Schiaretti reclamó a Macri un acuerdo de gobernabilidad

Cerró el Coloquio Industrial; analizó la marcha de la economía y describió lo que, a su juicio, son equivocaciones de la Nación. Reclamó un acuerdo político, económico y social.

Por Gabriela Origlia

schiaretti-uicAunque con un tono más mesurado respecto de las últimas veces -también acorde al escenario de empresarios que lo escuchaba- el gobernador Juan Schiaretti cerró el Coloquio Industrial con nuevas críticas a la gestión de Cambiemos. “Necesitamos un acuerdo social y de gobernabilidad. El país no va a salir -y menos en un Congreso sin mayorías- sin ese acuerdo. Eso es lo urgente y hago votos para que se pueda cerrar después de las elecciones”.
Hoy Schiaretti participará de la reunión de gobernadores en la Capital Federal; estarán los que integran la denominada “liga” y podría sumarse el chubutense Mario das Neves. De ese encuentro podría haber un pronunciamiento conjunto en el que dejen en claro que no se alinean con ningún candidato en esta elección, sino que cada uno trabaja en su territorio.
Aprovechó para adelantar cuál será la posición del interior respecto del pedido de María Eugenia Vidal para que se actualice el Fondo del Conurbano (que lleva más de una década en 650 millones de pesos anuales): “Pongamos adentro de la bolsa los subsidios por 62000 millones de pesos en transporte y Aysa que recibió el Amba y si le agregamos los de la luz en 2016 son más de 100.000 millones. Hay que ponerlo a todo en la mesa. Cómo vamos a aceptar que tenemos que resignar recursos las provincias, nos vamos a oponer porque es lo que corresponde. Es bueno resolver estos temas de la distribución alrededor de una mesa”.
Aseguró que si la Nación le devuelve a Córdoba los 14000 millones de pesos anuales que se queda por retenciones a la coparticipación que deberían resolverse, elimina “en el acto los impuestos de las aduanas internas, ahí sí sacamos impuestos distorsivos”.
El gobernador apeló a la frase “no escondo el cuchillo bajo el poncho” para comenzar a mencionar que hay que “corregir distorsiones que se produjeron” en la actual gestión nacional. Aclaró que no habla “con el ánimo de criticar a mi amigo el presidente Mauricio Macri, sino de que se corrijan errores que están cometiendo”.
Hasta planteó que “le hacen cometer” algunos como el de la reforma previsional: “Los gobernadores no sabemos ni de qué se trata, hay marchas y contra marchas”. En esa línea contó que por tercera vez Anses pidió que la Caja cordobesa envíe unos datos de los pasivos: “Espero que sea como dijo (Rogelio) Frigerio y que en dos o tres semanas manden el dinero, porque está en una ley. No estoy pidiendo nada que no corresponda”.
Schiaretti criticó duramente el sistema de tasas de interés que penaliza la producción y la inversión. Señaló que habló el tema varias veces en privado con el Presidente, que lo alertó que una recesión con tasas de interés positivas no funcionaba. “Tienen casi una base monetaria que les vence en Lebac, les pidieron más tasa, se las dieron y muchos se fueron al dólar. Con estas tasas no hay consumo, las Pymes se funden, no hay reactivación porque es mejor poner la plata en bicicleta financiera y no en producción”.
Reiteró que el Gobierno debe trabajar para que los insumos industriales estén a precios internacionales porque así, a pesar de las distorsiones, “se ayudará a la competitividad”.
“Necesitamos un acuerdo social y de gobernabilidad. El país no va a salir -y menos en un Congreso sin mayorías- sin ese acuerdo. Eso es lo urgente y hago votos para que se pueda cerrar después de las elecciones”, subrayó.
Por su lado, el presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA) planteó que el país está ante el desafío de insertarse en las cadenas globales, para lo que se requiere competitividad. “Los industriales trabajamos diariamente para ello, sabemos que el país necesita de cada sector un aporte sustancial. Empresarios, trabajadores y Estado estamos ante un reto”. Impulsó un diálogo sobre “lo que queremos ser y cómo alcanzarlo, no es una tarea simple pero sí prioritaria en un marco de competencia internacional creciente”.
Una vez más, los industriales reclamaron “reducir el costo argentino”. Acevedo, en esa línea, pidió dinamizar acceso al crédito, avanzar en un sistema tributario que permita generar valor, contar con energía a precio competitivo, bajar el costo del capital de trabajo y eliminar impestos distorsivos.
Aunque de una manera tibia fue Gerardo Seidel, titular de la UIC, quien más avanzó en marcarle la cancha a los gobiernos. Arrancó su presentación indicando que la inflación “excesiva” y la presión tributaria “deben resolverse urgentemente”. En ese marco, se refirió a las “aduanas interiores” que se crean por la superposición de impuestos como Ingresos Brutos y tasas municipales.
Repasó la caída que viene atravesando la industria en los últimos cinco años viene “sufriendo bajas y cambios” en un modelo basado en “el impulso al consumo en detrimento de la inversión y el empleo”. Señaló que con el paso del tiempo se deterioraron todas las ventajas competitivas conseguidas al inicio del kirchnerismo y afirmó que los que se beneficiaron en un inicio se complicaron después.
“Tiene que haber la máxima previsibilidad de las políticas públicas, estadísticas confiables, marcos regulatorios claros, condiciones atractivas para radicaciones e inversiones -describió-. Con mercados de consumo a la baja en el mediano o largo plazo es difícil que lleguen. Hay que permitir que las empresas recuperen competitividad y rentabilidad para generar empleo sin bajar salarios”.