Cierra Macri, con debut de Baldassi y protagónico de Mestre

Última apelación del Presidente para que el distrito aporte los votos suficientes para ratificar el rumbo y afirmar que el triunfo de 2015 no fue fruto de la casualidad. Será un acto exprés, que recuperará la mística de la clausura de la campaña presidencial. El primer candidato de Cambiemos y el Intendente, los oradores.

Por Yanina Passero
[email protected]

Macri-cierreReplicar la mística. El consejo (o imperativo) del jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, tras su prolongada estadía en el bastión electoral que, espera, se comporte en las urnas como en 2015. El cierre de campaña de Cambiemos en Córdoba retomará los mismos elementos de la clausura proselitista por las elecciones presidenciales.
Ya no hay un gen antikirchnerista que movilizar en los ciudadanos mediterráneos porque Cristina Fernández es problema de Cambiemos, pero en la provincia de Buenos Aires. En todo caso, también de los gobernadores peronistas que intentan organizarse, esta vez, por fuera de los resortes del Estado nacional y la provincia de Buenos Aires.
Desde que asumió, el presidente Mauricio Macri dio señales claras al electorado de que ya es etapa superada la discriminación del poder central que reinó durante la era k. Pese a los fuegos cruzados, propios de toda campaña electoral, el gobernador Juan Schiaretti correspondía con elogios el trabajo entre jurisdicciones.
Pero ahora, el fundador de PRO necesita de los cordobeses para tener un triunfo fuerte para nacionalizar y encarar el próximo tramo de campaña con energías renovadas. El probable éxito de la ex presidenta en provincia de Buenos Aires, y su posterior ingreso a la Cámara de Senadores, es mirado con preocupación en los reductos del partido amarillo. Si a Córdoba añaden Santa Fe, según el análisis de probabilidades de los aliancistas, tendrán elementos para decir que no se trata de una casualidad.
“Mi trabajo va a ser el mismo, cualquiera sea el resultado. Pero si los argentinos ratificamos que este cambio de verdad es algo en lo que creemos, que no fue oportunista, eso va a generar que se acelere”, planteó Macri en una entrevista a un medio porteño. Sin rodeos admitió que necesitan de un nuevo triunfo para evitar caer en lo episódico, pero por sobre todo recortar los elementos que fortalezca al peronismo que, como se sabe, aborrece mirar la fiesta desde afuera.
En ese marco, el cierre de campaña por las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), previsto para este jueves a las 16.30 -separandose así del acto de Unión por Córdoba-, en la Plaza de la Música, será una apelación directa a los cordobeses. Otra vez, un final nacional, pero marcado por componentes exclusivamente localistas.
Hace dos años, Macri pedía “un Cordobazo del desarrollo y el crecimiento”. Ahora, la ratificación de ese camino elegido.
Peña brindó un anticipo del eje discursivo del acto de mañana. “Nosotros seguimos defendiendo con el voto, día a día, con el trabajo; este camino de recuperación. No podemos aflojar ahora que es el momento crítico para dar vuelta la página”, reconoció el consejero presidencial en los micrófonos de Cadena 3.

Los detalles
Como se evidencia, el mensaje será simple y directo. Anoche, hubo una reunión del comité de campaña local con los celadores nacionales para ultimar los detalles del cierre. Fuentes macristas confirmaron a Alfil que el evento será exprés, con pocos oradores.
Hasta el momento, harán uso de la palabra el mandatario nacional, naturalmente; el candidato a diputado que encabeza la boleta de Cambiemos, Héctor “La Coneja” Baldassi y el intendente de Córdoba, Ramón Mestre.
Si bien la nómina de declamadores es previsible, permite comentarios adicionales. Comenzando por el ex árbitro internacional, sería su primer discurso ante un auditorio que, aseguran, será nutrido. Los organizadores del evento afirman que la convocatoria es abierta al público, pero esperan fuerte presencia de intendentes y dirigentes del interior. El objetivo: dos mil personas para colmar la capacidad habilitada.
Baldassi protagonizó una campaña “cuidada”, ajustada a sus fortalezas y debilidades. Los armadores de la estrategia electoral evaluaron la necesidad de no exponerlo. Es por ello que se lo vio en clubes de barrio, conversando con comerciantes o pequeños productores; y con vecinos tomando mate. No polemizó, tampoco respondió a los ataques de sus adversarios.
Por otra parte, el radicalismo no será ninguneado y será el responsable del Palacio 6 de Julio quien asumirá el protagonismo en el escenario de 360 grados en el que debutaron los correligionarios, en octubre de 2015. Un lugar importante para quien, seguramente, buscará sacar ventaja de la cosecha en las urnas que pronostican los encuestadores y aprovechar la base para apuntalar su candidatura provincial.