Mestre y UPC van por la revancha: consultas populares en octubre

El oficialismo aprobó en comisión el llamado a consulta popular propuesta luego de la huelga del transporte urbano. El justicialismo replica con proyectos en los municipios que gobierna para la misma fecha. La justicia electoral impidió que se hicieran en paralelo con las PASO.

La pelea entre las principales fuerzas políticas de Córdoba promete seguir ganando en intensidad luego de las primarias abiertas del próximo domingo. Un capítulo de esa disputa tiene que ver con la realización paralela de consultas populares en paralelo con las elecciones nacionales.
La idea de plebiscitar cuestiones que tienen que ver con las líneas de gestión surgió en pleno conflicto entre el municipio y los delegados de las empresas de transporte público de la ciudad capital.
En aquel momento, Ramón Mestre endureció su posición ante el paro salvaje que protagonizaban los choferes con una convocatoria a consulta popular referida a las prácticas sindicales en el sector público y la actitud del municipio ante los abusos. El apoyo social a la avanzada del intendente contra la prepotencia gremial estaba en su punto más alto.
La pretensión inicial fue que la consulta se realice en paralelo con las primarias abiertas y simultaneas previstas para este domingo. El primer proyecto contenía 4 preguntas para que contesten los electores.
Unión por Córdoba reaccionó ante la iniciativa del municipio. Luego de algunos movimientos erráticos (el ejecutivo provincial apoyó la idea en un primer momento mientras los concejales votaban en contra), unificó su postura y estableció una contra ofensiva de pinzas.
Por un lado, los referentes partidarios se opusieron a realizarlas en paralelo con las PASO. Al mismo tiempo, los intendentes que responden a Unión por Córdoba plantearon su propia consulta popular con ejes distintos.
El tema elegido por los jefes municipales peronistas se inspiró en lo que, tiempo después, fue la principal línea de su campaña electoral: la inequitativa distribución de los subsidios nacionales y la consecuente diferencia en las tarifas que se pagan en el interior con respecto a la ciudad de Buenos Aires y su conurbano.
Acaudillados por el intendente de Alta Gracia, Facundo Torres, hicieron una presentación ante la justicia electoral similar a la realizada por el intendente Ramón Mestre.
Luego de unas semanas de suspenso, el juez federal con competencia electoral Ricardo Bustos Fierro rechazó ambas presentaciones argumentando principalmente la falta de tiempo para la organización de una elección paralela a las primarias legislativas previstas.
Inmediatamente, Mestre redobló la apuesta y anunció que iba a insistir en la realización de la consulta en paralelo con las elecciones generales de octubre. Lo mismo hicieron los intendentes peronistas.
Por lo visto, ambos bandos van en serio con sus intenciones. El concejo deliberante de la ciudad de Córdoba aprobó en comisión el proyecto de convocatoria. Con los votos del oficialismo allanaron el camino para que la consulta se apruebe en la próxima sesión.
El proyecto definitivo reduce a dos las preguntas que contendría la boleta: 1- ¿Está de acuerdo con que las asambleas de los empleados municipales se deban realizar fuera del horario y el lugar de trabajo?; 2- ¿Está de acuerdo con que se amplíe la publicación de información municipal en el Portal Web de Gobierno Abierto?
Casi en el mismo momento, el bloque peronista en el concejo deliberante de la ciudad de Río Cuarto producía un avance casi idéntico. En ambos casos, la oposición cuestionó el carácter indicativo y tendencioso de las preguntas. Previsible.