Crece la pelea Vidal-gobernadores PJ a una semana de las PASO

La disputa entre los mandatarios peronistas y la gobernadora de la provincia de Buenos Aires mantiene su intensidad en el último tramo de la campaña. Marcos Peña apuesta al acuerdo. Carlos Massei acusa al macrismo de centralista. La corte suprema fallaría luego de las elecciones de octubre.

La irrupción de los gobernadores peronistas en la campaña electoral instaló un nuevo eje de disputa en una campaña que parecía agotarse en la pelea bonaerense entre Cambiemos y el kirchnerismo.
La convocatoria de la corte suprema de justicia de la nación a los mandatarios provinciales a razón de un planteo que realizara María Eugenia Vidal disparó todas las alertas en el sector del justicialismo que se reunió la semana pasada en la casa de Entre Ríos de la ciudad de Buenos Aires.
El vértice de la discusión es el denominado fondo del conurbano bonaerense. La partida, consagrada por ley a principio de los 90, correspondiente a un 10% de lo recaudado por el impuesto a las ganancias fue limitada luego a un tope nominal de 650 millones de pesos. El excedente se distribuye entre las otras provincias de acuerdo a los criterios de la ley de coparticipación.
En razón de esto, se produjo una extraña situación en la que la provincia de Buenos Aires recibe mucho menos que el resto de los distritos a raíz de la falta de actualización del tope. Si el planteo de Vidal es receptado por la corte, las provincias sentirían el impacto en sus finanzas.
Los gobernadores del PJ, reunidos en cónclave, decidieron introducir el tema en la campaña electoral. De esta manera, intentan cumplir con dos objetivos políticos al mismo tiempo: polemizar con el gobierno nacional y desplazar al kirchnerismo bonaerense del eje central de la pelea electoral.
Instalar una confrontación entre el interior y Buenos Aires es redituable en los distritos que gobiernan donde, en la mayoría de los casos, compiten con las versiones locales de Cambiemos. Por otro lado, reducir al kirchnerismo a los límites bonaerenses es útil para su aspiración de conducir el justicialismo a nivel nacional.
Juan Schiaretti mensuró en 7 mil millones la pérdida que sufriría nuestra provincia si la corte eliminara sin más el tope legal y actualizara la partida correspondiente a la provincia de Buenos Aires. Sugirió que el gobierno nacional se hiciera cargo de la diferencia y que se contemplara la distribución de subsidios en el debate.
Marcos Peña, que desembarca hoy en Córdoba, le salió al cruce durante la escala riocuartense de su gira proselitista. “Una ley que se llama del Fondo del Conurbano Bonaerense, que de más de 50 mil millones de pesos sólo van 600 millones al Conurbano es algo que de mínima es raro. O le cambian el nombre a la ley o hay que entender que a esto hay que repararlo” afirmó el jefe de gabinete al diario Puntal de la ciudad del sur provincial.
Juan Carlos Massei, por su parte, secundó al gobernador y acusó a Cambiemos de privilegiar los distritos que gobiernan y de tener una mirada porteña de los problemas nacionales. Además, aprovechó para desafiar a los candidatos locales de la alianza radical-macrista-juecista de sentar posición sobre el tema. La semana pasada, Schiaretti había hecho un llamado similar a los gobernadores alineados con el oficialismo.
Vidal, por su parte, se mostró enfática y afirmó que está dispuesta a “pelearse con quien sea” para defender los recursos que le corresponden a su provincia. La gobernadora bonaerense reprocha a sus antecesores haber soportado una situación injusta sin reclamar una corrección.
La mayoría de los gobernadores opinó sobre el tema. En general, todos reconocen la pertinencia del planteo de su colega bonaerense, aunque pretenden que el aporte necesario para corregir la situación provenga de las arcas del gobierno nacional.
El jefe de gabinete cree que la situación debe resolverse en un nuevo acuerdo entre el gobierno nacional y las provincias. “Lo más generoso sería que todos los gobernadores dijeran que eso está mal y que lo tenemos que corregir. Lo segundo es cómo lo corregimos. Nos tenemos que sentar a una mesa y poder analizar no sólo esta cuestión sino también toda la cuestión fiscal de manera de fortalecer la situación de las provincias”, sostuvo Peña.
Es muy probable que, luego de que los mandatarios provinciales expongan su punto de vista ante la corte suprema, se desate un proceso de negociación. El máximo tribunal fallaría luego de las elecciones de octubre.
Mientras tanto, todos los actores de la escena política intentarán sacar partido electoral para, entre otras cosas, llegar fortalecidos a esa negociación.