASO, también les pedimos el voto”, continuó Carro, en referencia a la lista Somos, que integrarón el Partido Socialista y Libres del Sur.
El momento cúlmine de su mensaje se lo dedica al peronismo, apelando a la coincidencia de su discurso con la efeméride del Día de la Lealtad. “Les pido que voten a las listas que defienden a los trabajadores, que no han traicionado a su pueblo, y que han defendido siempre los derechos de los que menos tienen”, expresó Carro en alusión al vínculo entre Unión por Córdoba y Cambiemos.