Últimos cartuchos de Schiaretti contra Macri: “le falta calle”

El gobernador de Córdoba cargó contra el principal contrincante de Unión por Córdoba en las urnas. Acusó al presidente de favorecer sólo a algunos sectores. “Yo no nací en cuna de oro. Por eso sé de las necesidades de la gente”, replicó.

Por Yanina Soria
[email protected]

schiarettiEn tiempo de descuento, el gobernador Juan Schiaretti se encargó ayer de darle el último toque de sabor a una campaña que, en términos generales, fue insípida y que registró sólo algunos episodios punzantes que lo tuvieron como protagonista excluyente, aún sin ser candidato.
El mandatario provincial se movió como el jefe electoral de Unión por Córdoba (UPC): marcó el discurso proselitista; pidió a los cordobeses que con su voto plebisciten la gestión provincial y disparó contra el principal adversario de su lista, el presidente Mauricio Macri.
Desde Córdoba reflotó el reclamo contra el centralismo porteño y el pedido de mayor federalismo que luego fue instalado y replicado en el bloque de gobernadores PJ desde donde, junto a sus pares de otras provincias, construyen un nuevo polo de poder pos octubre. El objetivo es doble: por un lado, garantizar la gobernabilidad a una administración que no tiene mayoría parlamentaria y, desde ahí, negociar mediante un gran bloque federal de legisladores beneficios que redunden en los distritos del interior; y por el otro, trabajar en la reorganziación nacional del peronismo por fuera del radar de Cristina Fernández de Kichner. La apuesta es que desde allí pueda salir un presidenciable para 2019.
En ese nuevo frente político, Schiaretti le pidió a Macri que se deje ayudar para alcanzar un acuerdo social, económico y de gobernabilidad que le permita “sacar el país adelante”. Ayer, en diálogo con los SRT, el cordobés dijo que están dadas las condiciones para que eso suceda y que el presidente no está escuchando lo que le reclaman distintos sectores, “esperemos que se convenza con las urnas”, disparó.
Tras considerar que las elecciones de medio término “no son de vida o muerte”, el gobernador había anticipado una campaña de bajo voltaje para esta instancia. Sin embargo, ante la amenaza que supone para Unión por Córdoba la lista que armó Macri en la provincia, el titular del Ejecutivo provincial salió con los tapones de punta a la cancha y jugó fuerte. Su blanco no fueron los candidatos locales de Cambiemos sino que apuntó directamente al dueño del circo.
A los primeros chisporroteos entre ambos mandatarios en el aeropuerto cordobés -que quedarán en la retina de los memoriosos como el día en el que el gobernador y el presidente se peleaban por un micrófono- le siguieron varios cruces más. La polémica por los números de la pobreza en Córdoba según el Indec; las diferencias por las tasas de los créditos hipotecarios; la pulseada por la autoría de obras en Córdoba; los reclamos por la Caja, fueron algunos de los puntos que hicieron entrar en zona de turbulencia la buena relación que mantiene el peronista y el líder del PRO. Por ahora, eso de que Schiaretti es el peronista “preferido” por la Casa Rosada, quedó en stand by.
Ahora, en el tramo final de la campaña previo a las elecciones del domingo, Schiaretti volvió a la carga y disparó sus últimos cartuchos contra Macri. Esta vez, le achacó algunas medidas de la Nación que impactaron en las clases menos favorecidas: “¿Por qué le sacan los remedios gratis al Pami?, ¿Por qué eliminan las pensiones a la discapacidad? ¿Por qué le sacan a los chicos el plan Progresar? Creen que la vida es una planilla de Excel. Tratan con los anhelos y las necesidades de gente de carne y hueso… les falta calle”, disparó. Acusó a Macri de clasista y de gobernar pensando sólo en un sector.
Dijo, “¿qué sabe de necesidades quien vivió siempre en barrio Norte? Yo no nací en cuna de oro. Por eso sé de las necesidades de la gente. Y nunca voy a dejar a un pobre de a pie y sin darle una mano. No me olvidé de mis orígenes, como muchos otros, que se marearon con el poder”.
A la hora de pedir el voto a los cordobeses para su candidato, el vicegobernador Martín Llaryora, Schiaretti aseguró que se vienen discusiones fuertes en el Congreso como el Presupuesto nacional, donde se definirán, entre otras cosas, qué obras serán para Córdoba. “En ese momento, necesitamos diputados que defiendan y peleen por los intereses de Córdoba y no que levanten la mano siguiendo instrucciones del PRO”, agregó.
Párrafo aparte le dedicó a la pelea que se viene entre la liga de gobernadores y María Eugenia Vidal por el reclamo judicializado del Fondo de Reparación Histórica del Conurbano. El gobernador cordobés recordó que la Provincia recibiría siete mil millones de pesos menos de los cuales, 1.400 se les sacará a los municipios.