Autoridades de Filosofía apoyan “manual” de CTERA sobre Maldonado

El decanato de la Facultad de Filosofía y Humanidades hizo conocer un comunicado donde rechazan cualquier iniciativa que se contraponga a la visión que sobre el caso Maldonado impulsa la conducción de CTERA.

El debate sobre la inclusión del caso de Santiago Maldonado en las aulas de las escuelas públicas provocó diversas reacciones. El “instructivo” que envió la conducción del gremio docente cosechó adhesiones desde los sectores más ligados al kirchnerismo y rechazos desde el resto del arco político.
Además, una iniciativa de padres autoconvocados en las redes sociales aglutinó un importante apoyo bajo el lema “con mis hijos no”. La crítica principal de estos grupos es que, con la excusa de “debatir temas de actualidad en la escuela”, se motorizaban acciones de militancia partidaria en los establecimientos educativos públicos.
La base de la desavenencia fue el enfoque que la conducción del sindicato docente le dio a un caso que, por ahora, no tiene una resolución judicial. En el manual que CTERA envió a sus afiliados, se da por hecho que Santiago Maldonado fue víctima de una desaparición forzada a manos de gendarmería y que el móvil fue su militancia en grupos de “resistencia mapuche”.
Esta visión motivó la crítica del ministro de educación de la provincia, Walter Grahovac. “Si los docentes quieren expresarse que lo hagan, pero no utilizando el ámbito de la escuela, porque las familias confían en que las escuelas transfieren conocimientos veraces, y sobre el caso Maldonado hoy no hay certezas sobre lo que ocurrió. Es una causa que está en proceso de investigación” afirmó.
Su par del gobierno nacional se expresó en términos similares. “No sólo es una gran canallada, sino que se trata de una irresponsabilidad, una grosería y un enanismo intelectual nunca visto” dijo Alejandro Finocchiaro.
Ante las críticas, la propia dirección del sindicato docente argumentó que el manual era solo una guía para los maestros y que su introducción en las clases era “voluntaria”. El titular de UEPC, aclaró que los contenidos incluídos en el material en cuestión no iban a distribuirse en Córdoba, aunque defendió, tibiamente, a la dirección de CTERA.
“Entendemos que en el día del desaparecido los compañeros debían tener un material desde la Ctera, así que, si no va a ser en esta oportunidad, será en otras oportunidades que este tema se siga tratando. El estado siempre tiene la obligación de proteger a los argentinos más allá de como piensen”, afirmó Juan Monserrat.
Sin embargo, la conducción de la facultad de Filosofía y Humanidades de la UNC se posicionó férreamente a favor de la orientación del polémico instructivo. Lo hizo a través de un comunicado que publicó en la página oficial de unidad académica.
“Las autoridades de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Nacional de Córdoba manifiestan su enérgico repudio a cualquier iniciativa oficial, política o mediática que impida el tratamiento de la desaparición forzada de Santiago Maldonado en el ámbito educativo” comienza el texto que suscribe Juan Pablo Abratte, sucesor y delfín político del ultra kirchnerista Diego Tatián al frente el decanato.
Para las autoridades de Filosofía, ningún “organismo estatal, organización social o aparato mediático” puede impedir que el caso Maldonado sea tratado en el ámbito educativo con el enfoque que la dirección de CTERA da por hecho. Y califica de “ilegal e ilegítima” cualquier “denuncia” basada en las críticas que expresaron sobre el tema.
En el mismo sentido, afirma que es una especie de deber moral de los educadores incluir la temática en las clases. “La responsabilidad ética y política de los educadores nos exige tomar una posición crítica y reflexiva en torno a lo sucedido en este caso o en cualquier otro en el que peligre la defensa irrestricta de los derechos humanos para el conjunto de la población” prosigue el comunicado oficial.
Para finalizar, las autoridades de la facultad convocan a los docentes del sistema público a tratar el caso Maldonado y lo relaciona inequívocamente con las desapariciones forzadas ocurridas durante la dictadura militar.
“Invitamos entonces a las compañeras y compañeros docentes de todos los niveles a participar activamente en la toma de conciencia social sobre la gravedad de los acontecimientos ocurridos y establecer procesos de reflexión y diálogo en el espacio escolar para que no se repitan “nunca más” concluye el documento.
La anterior conducción de la facultad de Filosofía, encabezada por Diego Tatián, utilizó repetidamente los canales institucionales de comunicación para expresar posiciones político partidarias. Consiguió repercusión nacional cuando condecoró a Milagro Sala con un premio académico en el momento en que la dirigente kirchnerista enfrentaba procesos judiciales. Además, en repetidas oportunidades emitieron pronunciamientos a favor del régimen bolivariano de Venezuela y contra el gobierno nacional.
Al momento de la elección de la fórmula Abratte- Dezzuto, se especuló con cambio en el estilo militante de la era Tatián. A juzgar por las primeras expresiones, esas expectativas fueron vanas.