Panorama económico con números alentadores

“El inminente crecimiento de la economía observado en los últimos indicadores, la baja en el dólar post elecciones y el claro apoyo de la gente en las urnas; le presentan un escenario alentador a Cambiemos que ya vislumbra la posibilidad de una gran elección para octubre”

Por Maria Cayre

Cambiemos tiene la esperanza que en octubre verá aumentar su caudal de votos en relación a las PASO. Esta confianza se sustenta, por un lado en el caudal de votantes que no asistieron a las urnas en agosto, pero sí asistirán en octubre; y por el otro en la mejora en la economía: la gran apuesta del Gobierno Nacional desde sus comienzos. Si bien se esperaba que la economía arrancase antes, mucho antes, los indicadores económicos dan certeza de que finalmente llegó el momento, y cada mes se afirma más la convicción del crecimiento. Veamos algunos números:
El Monitor de la Economía Real, aduce que el empleo asalariado registrado sumó en mayo casi 31.000 nuevos trabajadores al sector privado (en relación a mayo del año pasado), y se espera que en junio se duplique esa cifra. De los 15 grandes sectores económicos, 9 aumentaron su cantidad de trabajadores formales, los más significativos en términos de crecimiento de empleo fueron: construcción (+7,7%), servicios sociales y de salud (+2,9%), enseñanza (+1,5%) y comercio (+1%).
En el segmento de la industria automotriz, industria de mucha importancia para la provincia de Córdoba, en julio las exportaciones de vehículos hacia Brasil crecieron 24% y hacia zonas fuera del Mercosur 71% con relación al mismo mes del 2016. La compra nacional de autos creció entre enero y julio 33%, mientras que la de motos lo hizo en un 51%. La producción automotriz creció casi 16% interanual empujada por la recuperación brasilera.
Mirando el sector alimenticio, encontramos crecimiento en la producción de lácteos, bebidas, carnes, línea blanca y productos de limpieza. La producción de bebidas fue de 18% interanual en junio y este crecimiento empujó las industrias del papel y cartón (packaging), que también crecieron un 3,5%.
Para el sector de la maquinaria agrícola, el INDEC destaca un crecimiento de 91% de facturación en el primer semestre del año respecto de la misma etapa de 2016, una tendencia que nació a principios del año pasado y se acelera con firmeza.
En cuanto al dólar, tuvo una semana de gran volatilidad, pero todo debajo del techo de los 18 pesos que el Gobierno sostenía la semana pasada con intervención. La divisa cerró la semana cerca de los $ 17.5. Post PASO hubo ingreso de inversiones, se acrecentó la oferta de dólares, y cedió la presión sobre el precio de la divisa.
Por otro lado, según la Secretaría de Transformación Productiva, la inversión del segundo trimestre creció 9,8% en relación al 2016, impulsada mayormente por las subas en construcción, maquinaria y equipos de transporte. La inversiones en Argentina sólo están esperando el momento y las condiciones propicias: control sobre la inflación y una política macroeconómica con seguridad jurídica y no eminentemente cortoplacista. La consolidación de Cambiemos en las urnas es la señal esperada de que el gobierno, podría terminar de crear estas condiciones sin mayores dificultades. Además de lo mencionado, creció la actividad industrial, el turismo, las exportaciones de manufacturas industriales, la importación de bienes de capital, la siderurgia, la industria de minerales no metálicos y la industria química.
Sin embargo, hay indicadores que aún están tambaleando, entre ellas, la madre de las batallas económicas: la inflación. Al Banco Central le está costando bajar la inflación núcleo sin enfriar de más la economía, para julio los números arrojaron un 1,8%, y aunque aún las perspectivas para cerrar el año rozan los 22 puntos, es un indicador que sigue siendo muy sensible a los cambios de otras variables económicas y por ende monitoreado muy de cerca. El consumo es otra variable que no termina de asentarse en el sendero de los positivos, en junio volvió a caer y lleva un acumulado de 3% de caída en el primer semestre. El consumo no es un indicador menor, pues es un gran movilizador de todo el entramado económico, hasta que el consumo no muestre números de crecimiento, la mayoría no veremos la mejora de la economía en el bolsillo. Por último, el gran sector que aún está en rojo es el textil, que no logra repuntar, en julio, si bien la magnitud de la caída mejora, aún se tiene un 4% por debajo del mismo mes de 2016.
Hay buenas perspectivas para 2018, la economía pasó claramente de una etapa de recuperación a una de consolidación de tendencias positivas. De los 15 sectores ya hay 12 en crecimiento, y los que aún decrecen lo hacen cada vez en menor proporción. La actividad económica acumula en el año una suba de 1%, y se espera que cierre con un crecimiento del orden del 3%. Aún resta mucho por hacer, hay gran desempleo y los índices de pobreza no tienen modificaciones, sin embargo, pareciera ser que lo peor ya pasó y se vislumbra crecimiento en el horizonte, condición sine qua non para la generación de empleo y la disminución de la pobreza.

 

El Beneficio Semanal : Plan de Innovación Digita para PyMEs

Accedé a descuentos y a financiamiento para comprar equipos informáticos, hacer capacitaciones y desarrollar el comercio electrónico de tu PyME.
Mas info: http://digitalizatupyme.produccion.gob.ar/digitalizacionPyME/