Elecciones de Adiuc: inicia proceso, Carro excluido

El actual secretario general no puede ser reelegido por restricción estatutaria. Relación con Juri, eje de campaña.

A pesar de los muchos intentos por ordenar y simplificar su calendario comicial, los universitarios cordobeses continúan viviendo en un ciclo permanente de elecciones. Tras la renovación de todos los representantes estudiantiles y de la primera elección directa de decanos, al menos otros tres comicios están registrados en la agenda 2017 de la Casa de Trejo.
La renovación de autoridades de la Asociación de Docentes e Investigadores Universitarios de Córdoba (Adiuc) es uno de los procesos electorales pendientes. Su bandera de largada se agitará esta tarde, cuando la asamblea extraordinaria de afiliados designe a los miembros de la junta electoral.Como particularidad, el actual secretario general, Pablo Carro, no podrá postularse por un nuevo período, al haber agotado los dos mandatos consecutivos a los que lo autoriza el estatuto del gremio. La renovación obligada dispara especulaciones por la sucesión hacia adentro del kirchnerismo oficialista, así como ilusión en la oposición de izquierda.

Sucesión forzada
Una vez asentada en su segundo mandato como rectora, Carolina Scotto decidió en 2011 promover una renovación en la conducción en Adiuc. Desde su asunción en 2007, la exdiputada tuvo que lidiar con un gremio que, conducido por Eduardo Maturano y David Dib, se obstinaba en prolongar y potenciar conflictos, incluso en contra de los acuerdos que a nivel nacional concertaba Conadu.
Carro fue la cara de la victoria de ese Rectorado, que por aquel entonces comenzaba a aceptar decididamente su alineación con el “proyecto nacional y popular” de Cristina Fernández de Kirchner. Hoy, tras seis años y con una candidatura a diputado nacional por ese mismo espacio, Carro está inhabilitado para volver a conducir el gremio, cuyo estatuto prohíbe las “re-reelecciones” consecutivas.
La obligada sucesión hace posar las miradas sobre Sandra Mutal, docente de la Facultad de Artes y acérrima defensora del kirchnerismo. Como secretaria adjunta, acompañó de cerca a Carro en sus dos mandatos y ahora podría dar el salto a la secretaría general. En el camino, Mutal acumuló otros pergaminos: forma parte de la Mesa Ejecutiva de Conadu como vocal titular y del Consejo Directivo de Daspu como representante de los docentes.
Sin embargo, en la carrera por este último cargo es donde Mutal tuvo su mayor tropiezo. En 2015, un entendimiento ad hoc entre el exrector Francisco Tamarit y decanos de la oposición derivó en una lista “institucional” que obtuvo el primer puesto.
La jugada de Tamarit quitó votos K a Mutal, relegándola al tercer puesto y permitiendo que Juan Balussi, dirigente de la minoría opositora de Adiuc, quedase segundo. Por ello, Balussi es mencionado hoy como el principal desafiante al oficialismo gremial.
Una posible candidatura de Mutal al decanato de Artes, unidad académica que tendrá su primera elección directa en mayo próximo, podría promover como candidato a secretario general de Adiuc al abogado Daniel Palombini. Este docente, que ejerce de consejero suplente de Mutal en Daspu, dicta clases en el Manuel Belgrano, dependencia de mayor algidez gremial durante el último año.
La elección se fijaría para noviembre, puesto que el oficialismo busca ganar un margen de tiempo que le permita reaccionar y acomodar su campaña local a los resultados de las elecciones legislativas tanto en Córdoba (por la candidatura de Carro) como a nivel nacional (en vistas al desempeño de Cambiemos y de Fernández de Kirchner).
Además de designar la Junta Electoral, la asamblea de esta tarde debatirá sobre el estado de la reglamentación del ingreso sin concurso de docentes interinos y la construcción de una segunda etapa de la sede del gremio en Ciudad Universitaria. Asimismo, se aprobará la memoria y el balance de la actual conducción.