Peña amplió menú de candidatos a gobernador de Cambiemos

Dijo que no es sólo Mestre: también Juez, Baldassi, Negri y Aguad.

Por Alejandro Moreno
[email protected]

El doctor Cal Lightman, el protagonista de la serie Lie to Me, hubiese tardado muy poco en descubrir lo que realmente piensa Marcos Peña -y habría que agregar que por extensión Mauricio Macri- sobre la posible candidatura a gobernador de Ramón Mestre para 2019. En la entrevista que Mario Pereyra realizó al jefe de Gabinete de la Nación, y cuyas imágenes pudieron verse en el portal de Cadena 3, Peña relativizó con sus afirmaciones verbales y gestuales los deseos del radical de disputar el poder provincial dentro de dos años de la mano de la alianza Cambiemos.
Las aspiraciones de Ramón Mestre son muy conocidas: quiere ser el radical que recupere la Gobernación que perdiera su padre a manos de José Manuel de la Sota hace dos décadas. Hasta no hace mucho, su candidatura era indiscutida dentro de la Unión Cívica Radical, pero las objeciones a su gestión y el crecimiento de otras figuras en su partido (Mario Negri) y en la alianza Cambiemos (Héctor Baldassi) lo obligan a jugar con cuidado para lograr su objetivo.
Para ello, comenzó a tejer peligrosos acuerdos. El primero, con Luis Juez, al que insinuó como un eventual compañero de fórmula, olvidando el desprecio y las insistentes denuncias de fraude que el jefe del Frente Cívico siempre le dedicó. Los radicales tienen un trauma con Juez: ya lo padecieron Negri y Oscar Aguad, otros maltratados como deshonestos por el dueño de la pureza política que, finalmente, terminaron aliándose con él.
Juez hace un tiempo que cambió su tono hacia Mestre. Incluso llegó a admitir el discurso del Palacio 6 de Julio: Córdoba es un obrador. El actual embajador en Ecuador tiene la capacidad de correr permanentemente sus límites, y si llegó a reconciliarse con Olga Riutort, quien pasó en su criterio de abanderada de la corrupción a la mejor intendente que podía tener Córdoba, por qué no lo haría con Mestre.
Pero más allá de los acuerdos locales, la candidatura de Mestre tiene que pasar por el despacho de Macri, quien, se ha visto, no tiene al intendente radical entre sus favoritos. El presidente, un práctico interventor de la UCR cordobesa, ya lo bajó de la candidatura a gobernador en 2015 y mandó a su hermano Diego al inestable quinto lugar de la lista de candidatos a diputados nacionales este año.
Peña ayer, en Cadena 3, fue consultado por la candidatura de Mestre. Su respuesta fue ampliar el menú de postulantes dentro de Cambiemos, lo que naturalmente implica licuar al intendente de Córdoba.
Primero aseguró que están (los macristas porteños, se presume) “absolutamente contentos, entusiasmados con la unidad que se logró en Cambiemos”. Y aquí aparece Lightman: Peña se rascó la nariz cuando dijo “contentos”.
“Queremos que Cambiemos gobierne Córdoba en el 2019. Cambiemos somos todos y nosotros sentimos exactamente la misma camiseta con el radicalismo, con el Frente Cívico, con el PRO, con la Coalición Cívica”, remarcó.
El funcionario nacional insistió con que “somos un solo equipo. Eso es lo más importante. Hoy el proyecto que nos une es Cambiemos y vamos a trabajar para que el equipo de Cambiemos se consolide, se fortalezca”.
“Han hecho un gran trabajo, un gran esfuerzo para hacer una lista”, agregó, aunque la lista, en verdad fue más aceptada que hecha por los aliancistas cordobeses.
Tras esta larga introducción de tono gregario, sostuvo que los candidatos podrían ser Ramón Mestre o Luis Juez. “Perfectamente pueden ser ellos”, afirmó meneando la cabeza como quien dice que no. Y continuó: “Puede ser también la Coneja (por el diputado nacional Héctor Baldassi), puede ser un montón de dirigentes. Tenemos dirigentes de la trayectoria de Mario Negri, de Aguad. Tenemos la suerte de tener abundancia de buenos dirigentes”.
Claramente, Mestre no es el único candidato para la Casa Rosada. Es más, hay “un montón” de opciones. “Lo que tenemos que seguir consolidando en este año y medio, más allá del candidato, es el equipo, porque después se verá en ese equipo a quien le toca encabezar y liderar el proyecto”, completó.

La relación con Schiaretti
Peña calificó de “buena” la gestión del gobernador peronista Juan Schiaretti, al mismo que los radicales quieren desplazar del Panal y critican reiteradamente.
Ayer ratificó la relación con “el Gringo” y entendió la polémica entre la Nación y la Provincia por los fondos es “una estrategia que consideramos lamentable en términos de la agenda de trabajo muy buena que hemos tenido con Schiaretti”. “Vamos a seguir trabajando con los cordobeses, vamos a seguir trabajando con el Gringo y con su equipo, independientemente de lo que diga”, prometió.