El uruguayo Lacalle partidario de “terminar” con el Mercosur

El ex presidente, uno de los fundadores del bloque, señaló que es mejor avanzar hacia una zona de libre comercio. Ante empresarios analizó la crisis en Venezuela.

Por Gabriela Origlia

Para el ex presidente uruguayo Luis Alberto Lacalle (Partido Nacional) la situación que se vive en Venezuela provocará un “autoanálisis de los partidos de izquierda” de toda la región. A su entender, Hugo Chávez fue una suerte de “vicario” del cubano Fidel Castro, con la diferencia de que “llegó al poder con la legitimidad del voto”. Describió a Venezuela como el “último remezón del castrismo”.
En su disertación ante empresarios en un almuerzo organizado por la Fundación Mediterránea, la crisis venezolana desembocará en un “pragmatismo más acentuado” a ladmi hora de gobernar. “Inflación, déficit fiscal y pobreza no son de derecha o de izquierda. Vamos a ingresar en un tiempo de más desilogización; vamos a estar de nuevo -por suerte- con gente que dice que el déficit no es bueno y punto. Ese es un cambio importante”.
A la hora de hacer proyecciones sobre cómo terminará la situación venezolana, señaló que es un “laberinto, muy complejo”. Destacó la presencia del “factor Cuba” con 15000 personas desplegadas en el territorio; apuntó que hoy Maduro es “prisionero; no creo que pueda modificar la poítica” y calificó la situación como “una crisis de hambre”.
“La olla está con una presión que no es solamente el deseo de participar, de votar sino de comer -continuó-. El criminal de Chávez repartió 150.000 fusiles entre las brigadas; falta que algunos locos empiecen a tirar para que se arme una carnicería. Esos brigadistas están por la propia”.
“No es una situaución parecida a ninguna otra que hayamos vivido en el continente; juegan también el narcotráfico y el manejo de información que tiene Maduro”.
Para Lacalle la salida está en que alguien “dentro de la estructura de poder” advierta que debe dar el paso hacia la apertura, convirtiéndose en una especie de “libertador”. En ese contexto, enfatizó que “ojalá la salida sea por el lado donde haya menos muertos posibles”.
“El Mercosur está pendiente de China porque debería haber seguido el camino de la Alianza del Pacífico y no lo hizo -agregó. Trump le está facilitando el camino a los chinos, abren opciones para los negocios”.
Admitió que aun siendo uno de los padres del Mercosur “no lo reconozco como hijo”. Recordó que lo concibieron como un bloque comercial que después apuntó a “lo político” para darle entrada a Venezuela. “No podía concebir al Mercosur como una estructura política; en esas votaciones todos valemos uno”.
El Mercosur nació en 1991 fundado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. En fases posteriores, el Mercosur ha incorporado a Venezuela y Bolivia, encontrándose el primero actualmente suspendido del bloque y el segundo en proceso de adhesión.
Lacalle se declaró partidario de “terminar” con el Mercosur, quizá conservando la “marca” –que funciona, dijo-, pero haciendo una zona de libre comercio. “Estamos en la agonía en el sentido de lucha entre la vida y la muerte; mejor terminarlo, como uno desea cuando ve a una persona querida que sufre”.

Estados Unidos y China
A criterio de Lacalle, Donald Trump es un “personaje único, sobre todo en el puesto que ocupa”, aunque advirtió que no se debe menospreciar al votante que lo eligió. Indicó que el aislacionismo no es una opción hoy en el mundo, aunque sea la intención de Trump “desengancharse” de la tendencia internacional.
El tema eje de su presentación fue el impacto de China en el comercio mundial y destacó la inversión de roles entre ese país y Estados Unidos. A su entender los tiempos del proteccionismo están terminados.
“Una China que nos compra y que Dios la conserve así pero que empezó a avanzar, por ejemplo en Africa, comprando tierras. Están haciendo la inversión en obra pública más grande de la humanidad”, describió.
En ese contexto, recordó el compromiso de US$15.000 millones de inversión en Argentina y planteó que -al igual que en Uruguay- es una posibilidad de que sean los chinos los que inviertan en ferrocarriles para articular la región.