Alerta: el déficit financiero crece por encima de la inflación

Los intereses de la deuda en julio crecieron un 230% interanual, una velocidad equivalente a 10 veces la del gasto primario en ese mes. En el año, el aumento real es del 41%.

Análisis de Ecolatina y del Iaraf coinciden en que mientras el déficit fiscal crece por debajo de la inflación, se complejiza el frente financiero. La consultora que dirige Nadín Argañaraz indica que los intereses de la deuda (netos de los intra-sector público) en julio crecieron un 230% interanual, una velocidad equivalente a 10 veces la del gasto primario en ese mes. En el acumulado anual, los intereses crecen a un ritmo nominal del 77,6% que se traduce en un crecimiento real del 41%.
En julio el déficit primario del Sector Público Nacional No Financiero (SPNF), según base caja, alcanzó los $ 22.090 millones; cayó 9% interanual porque mientras los recursos totales crecieron 28% la expansión del gasto primario lo hizo cinco puntos porcentuales menos (23%).
Por el lado de los recursos, en julio la recaudación fue empujada por los impuestos a la seguridad social (alza interanual de 31%), Ganancias (+36%) e IVA (+30%), reflejo de la recuperación del empleo y de aumentos salariales por encima de la inflación. Un mayor consumo con preferencia sobre bienes dolarizados se tradujo en mayores derechos de importación (+17%). Sin embargo, la dinámica de los recursos provenientes del comercio exterior fue magra (+6 %) por el estancamiento de las retenciones al complejo sojero (-1%).
En cuanto al gasto primario, volvió a subir en línea con la inflación; ese menor ritmo viene desde mayo. De hecho, en los últimos tres meses el gasto primario trepó 24%, 12 puntos porcentuales por debajo del primer cuatrimestre del año (+36%). En julio el alza fue traccionada, principalmente, por las Prestaciones Sociales (+46%) y los gastos de funcionamiento (+31%).
En el primer caso, la suba se explica por el impacto de la movilidad jubilatoria (+27%), sobre las jubilaciones, pensiones, asignaciones familiares, Asignación Universal por Hijo (AUH) y Pensiones No Contributivas (PNC), y las mayores erogaciones producto de la reparación histórica, que hoy beneficia a más de un millón de jubilados.
En lo que hace a los gastos de funcionamiento, el principal componente (remuneraciones) mantiene la desaceleración observada a partir del mes pasado (+29%); empieza a reflejar que las paritarias para el sector público fueron inferiores a las del año pasado.
El aumento del gasto primario fue atenuado por a la caída del 29% en los subsidios económicos, merma explicada fundamentalmente por el menor gasto en transferencias al sector energético (-49%). Si bien la suba de las tarifas de la energía (luz y gas) es un factor clave, hay que recordar que en diciembre el gobierno le anticipó a Cammesa alrededor de $ 30.000 millones.
También el mes pasado se revirtió la tendencia declinante en la variación interanual del gasto de capital: trepó 66% por fuertes aumentos en las obras de vivienda (+149%) y agua potable y alcantarillado (+124%).
Mientras el déficit primario acumuló $ 166.375 millones trepando 21%; en términos del producto, el rojo primario alcanzó 1,7% del PBI (dato del presupuesto 2017), similar a la marca de un año atrás. Sin embargo, el déficit financiero rozó los $ 288.267 millones, trepando 40%. La significativa brecha entre la expansión del déficit primario (+21%) y el rojo financiero (+40%) corresponde al pago de intereses, que acumula un alza de 78%.
En términos del PBI, el rojo financiero alcanzó 3% en los primeros siete meses del 2017 producto del pago de intereses por 1,3% del PBI. En igual fecha de 2016 trepaba al 2,4% del PBI y los intereses pesaban 0,9% del PBI.
Con las dos primeras pautas fiscales trimestrales cumplidas, se espera que el gobierno haga lo propio con las dos restantes. Según estimaciones de Ecolatina, el rojo primario acumularía 2,5% del PBI para el tercer trimestre y cerraría el año en torno de 4,0% del PBI, cumpliendo la pauta del tercer trimestre y la meta del 2017 (rojo acumulado de 3,2% y 4,2% del PBI, respectivamente).
Esto implica que en términos del déficit primario la tarea estaría cumplida. Sin embargo, no todo es color de rosa: la meta original del gobierno para 2017 era un rojo primario de 3,3% del PBI; y producto del creciente pago de intereses (ascenderían a 2% del PIB a fin de año), el resultado financiero del Sector Público Nacional No Financiero no mostraría ninguna mejora respecto de 2016 (el año pasado rozó 6% del PBI).