Llaryora cierra con su mejor escolta: Schiaretti y De la Sota

Frente a la foto que dejará el presidente Mauricio Macri en su paso por Córdoba, el peronismo cordobés prepara el acto final en la ciudad de Río Cuarto donde juntará a sus máximos exponentes.

Por Yanina Soria
[email protected]

llaryoraEn la recta final, el peronismo cordobés prepara su mejor versión para contrarrestar la foto política que dejará el paso del presidente Mauricio Macri por Córdoba mañana, cuando llegará para encabezar desde esta provincia el cierre nacional de la campaña de Cambiemos.
El triunfo de la lista que encabeza Héctor Baldassi es un hecho para el líder nacional del PRO quien, desde el 2015, elige suelo mediterráneo para poner fin a las actividades proselitistas. La provincia a la que rebautizó como la cuna del “Sí, se puede” sigue respaldando electoralmente su proyecto nacional y, está vez, Macri pretende dar el batacazo superando los 50 puntos el domingo próximo.
Incluso, dentro de la coalición confían que aún en tiempo de descuento, la presencia y el discurso del mandatario nacional podrán torcer algunas voluntades e influir en aquellos indecisos que definen su voto sobre la marcha.
En la vereda del frente asoma un peronismo que intentó reacomodarse después del golpe que le asestaron las urnas el 13A y que, en esta segunda fase electoral, buscó pararse desde otro lugar para romper con el planteo de la grieta nacional que promueve Macri o Cristina Fernández de Kirchner.
Después de las PASO, Unión por Córdoba (UPC) se reseteó y ajustó su estructura. Hacia adentro del partido tienen muy en claro que el verdadero desafío político va allá de las bancas puestas en juego y que el camino hacia el 2019 empieza el 23 de octubre próximo. El propio gobernador Juan Schiaretti advirtió sobre ello cuando reunió a sus dirigentes en el Panal y les pidió redoblar los esfuerzos para no poner en riesgo los planes políticos del PJ para los próximos años.
Ahora, a la luz de los números que manejan en el Centro Cívico, UPC espera subir algunos puntos y se esfuerza por levantar en el interior provincial. Por eso, en las últimas horas los candidatos y el propio mandatario están abocados a recorrer distintas localidades, así será hasta el último minuto previo a la veda electoral. Ayer, Martín Llaryora participó de un debate organizado por la Universidad Nacional de Río Cuarto y luego se mostró con el intendente Juan Manuel Llamosas. Incluso, juntos grabaron un spot dirigido especialmente a los riocuartenses a quienes le pidieron el voto para UPC.
Justamente esa ciudad, una de las más importantes en volumen electoral y donde Cambiemos se impuso sobre el oficialismo en las primarias, es la elegida por el peronismo para cerrar.
Allí, en el Club Atlético Central Argentino, tendrá lugar el acto final de UPC ante unas 2.500 personas. El escenario que, según está previsto, será al estilo de los que impuso Macri con una plataforma central rodeada de militantes y dirigentes, juntará a los máximos referentes del PJ cordobés.
Nuevamente el gobernador Schiaretti y su antecesor José Manuel de la Sota se mostrarán juntos escoltando a los primeros candidatos. Ese será el máximo esfuerzo que el peronismo podrá realizar para contrarrestar el efecto de Macri en Córdoba.
Jugando de local, De la Sota reaparecerá en la escena política después de intentar mostrarse ajeno a la campaña y de buscar desmarcarse de los resultados de agosto. El jueves, será uno de los protagonistas del cierre.
Siguiendo la conducta pendular que mantuvo desde que declinó su candidatura y a lo largo de todo el recorrido electoral de este año, De la Sota calentó la instancia previa a los comicios cuando, días atrás, disparó contra el gobierno nacional. “Yo estoy convencido de que el Presidente no debe saber esto, porque él tiene que estar agradecido con Córdoba y no es manera de estar agradecido, enviando un presupuesto donde cuando se ve toda la escala de inversión pública por habitante del país, el último escalón es Córdoba”, dijo.