Encrucijada PJ: suavizar o endurecer discurso anti Macri

Después del abrumador triunfo de Cambiemos en Córdoba, el peronismo debe resolver cómo seguir para octubre. El propósito es achicar la ventaja de 16 puntos que la coalición logró sobre UCP. El miércoles, reunión con los intendentes en el Panal.

Por Yanina Soria
[email protected]

PJ-macri-schiarettiBajó la espuma electoral pero los síntomas de la derrota se agudizan dentro del peronismo cordobés. La contundencia de los datos que arrojaron las PASO en Córdoba retumba en el Panal por donde ya comenzaron a desfilar dirigentes y funcionarios con responsabilidades electorales. Lo mismo ocurrirá con los intendentes y jefes comunales PJ que tendrán su turno para la catarsis, posiblemente, el miércoles a la siesta en el Centro Cívico.
Lógico. Las primeras horas después de conocido el arrollador triunfo del presidente Mauricio Macri, estuvieron reservadas para el análisis casuístico de la avanzada amarilla en el territorio donde el peronismo gobierna desde hace casi dos décadas.
Los 16 puntos que la versión local de la coalición nacional le sacó al oficialismo cordobés, aturdieron y desorientaron a un partido acostumbrado a contar más triunfos que derrotas en su haber al frente de la Provincia.
La foto que dejaron las elecciones del domingo atentan contra proyectos que van mucho más allá de las bancas. Es la continuidad del peronismo al frente del poder provincial donde pega la expansión macrista.
Sin embargo, hay un frente abierto más urgente que atender. Antes de pensar en las provinciales, el PJ debe resolver cómo seguir con miras a octubre.
La nacionalización de las elecciones tuvo también su capítulo en Córdoba donde la grieta se instaló con fuerza y el peronismo quedó fuera de ese planteo.
El primer objetivo es intentar achicar la diferencia electoral aunque la lógica indica que será un propósito difícil de cumplir. Cambiemos ya no irá con dos boletas; después de este primer filtro que fueron las PASO, al escenario final llegan menos jugadores y, por ende, más probabilidades de concentración de votos hacia la fuerza ganadora.
Otro factor que atenta contra ese propósito es que en la cancha emergió un kirchnerismo que, lejos de ser una expresión mínima como habían pronosticado, demostró tener capacidad de daño. El Frente Córdoba Ciudadana quedó como tercera fuerza con chances reales de lograr un escaño en las generales y de robarle más votos al oficialismo.
Con estos y otros elementos más en la mesa, el PJ hoy comandado por el gobernador Juan Schiaretti quien llevó adelante la campaña de UPC, evalúa la estrategia a seguir. Y en ese análisis surge la primera gran encrucijada: profundizar el perfil de halcones o convertirse en palomas. A saber, cualquiera de las dos arrastra algún riesgo.
El discurso centrado en la crítica contra el centralismo porteño de Macri, en el reclamo de mayor federalismo y un reparto equitativo de los subsidios para Córdoba, quedó demostrado que no prendió entre los cordobeses. Al menos, no en esta instancia electoral.
Dentro del peronismo hay quienes, incluso mucho antes de las PASO, ya cuestionaban ese enfoque de la campaña. Después de un año y medio de elogios cruzados entre el mandatario provincial y nacional, de sobradas muestras convivencia política que superaban las fronteras de la mera institucionalidad entre dos administraciones, la crítica repentina por “lo que es nuestro” no surgió efecto entre el electorado. Por eso, un endurecimiento del discurso en esa línea podría conspirar contra UPC y agrandar aún más la brecha electoral en octubre.
Por el otro lado, el peronismo también tiene en claro que después de haber salido con los tapones de punta contra el presidente en estos 30 días de campaña, difícilmente se pueda ahora reaparecer en la escena política con un planteo totalmente distinto. Sería una contradicción política que también podría tener algún costo electoral.
Sin embargo, quienes van por ese carril sugieren adoptar un discurso más moderado, un discurso colaborativo. “Si la gente votó a quien propone un cambio, un camino puede ser mostrarnos dispuestos a colaborar para que eso ocurra pero preservando nuestra identidad”, disparó un encumbrado peronista.
La teoría de que la gente está cansada de los vicios de la vieja política también ocupa parte de la discusión interna. La manera de construir que tiene Cambiemos y que, evidentemente, les es redituable electoralmente, dista mucho de las prácticas que aún conserva el PJ.
Los desatinos políticos y errores estratégicos de UPC, serán variable de ajuste para lo que venga.

En octubre, Obama visitará Córdoba

En su primera actividad pos PASO, el gobernador Juan
Schiaretti anunció ayer que en el mes de las legislativas, el
ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama, visitará
Córdoba. El ex mandatario llegará a la ciudad Capital el 6 de
octubre, en la marco de la segunda edición de la “Cumbre Economía
Verde 2017”, un evento de sustentabilidad gran relevancia.
“Para nosotros es una alegría y un gran honor que el ex
presidente Barack Obama venga a Córdoba, en esta que será
su única visita a Latinoamérica este año. Todos sabemos que
ha sido un gran líder; es uno de los mandatarios de EE.UU. más
queridos en su país. Lo que Obama ha hecho por la paz, el cuidado
del medioambiente y el diálogo en la región para superar
antinomias de 50 años lo muestran como un gran presidente”,
dijo Schiaretti en el acto que tuvo lugar ayer en el Centro Cívico.