De la Sota en línea con Schiaretti, refuerza campaña antiporteña

En un mensaje dirigido a los peronistas, el ex gobernador apoyó el reclamo de Córdoba contra el centralismo porteño y pidió acompañar la lista del PJ.

Por Yanina Soria
ysoria@diarioalfil.com.ar

Centralismo porteño vs federalismo. Sobre ese eje girará hasta octubre la campaña del peronismo provincial que busca exponer hasta el extremo la deferencia que mantiene el gobierno nacional con la provincia de Buenos Aires en desmedro del interior del país.
El gobernador Juan Schiaretti instala ese concepto con fuerza y persigue un doble propósito: por un lado, capitalizarlo electoralmente en Córdoba donde el presidente Mauricio Macri y su lista constituyen el principal objetivo a vencer por parte de Unión Por Córdoba (UPC); y por el otro, levantar la bandera del federalismo y la gobernabilidad en representación de los gobernadores PJ con quienes teje un nuevo polo de poder, bajo el precepto de un peronismo republicano.
Por eso, dentro del PJ local se multiplican los discursos de campaña en torno a los reclamos contra la Nación por el reparto desigual de los fondos y subsidios hacia Córdoba. En esa línea, después del cortocircuito con Macri tras su visita a esta provincia, el mandatario cordobés echó mano a un concepto instaurado por su antecesor José Manuel de la Sota: el cordobesismo.
El ex gobernador llamó así la etapa de enfrentamiento que Córdoba mantuvo con el kirchnerismo en su último periodo, y que ahora fue desempolvado y readaptado al escenario nacional actual. Schiaretti dejó de lado momentáneamente la buena relación institucional y de amistad que admite tener con el Jefe de Estado nacional y salió con los tampones de punta. Incluso, hasta amenazó con recurrir a la Justicia por la deuda de la Nación con la Caja.
Lo que suponía iba a ser una campaña de baja intensidad, terminó registrando picos de alto voltaje protagonizados por el propio titular del Ejecutivo provincial.
Hacia esa dirección y prestando pleno apoyo a los reclamos públicos de Schiaretti hacia Macri, fue el mensaje con el que De la Sota reapareció el fin de semana.
Para desalentar las versiones acerca de su estado de salud y con la idea de mostrar la unidad política con su socio en plena campaña, el ex gobernador grabó un video que rápidamente se multiplicó entre las filas del peronismo cordobés.
Bronceado y notablemente más delgado, De la Sota le pidió esfuerzo a los peronistas para trabajar por la lista que encabeza el vicegobernador Martín Llaryora. Dijo que esa boleta será la garantía para que “lo que le deben a Córdoba se haga realidad”, mencionó los fondos que la Justicia determinó que Nación le debe a Córdoba y se refirió a subsidios más equilibrados. Aseguró que los parlamentarios cordobeses apoyarán al gobierno nacional en las cosas buenas que haga “e impedirán que se siga equivocando como pasó muchas veces en estos meses que llevan de Gobierno”. Además, pronosticó que los diputados de UPC no serán “espectadores pasivos” en el Congreso nacional.
En lo que va de la campaña y después de declinar su candidatura, De la Sota participó sólo en dos actos acompañando a los candidatos de UPC. Hace unos días, debió suspender los recorridos por el interior provincial que tenía previsto realizar producto de una gripe que lo afectó y tampoco asistió al acto de inauguración del penúltimo tramo de la Autovía Córdoba-Río Cuarto, la obra que generó polémica con la Nación y que es emblema de su gestión provincial.
Desde su entorno aseguran que, en principio, a fines de esta semana el ex gobernador se sumaría al último tramo de la campaña. Dentro del partido consideran que, en un escenario electoral que anticipa una elección reñida con la lista de Cambiemos, su presencia activa en el escenario local “es muy importante”.