Cristina débil deja ilesa a Liga de Gobernadores

La ex presidenta no arrasó en las urnas del conurbano bonaerense, como se especulaba. Pese a la derrota en Córdoba, una buena noticia para los mandatarios peronistas del interior del país que observaban con preocupación la jugada.

Por Yanina Passero
[email protected]

El plan de autodefinición de Cristina Fernández parecía amenazado anoche con el 63,57% de las mesas escrutadas en el tramo de Senadores; también su deseo de constituirse en la columna vertebral del peronismo, pero sin peronistas. En el bunker de Cambiemos, en provincia de Buenos Aires, las respiraciones eran entrecortadas pero soltaban señales de optimismo. La previsión era superarla por apenas dos puntos.
Cambiemos, con Esteban Bullrich en la cúspide de la boleta, obtenía el 35,76% de los sufragios, contra 31,39% de Unidad Ciudadana. Si el triunfo de la alianza se ratifica, Cambiemos será el gran ganador de la compulsa.
Con el sólido batacazo de Elisa Carrió en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la paliza al peronismo en la provincia de Córdoba y, de concretarse las tendencias, la ventaja en el bastión gobernado por María Eugenia Vidal, el presidente Mauricio Macri tendrá el aval que esperaba en las urnas para avanzar con las políticas de gobierno instrumentadas.
La marca diseñada por el asesor presidencial, el ecuatoriano Jaime Durán Barba, parecía imponerse. Si bien la jugada podría salir redonda y Cristina quedar dañada (pero no muerta políticamente) por su apuesta a la autosuficiencia que le aconsejó prescindir del PJ, el mandatario nacional no estaría exento de problemas.
Macri no tendría que lidiar con una única retadora fuerte. La Liga de Gobernadores del interior del país esperaba el escrutinio final para vérsela con la potencial amenaza que representaba el resurgimiento de la ex presidenta, o bien, redefinir su rol ante el poder central que, hasta ahora, cuestionaron con debido decoro.
La recuperación del Partido Justicialista como herramienta política, liderada por el cordobés Juan Schiaretti, quedó jaqueda por un duro revés en las urnas, en especial en el principal distrito del país. Con algunos de sus pares experimentaron la comunión en la derrota y la adrenalina en el inicio de la guerra.
El peronismo tratará de revertir resultados adversos y mantener los bastiones conquistados. La campaña por las elecciones legislativas comenzará hoy. Será de alta intensidad, confiaban anoche fuentes schiarettistas. Los gobernadores “republicanos”, como gustan llamarse, ya no tendrían que contener las fugas de dirigentes y la ampliación de la base de operación de la candidata de Unidad Ciudadana. Asoman como única opción a largo plazo.
Lo cierto es que Cambiemos logró que la provincia mediterránea se convirtiera en la contracara del triunfo kirchnerista en los terrenos tutelados por la gobernadora Vidal. La coalición patrocinada por Macri asestó una estocada precisa en las costillas de Unión por Córdoba. Tranco determinado hacia la conquista del gobierno de la Provincia y el imaginado final de dos décadas de poderío. La diferencia fue de 16,28 puntos, con el 90,60% de las mesas escrutadas.
¿El liderazgo de Schiaretti puede ser cuestionado? La reciente aparición de su socio político en la liga de mandatarios puede reinterpretarse tras los resultados de las PASO. Es curioso el acople de José Manuel de la Sota a la coalición. Los referentes de UPC han dado muestras claras de la capacidad que ostentan para superar diferencias cuando el horizonte es adverso. ¿Sería ésta la excepción? No parece probable. “Juan en la Provincia, ‘El Gallego’, en la Nación”, el resumen de la tradicional estrategia.
De la Sota, dirigente hecho en la derrota, esta vez prefirió preservarse. El candidato de Cambiemos, Héctor “La Coneja” Baldassi se convirtió en un gigante que preocupaba a los peronistas; desde anoche, también a macristas y radicales cordobeses. El ex gobernador, sin golpes en la espalda, estaría en condiciones de reintentar la unidad del peronismo nacional.
Las PASO dejaron a un retador con chances de pelear por el protagonismo que viene declamando. El salteño Juan Manuel Urtubey fue el primer peronista que pudo cantar victoria con comodidad. Con el 46,18% de las mesas escrutadas, la lista patrocinada por el gobernador con apetito presidencial se imponía a la boleta que responde al oficialismo nacional con una ventaja de casi 10 puntos. Actuará en consecuencia.
El gobernador de Chaco, Domingo Peppo, prometió redoblar esfuerzos para una “victoria contundente” en octubre. Allí reinó la paridad: con el 69,46% de las mesas escrutadas, el Frente Chaco Merece Más obtenía 40,26% y Cambiemos, 39,32%. El kirchnerismo logró raspar 7,55 puntos al PJ.
En Catamarca, la gobernadora Lucía Corpacci alzaba la mano de sus candidatos a diputados. Se imponían a la alianza entre el Frente Cívico y Social-Cambiemos por 8,36 puntos con el 56,65% de las mesas escrutadas.
Los peronistas formoseños, apadrinados por Gildo Insfrán, cantaban victoria ante la avanzada de Cambiemos (54,72% a 36,58%). Por buen margen, el tucumano Juan Manzur se adjudicaba el triunfo del PJ con 51,43% sobre el oficialismo nacional que obtuvo 31,38%. La misma situación se replicó en La Rioja (con 10,98 puntos de diferencia entre el PJ y Cambiemos) y San Juan con ventaja del peronismo sobre la alianza de 17,68 tantos.
En Misiones, la diferencia con Cambiemos en diputados y senadores era importante. El peronismo llevaba la delantera con 42 puntos sobre 27.
La lista de resultados que sigue es la de los derrotados, abierta por Córdoba. La provincia gobernada por el kirchnerista arrepentido, Gustavo Bordet, sufría la derrota del Frente Justicialista Somos Entre Ríos. Cambiemos se imponía por 4,31% con el 80% de las mesas escrutadas.
En Tierra del Fuego, el primer lugar del podio lo ocupaba el Frente Ciudadano y Social. El segundo lugar, Cambiemos. En tanto, el tercer peldaño quedó para la gobernadora Rosana Bertone.
En La Pampa, Cambiemos se imponía al peronismo con casi 10 tantos de ventaja, con el 89% de las mesas escrutadas.
El fantasma, vigente
Al cierre de esta edición y con una paridad extrema, la fuerza de Cristina quedaba menguada con un inesperado segundo puesto, pero no acabada. El presidente podrá utilizar su figura, como hasta ahora, para mantener al peronismo en estado de deliberación interna de manera permanente.
Cambiemos triunfo con solidez. El peronismo del interior, con excepción del distrito más importante –Córdoba-, dio señales de resistencia que la topadora Cambiemos no podrá subestimar. La apuesta que realizaron los 12 mandatarios en la Casa de Entre Ríos, a inicios de agosto, sigue vigente.