Guerra dulce: Manzur vs. Mestre (UCR se despega)

La ordenanza antiazúcar provocó una crisis en la provincia del norte-

Por Alejandro Moreno
amoreno@diarioalfil.com.ar

Tucumán profundizó la defensa de la industria azucarera, que considera amenazada por la ordenanza anti-sobrecitos que aprobó el Concejo Deliberante de Córdoba y que el intendente Ramón Mestre anticipó que no vetará. La polémica llegó al Senado de la Nación, de la mano de la senadora radical Silvia Pérez, quien coincide con el gobernador peronista Juan Manzur en rechazar la legislación de la ciudad de Córdoba.
La senadora nacional de la UCR, Silvia Pérez, anticipó que pedirá al Ministerio de Agroindustria de la Nación que “interceda”. “Queremos llegar a un acuerdo para proteger la actividad azucarera”, expresó.
La correligionaria de Mestre afirmó su “rechazo” a la ordenanza que “condiciona el uso de azúcar en bares y restaurantes”. “Pedimos al municipio de Córdoba que revea esta medida”, dijo la senadora.
“Actualmente la industria azucarera es una generadora de miles de puestos de trabajo, que pueden ser puestas en peligro ante las propuestas de una imagen totalmente negativa de productos alimenticios, sin comprender que el producto con conlleva en sí ningún mal”, agregó.
Otro aliancista, el candidato a diputado nacional José Cano, también salió a despegarse de Mestre, ante el riesgo de que Cambiemos pague en Tucumán por la ordenanza antiazucarera. En declaraciones a La Gaceta manifestó que “la situación que se presenta nos preocupa, sin embargo no hay que mentirle a la gente y es necesario actuar con responsabilidad. Nos sumamos a los planteos de todos los sectores azucareros para que esta ordenanza no se aplique tal y como ha sido concebida”.
Además, recordó que “la norma fue votada por unanimidad y esto incluye a los ocho concejales del bloque Eva Perón, que responden al gobernador Juan Schiaretti, amigo y socio político de Juan Manzur y de Osvaldo Jaldo. La defensa de Tucumán debe hacerse con seriedad y siempre, sin importar el color de quien gobierne. Hacen falta políticas que incentiven a la actividad azucarera y que protejan a los pequeños productores. Eso es lo que el gobierno nacional está haciendo y lo que vamos a seguir haciendo”.

Cumbre del gobierno
Manzur encabezó en la Casa de Gobierno de Tucumán una reunión con los sectores vinculados a la principal industria de la provincia, que podría perjudicarse si el mensaje antiazucarero de Córdoba se expande al resto del país.
El gobernador dio un fuerte impulso a su estrategia: pidió una reunión con Mestre y encargó a la Fiscalía de Estado que se prepare a proceder en el terreno judicial. Mientras tanto, los legisladores provinciales convocaron a una sesión especial para el próximo viernes, en la que van a repudiar la ordenanza capitalina, que fue impulsada por concejales radicales pero que se sancionó por unanimidad.
“Lo he sostenido alguna vez cuando fui ministro de Salud Pública de la Nación, en Ginebra, al defender ante la Organización Mundial de la Salud la producción natural y la ingesta medida del azúcar, y estoy dispuesto a que, con documentación en mano, dialoguemos con el intendente para que entienda que el endulzante no es nocivo para la salud”, sostuvo.
“Es un alimento producido en Argentina hace más de 170 años, que ha pasado por todos los exámenes a nivel internacional, y queremos defenderlo. Es la columna vertebral de nuestra industria. Queremos evitar que esto sea una medida contagio. Siempre hay posibilidad de corregir lo que ese escribe en papel, no está escrito en piedra”, continuó.
En el mismo acto desarrollado en el Salón Blanco, el vicegobernador Osvaldo Jaldo se manifestó en un tono dramático: “No sólo tocan a una actividad; nos tocan a todos los tucumanos”.