Baldassi faltó al último desafío; para Llaryora, “algo oculta”

Era un debate y no una exposición. Cambiemos no expone al ex árbitro.

Por Alejandro Moreno
[email protected]

debate-unrc-baldassiEl primer candidato a diputado nacional de Cambiemos, Héctor Baldassi, cumplió hasta el final la orden que le bajaron desde Buenos Aires: nada de debatir con el peronista Martín Llaryora. La última chance de un duelo fue ayer en Río Cuarto.
Todos los cabezas de lista, menos Baldassi, que competirán en la elección del próximo domingo participaron ayer del debate organizado por la Universidad Nacional de Río Cuarto, lo cual fue aprovechado por el resto para hacer notar la ausencia del macrista.
En Cambiemos trazaron desde el principio la estrategia de esconder a Baldassi por dos razones: la primera, porque la diferencia con el peronismo es bien amplia y no vale la pena otorgarle la chance de descontar; la segunda, porque tienen razones para desconfiar de la habilidad del ex árbitro para discutir cuestiones importantes.
Además, en Cambiemos recordaron en todo momento que el peronismo negó sistemáticamente sus candidatos para los debates cuando los pedía la oposición, en anteriores elecciones provinciales, por lo que exigían ahora un compromiso de que Unión por Córdoba aceptará hacerlo cuando se pelee la Gobernación en 2019; el PJ se negó.
En la Universidad riocuartense debatieron ayer Martín Llaryora (Unión por Córdoba), Pablo Carro (Córdoba Ciudadana), Aurelio García Elorrio (Encuentro Vecinal Córdoba), Alberto Beltrán (Primero la Gente), Liliana Olivero (Frente de Izquierda y de los Trabajadores) y Luciana Echevarría (Izquierda al Frente).
Baldassi esquivó esta confrontación, aunque había participado de otras, porque en esta ocasión sí habría debate entre los candidatos, y no sólo una simple exposición.
En los últimos días de la campaña, Llaryora aprovecha cada oportunidad para recordar tres cosas: no se elige presidente; Córdoba hace obras; y Baldassi se esconde.
Río Cuarto es un territorio donde el peronismo apuesta fuerte a ganar, porque en el escenario de una derrota provincial, sostener esa ciudad fetiche (que José Manuel de la Sota convirtió en Capital Alterna) puede suavizar el domingo.
Allí, entonces, Llaryora golpeó a Baldassi, lanzando sobre él una sospecha: el peronista se preguntó qué oculpa el macrista que no puede sentarse a debatir. La “silla vacía”, que curiosamente popularizó Eduardo Angeloz cuando Carlos Menem lo evitó en un debate televisivo, en la campaña presidencial de 1989, volvió a señalarse ayer.
“Aquellos que no debaten tienen algo que ocultar, sus visiones, o lo que van a hacer”, señaló Llaryora. Además, recalcó que “no podemos seguir sosteniendo así el crecimiento de la Argentina; el distrito más rico, la Capital Federal, es el que más recursos se lleva”. “La Argentina que queremos es aquella en la que todos tengamos las mismas posibilidades y salgamos adelante juntos, entre todos”, completó.
Llaryora tuvo que soportar los cuestionamientos de los otros candidatos por las inundaciones en el sur y la falta de obras para enfrentarlas, así como por el desmonte.
A su vez, el kirchnerista Carro cuestionó la reforma laboral que planea el gobierno de Mauricio Macri.
Mientras todo esto sucedía en Río Cuarto, Baldassi viajaba a Villa María, a seguir su política basada en las selfies con la gente como argumento fundamental.

Apoyo de Vidal
Baldassi sumó sorpresivamente ayer el respaldo de la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, quien tiene encuestas de imagen aún mejores que las del presidente Mauricio Macri.
En un video distribuido por Twitter, Vidal agradeció a los cordobeses el apoyo a Cambiemos y, como si hiciera falta afianzar a Baldassi, afirmó: “Sepan que La Coneja no está sola, hay un equipo que lo acompaña desde todo el país”.