Industriales reclaman un “gran acuerdo” político

El X Coloquio Industrial arrancó con ese pedido a la clase política. El tema de las dos jornadas es cómo recuperar competitividad en la economía.

Por Gabriela Origlia

El X Coloquio Industrial “la hora de la competitividad” arrancó con un reclamo unánime de un “gran acuerdo macro”. A 10 días de las PASO los empresarios reunidos en Córdoba plantearon, además de sus inquietudes por la economía, una mirada más amplia y pidieron “concertar un gran acuerdo”. Lo hizo directamente el presidente del coloquio, Marcelo Uribarren, metalúrgico villamariense.
“A los industriales nos importa lo que pasa -dijo-. Aunque a veces nos supera la coyuntura nos interesa el modelo de país que queremos y definir qué modelo económico nos permitirá alcanzarlo”.
Uribarren insistió en la necesidad del trabajo en equipo; remarcó que el objetivo no se alcanzará con “un visionario, con un personalista”. En esa línea reiteró que no son “ideas esporádicas e inorgánicas” las que llevarán a la meta: “Necesitamos entender que los problemas trascienden una elección o una encuesta; necesitamos un acuerdo macro; eso es básico y central”.
El industrial fue desgranando las diversas dicotomías que a lo largo de la historia y en el presente se plantean en la economía, como inversión versus consumo; déficit fiscal versus situación social; dólar versus tasa de interés o productividad versus salario. “Tal vez es hora de aceptar que somos un híbrido”, apuntó y aclaró que tomaba el concepto de Ernesto Sábato, un vegetal con capacidad de adaptación.
Frente a numerosos funcionarios, legisladores nacionales y provinciales, enfatizó que es momento de “construir puentes. No necesitamos saber más quiénes somos unos y otros; ya lo sabemos”. La referencia -sin detalles- fue directa a los ejes de la campaña en marcha. “Hay que concertar un gran acuerdo y los industriales estamos dispuestos a dar el primer paso”.
Marcelo Cossar reemplazó al intendente Ramón Mestre, con gripe, y describió los aportes que la Municipalidad hace para que mejore la competitividad. A su turno el ministro de Industria, Roberto Avalle, señaló que la competitividad requiere de un “trabajo profundo y amplio”.
“No quiero ignorar las cuestiones provinciales que habrá que mejorar y corregir, sino que no se puede pretender que las Provincias per se resignen sus ingresos y no pase lo mismo a nivel nacional. La reforma tributaria debe ser integral”, dijo. En línea con lo que viene haciendo el gobernador Juan Schiaretti, también se refirió a la brecha tarifaria entre interior y Capital Federal.
Respecto de la mano de obra, indicó que los convenios colectivos de trabajo tienen 42 años: “No pasó nada en todo este tiempo. Hay que dar este debate, es sumamente necesario. Hay gremios que lo admitieron, uno muy importante incluso, que permitió inversiones importantes”. La mención implícita fue al Smata, que flexibilizó su acuerdo para la ampliación de las plantas de Renault junto a las de Nissan y Fiat.
Avalle volvió también sobre la necesidad de “pasar a una acción más profunda” respecto a los precios de insumos básicos de la industria. Reconoció que se avanzó, pero hay que seguir trabajando. Como una de las claves de la competitividad, incluyó las tasas de interés: “Altas van en contra de la inversión”.
Pese a las dudas sobre la marcha de la economía, en especial sobre la demora en la reacción del consumo, los industriales coincidieron en que en el segundo semestre las mejoras se profundizarán. Para Gerardo Seidel, presidente de la Unión Industrial de Córdoba, los últimos datos de Indec sobre la evolución de la industria les permiten ser “optimistas”. Entiende que cerraría el año uno o dos por ciento arriba.
También admitió que el actual precio del dólar les permite estar “cubiertos. No estamos pidiendo una devaluación como cuando estaba a 9 pesos. Hasta ahora no hubo un traslado a precios”.
Javier González Fraga, presidente del Banco Nación, también se mostró “confiado” y “optimista” en la política económica “gradualista” que se viene aplicando desde el gobierno. Planteó que seguramente en el 2019 la inflación podrá estar en un dígito. “Los empresarios deben entender que no se debe trasladar al precio cualquier movimiento en los costos; ahora hay un Banco Central que trabaja de manera seria y con metas de inflación”.