Monserrat busca evitar “efecto Baradel” en elección de Ctera

En Córdoba, la cuestionada imagen pública del sindicalista bonaerense, segundo en la lista Celeste, podría entorpecer el desempeño oficialista en los comicios de Ctera.

La Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera) se precia de ser la única entidad gremial de segundo grado que elige a sus autoridades por el voto directo de sus afiliados.
El próximo jueves 7 de septiembre, maestros de todo el país concurrirán a las urnas para elegir a la nueva Junta Ejecutiva por el período 2017-2021. La lista Celeste Violeta defenderá la conducción de la Central ante una oposición unificada en la lista Pluricolor.
El oficialismo de la filial cordobesa UEPC forma parte de la lista Celeste Violeta, y el Secretario general local, Juan Monserrat, figura de candidato para renovar su puesto de secretario de Organización.
La novedad es la inclusión del bonaerense Roberto Baradel como candidato a Secretario General Adjunto, acompañando en la dupla que encabeza la boleta Celeste Violeta a Sonia Alesso, quien quiere revalidar en las urnas el cargo de Secretaria General que viene ejerciendo desde el deceso de la dirigente Stella Maldonado en 2014.
Si bien Baradel puede garantizar numerosas adhesiones en la provincia de Buenos Aires, su descarnado enfrentamiento con el gobierno provincial que lidera la “cambiemita” María Eugenia Vidal proyectó una imagen negativa a muchos sectores de la población en el interior del país.
En tierras cordobesas, el reciente aluvión de apoyos a Cambiemos verificado en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias hace vacilar al kirchnerismo gremial, que teme que Baradel se convierta en un piantavotos en beneficio de la oposición.

Elección directa
En la mayoría de las federaciones gremiales, las autoridades son elegidas de modo indirecto, a través de delegados de las entidades federadas que se reúnen en un congreso. Esta metodología evita que los votos que una determinada corriente recibe en su gremio de base viren hacia otra alternativa en el nivel nacional.
En el caso de Ctera, la misma ha sido conducida durante décadas por la lista Celeste y sus aliados, manteniendo una orientación peronista que, a partir de la década pasada, derivó en kirchnerismo. El mismo proceso vivió la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba, cuyos últimos tres secretarios generales se definen como peronistas: Walter Grahovac (1988-2002), Carmen Nebreda (2002-2009) y Juan Monserrat (2009 a la actualidad).
Sin embargo, mientras Grahovac se mantuvo en la estructura del justicialismo provincial, a merced de fungir como ministro de Educación desde 2007, sus dos sucesores se incorporaron al kirchnerismo cordobés, espacio que proyectó a Nebreda como diputada nacional (2009-2013) y legisladora provincial (2015 a la actualidad).
En esta oportunidad, la lista Celeste Violeta nacional enfrentará a una oposición unificada que, a pesar de publicitarse como Pluricolor, tiene como denominación oficial Lista Granate Rosa Azul Blanca Fucsia Marrón Lila Verde Gris Roja Negra. La excéntrica designación refleja la amplia variedad de corrientes que abarca.
En Córdoba, las dos listas que disputaron el liderazgo a Monserrat en 2015 se encolumnan hoy detrás del armado Pluricolor: la que utilizaba dicho nombre, con Daniel Moccia a la cabeza, en la que participaban referentes de Izquierda Socialista, Movimiento Socialista de los Trabajadores y La Seleme; y la Lista Fucsia, conformada por el Partido Obrero y el Partido de los Trabajadores Socialistas, con Marcos Saillén de candidato a secretario general.
En dicha ocasión, la Lista Pluricolor alcanzó el 28 por ciento de los sufragios, mientras que la lista Fucsia reunió el 7 por ciento de los apoyos. El oficialismo Celeste, en tanto, obtuvo un aplastante 63 por ciento de los votos.
Las expectativas de la conducción de UEPC consisten en repetir dicho resultado en los comicios de la próxima semana. Sin embargo, también existe el temor de que la presencia de Baradel en la lista funcione de peso muerto en cuando al desempeño electoral.
Córdoba se ha reivindicado como un nicho de electorado cambiemita y, especialmente, antikirchnerista. Si bien Baradel podría representar connotaciones positivas en cuanto a representante sectorial, su colérico enfrentamiento con la gestión de Vidal sería un factor nocivo para su imagen.
Para evitar un posible crecimiento opositor, desde la conducción Celeste se instruyó a su red de referentes escolares a que trabajen cada voto, especialmente el de aquellos maestros que vienen apoyando la actual gestión sindical desde una actitud pasiva.