Cormecor se robustece con ampliación de Piedras Blancas

El ente para la gestión de los residuos de la ciudad y el área metropolitana sumó a los municipios que utilizan el actual vertedero. Presionarán de manera conjunta a la Justicia para que defina si puede retomar las obras en los terrenos comprados por el Gobierno de la Provincia.

Por Yanina Passero
[email protected]

cormecor-piedras-blancasEl Tribunal Superior de Justicia frenó temporalmente las obras en el predio que compró la Provincia cerca de Villa Parque Santa Ana y con la resolución quedó en peligro de extinción el organismo creado para la gestión de los residuos de la ciudad y el área metropolitana.
Ante la emergencia, el socio mayoritario de Cormecor –la Municipalidad de Córdoba- amenazó con limitar el ingreso de residuos al actual vertedero de Piedras Blancas a los municipios que no fueran miembros de la entidad que nació con la misión de aportar soluciones ambientales para los próximos 20 años.
Una medida coercitiva, por cierto, puesto que tomaba como rehén la necesidad de los intendentes de buscar un nuevo destino a los desperdicios que producen sus vecinos; pero comprensible desde el punto de vista del Palacio 6 de Julio, que no sólo debe alojar dentro del acotado ejido urbano la basura propia, sino también la de las de comunas aledañas.
La jugada salió como se esperaba: Cormecor engrosó sus filas (sólo restan sumarse cuatro pequeñas localidades) y garantizó su supervivencia, al menos por un año. Ese es el tiempo de vida útil que queda al actual basural ubicado sobre ruta 36, próximo al barrio ciudad Nuestro Hogar III.
El titular de Crese, Roberto Bergami, confirmó que en los próximos días estará lista la nueva fosa que extenderá la capacidad de Piedras Blancas hasta noviembre de 2018, según los pronósticos más optimistas. Se invertirán 100 millones de pesos que podrían haber sido destinados para infraestructura y tecnología de la futura planta localizada entre las rutas provinciales 5 y 36.
Los municipios asociados tendrán tranquilidad por unos meses, pero lo cierto es que el futuro de Cormecor y una promesa clave de la gestión mestrista permanecen atados al veredicto final del poder judicial. Por supuesto, deberán jugar en sintonía para pedir una rápida determinación del TSJ sobre la viabilidad o no del emprendimiento dispuesto en las hectáreas que el Gobierno de la Provincia adquirió para la corporación intermunicipal.
La versión general que ponen en circulación los actores involucrados en el proceso es que el fallo sobre la cuestión de fondo no saldrá antes de las elecciones de octubre. Es evidente que en cualquier punto del territorio surgirán nuevos amparistas, como ocurrió en las localidades aledañas al nuevo emplazamiento ambiental. Una resolución a favor de Cormecor encenderá la militancia de los vecinos de esa zona; un fallo en contra, trasladará el problema hacia una nueva locación. Se comprende, entonces, por qué en medio de una nueva campaña electoral la decisión judicial podría complicar a radicales y peronistas por igual.

Otra licitación
El problema de la basura tiene varios frentes. Otro es el segundo proceso de licitación para la concesión definitiva de la recolección mecanizada en la ciudad, que volvería a sufrir otra modificación de los plazos. Si bien no ha sido oficializada la presunta prórroga (el secretario de Servicios de la Municipalidad, Julio César Waisman, se encuentra de vacaciones), fuentes del sector empresario confirmaron que ya trabajan con nueva fecha, 29 de septiembre.
Cabe recordar que el 8 de septiembre fue el día señalado por el intendente Ramón Mestre para iniciar el nuevo proceso licitatorio que, en esta oportunidad, no puede fallar.