Tinelli vuelve a la acción

Después de un tiempo sabático fuera de la política deportiva, anunció su retorno con presencia en la cúpula directiva de San Lorenzo. Y en silencio, toma fuerza el sueño de llegar a AFA.

Por Federico Jelic

TinelliA muchos los terminó descolocando, a otros no porque se lo veían venir. El 17 de abril pasado, Marcelo Tinelli, vicepresidente de San Lorenzo, frustrado postulante al gobierno en AFA y a su vez, el conductor de televisión más influyente de la pantalla argentina, anunciaba que se alejaba de los escritorios deportivos y de las relaciones institucional, hasta nuevo aviso.
A decir verdad, el hecho de que Claudio Tapia, actual primer mandatario de AFA, avanzara en cuanto a alianzas y sumaba agua para su molino en pos del objetivo de suceder a Luis Segura, la renuncia de Tinelli a ese preponderante cargo y su alejamiento del club de sus amores fue tomada como lógica. Como para no perder por goleada contra el “Chiqui”, porque la suerte ya estaba cantada, después de la unidad general con “ascenso unido” y los anti-Tinellistas.
Pero aparentemente solo se tomó un descanso. Algo así como un recreo porque sus días de licencia parecen haber revitalizado al conductor de “Showmatch”. Vuelve a la arena política y es difícil imaginarlo lejos de una aspiración al trono del fútbol argentino en el futuro.

Sin licencia
Sus diferencias con Diego Maradona parecían haber tenido consecuencias casi letales. El ahora embajador de la nueva FIFA de Giani Infantino hasta amenazó con renunciar si Tinelli no daba un paso al costado en su función de Secretario de Selecciones Nacionales en AFA. Al final lo fueron desgastando tanto que acusando un pico de stress, se tomó una licencia por tiempo indeterminado. Había mostrado una salud deteriorada y seguir renegando en ese nido de víboras que es AFA le hubiera sido incluso más perjudicial.
De todas formas, está claro que esa ambición política no pudo ser suplantada en su ánimo con el más exitoso programa de TV. Algo más le faltaba para sentirse completo. Por eso, a solo 104 días de aquel anuncio sorpresivo e inédito, resolvió volver a las canchas.
Otra vez a reprogramar su vida. Sin dudas, prefiere el mundo de las presiones por encima de otra cosa, como una medicina adictiva. Esas son las reacciones que produce el poder en la gente con apetencias permanentes.
Su licencia por “nuevo aviso” duró poco menos de cuatro meses. Todo un síntoma. Por San Lorenzo lo esperan con brazos cruzados, distinta será la aceptación entre Tapia y sus adláteres, entre ellos, el advenedizo Daniel Angelici y el complicado y anodino Hugo Moyano.

Vuelta al ruedo
“Siento que estoy mejor, que puedo volver a colaborar con San Lorenzo”, expresó el conductor a modo de oficialización de su regreso a las pistas. Fue diplomático y sobre todo orgánico, respetando a las autoridades de Boedo y el protocolo dirigencial. “Presenté el viernes una nota pidiéndole a la Comisión Directiva que revoque el pedido de licencia aprobado la otra vez para volver a trabajar a partir de la semana que viene”, agregó.
Está claro que pretende mantener un estado de armonía entre trabajo y salud, por eso el vice del “Ciclón” apunta a sus nuevos objetivos: “Quiero hacerme cargo de un montón de cosas que está bueno que tengan mi supervisión, como el fútbol profesional, de a poco; los juveniles, la inauguración de la pensión y otras cosas importantes en la gestión”, detalló. Se puso los pantalones, intentando borrar inmediatamente aquella imagen de hombre herido dando un paso al costado.

¿Y la Selección?
De todas maneras, solo hubo referencias a su acción en la política de San Lorenzo. Por AFA, en su función como secretario de Selecciones no dio ninguna pista. Vale aclarar que el “Cabezón” fue designado en ese cargo en el medio de la paz necesaria entre los bloques antagónicos, un reparto de poder generoso que no le vino mal pero que al final terminó huyendo.
Es una forma de calmar las arenas. Después de aquel lamentable episodio en las elecciones en AFA y su confrontación con Segura (empate en 38 votos con 75 asambleístas), ya parece haber pasado suficiente agua debajo del puente como para volver a intentar recomponer relaciones y aspiraciones también.
“A mí me da un placer enorme y me pone muy feliz como ser humano que se haya valorado el trabajo que uno ha podido realizar en un tiempo tan corto. Y más por referentes importantes (Lionel Messi) que cuando hay charlas desean que todos podamos volver a juntarnos detrás de un objetivo y entonces no puedo decir una respuesta negativa de manera tajante”.
Políticamente correcto, Tinelli vuelve a asomar la cabeza (con todo lo que eso significa). Su diplomacia e influencia no le hará perder mucho terreno en San Lorenzo. Seguramente Tapia mira de reojo, con alerta, presenciando el retorno de un potencial oponente. Y por el momento, Maradona se mantiene en silencio. Todo eso y mucho más genera el conductor de TV en Boedo y en las esferas de AFA.