Reto II del PJ Capital: emparejar el 2º puesto

En el detalle de cómo quedó el mapa electoral, el peronismo apunta a revertir resultados en los sectores donde se impuso el candidato K desplazando a Llaryora al tercer lugar.

Por Yanina Soria
[email protected]

El peronismo cordobés sigue su propia hoja de ruta hacia octubre. Los resultados de las PASO y las proyecciones para las legislativas, sacudieron el tablero interno y obligaron a sus referentes a desperezarse y replantearse cómo seguir.
Mientras la fuerza política que gobierna la provincia de Córdoba desde hace casi dos décadas atraviesa un momento de revisión interna e ingresa en un proceso de reconversión con miras al 2019, las metas a corto plazo son claras y concretas.
De no mediar ningún evento fortuito, las posibilidades que el PJ tiene de revertir los números del 13A son casi nulas; no obstante, están convencidos que desplegando toda su artillería el oficialismo puede mejorar la performance y quedar mejor posicionado electoralmente.
Que no hay 2019 sin 2017, es el slogan que aún se repite entre las filas del justicialismo y que pareciera guiar las acciones que se desarrollarán durante los próximos 30 días.
Ocurre que del lado del frente, el peronismo se encuentra con un Cambiemos que se rige con esa misma lógica y que está dispuesto a robustecer aún más su caudal electoral para calmar sus apetencias políticas a corto y mediano plazo. El espacio que nacionalmente conduce el presidente Mauricio Macri se las juega a consolidarse como opción para las provinciales y cortar la racha de poderío justicialista.
Entre otros elementos adversos para los planes de Unión por Córdoba (UPC) que aparecen en el escenario local y nacional, el factor tiempo es determinante. El oficialismo cordobés cuenta con muy pocos días para desplegar su munición gruesa y cumplir con el programa fijado. Aún así, las cartas ya están jugadas y la decisión tomada: hay que achicar la ventaja de 16 puntos de Cambiemos sobre UPC.
Esa meta también se repite en Capital, donde el oficialismo perdió por 25 puntos contra la lista que encabeza Héctor Baldassi. En el principal distrito electoral la ola amarilla avanzó sobre las 14 seccionales, pero la discriminación del comportamiento electoral por barrio arroja que el peronismo fue desplazado al tercer puesto en algunos sectores muy específicos, por debajo del candidato K, Pablo Carro. Y justamente a esa canasta se apuntará ahora.

Revertir puntos rojos
La segunda misión del comando de campaña, que integran distintos referentes del PJ capitalino, será homogeneizar el segundo lugar y tratar de revertir los resultados en aquellos barrios donde el gremialista Carro se impuso.
En la reunión que hace unos días se concretó en el Hotel del ACA, donde se juntó el peronismo de esta ciudad, que presidieron entre otros Claudia Martínez y Alejandra Vigo, se socializó con la militancia y dirigencia política el diagnóstico pos PASO dentro de las fronteras del ejido urbano.
En función a ello se decidió llevar adelante la designación de 14 coordinadores que desembarcarán en cada una de las seccionales con la misión de ordenar el trabajo territorial. La apuesta es que con estos nuevos externos se motorice el peronismo y se levante en Capital. Ese plan ya está en marcha pese a la resistencia de los viejos caudillos, aunque con distinto nivel de aceptación.
En algunas seccionales como la 13º, la llegada del “interventor” que en ese caso es el ministro de Educación Walter Grahovac, fue esperada y aceptada por los referentes locales quienes se mostraron dispuestos a colaborar con el funcionario.
En otros casos, como el de la 10º, la cuestión se presume un poco más compleja para los coordinadores Juan Manuel Cid y Leonardo Limia. Y así, cada una de las 14 seccionales presenta su particularidad. De todas maneras, en el comando de campaña capitalino confían en que este plan de emergencia funcionará y surtirá efecto.
Del diagnóstico señalado más arriba, mostrado en la última reunión a la que convocó el PJ Capital, se identificaron las zonas rojas donde el peronismo perdió por goleada frente a la alianza rojo-amarilla y aquellos sectores donde el kirchnerismo trepó al segundo lugar. Por caso, allí se ubican en el Centro, Alberdi, Nueva Córdoba, Villa Belgrano, Arguello, Villa Centenario, Cerro de las Rosas, Escobar, Villa Walcalde, entre otros.
Sobre esos puntos intentará avanzar el peronismo cordobés para imponer la lista que encabeza Martín Llaryora y alejar a Carro. Desde UPC consideran que el kirchnerismo es uno de los polos de donde se puede “robar” voto peronista; una tesis que al revés, paradójicamente, sostienen desde el Frente Córdoba Ciudadana. Desde el campo nacional y popular apuestan a quedarse con la voluntad de los peronistas disconformes con el oficialismo.
Por ahora, todas son conjeturas. La hora del veredicto está más cerca.