Gobernadores PJ preparan irrupción en la escena electoral

Los mandatarios peronistas preparan la reunión que tendrán esta semana en Buenos Aires. Buscan un discurso común en lo relativo a la distribución de recursos entre nación y provincias. El tema De Vido expuso las diferentes realidades internas de cada distrito.

Por Marcos Duarte

La remozada liga de gobernadores peronistas busca constituirse como un nuevo actor en el firmamento político nacional. El objetivo central es encontrar un espacio en lo que, hasta el momento, parece una discusión exclusiva entre el kirchnerismo y el gobierno de Cambiemos. Para lograrlo, el desafío es marcar las líneas rojas que los lleve a diferenciarse de los dos campos que hasta el momento hegemonizan la disputa.
Esta semana, los miembros del espacio se darán cita en la ciudad de Buenos Aires. La sede de la reunión tiene una carga que deja entrever la intención de los convocantes: presentarse en sociedad como el sector mayoritario en la constelación peronista y hacer visibles sus reclamos a la administración nacional.
De hecho, la fundación de la liga tuvo lugar en la casa de la provincia de Entre Ríos en la capital federal. Luego, su actividad principal resurgió en las giras que cada uno de sus miembros emprendió por los territorios de sus aliados. Juan Schiaretti fue uno de los más activos en las recorridas y, hoy, parece uno de los animadores principales del encuentro.
Los miembros fundadores del grupo fueron, además del cordobés, Gustavo Bordet (Entre Ríos), Domingo Peppo (Chaco), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Juan Manzur (Tucumán), Lucía Corpacci (Catamarca) y Sergio Casas (La Rioja). En aquella oportunidad, también asistió el vicegobernador de Santa Cruz y el sanjuanino Sergio Uñac no estuvo presente, aunque todos descontaban su adscripción al espacio.
Quienes pilotean la convocatoria destacan que se incorporarán nuevos asistentes. Está prácticamente confirmada la presencia del chubutense Mario Das Neves y se especula con que el salteño Juan Manuel Urtubey, que se mantenía distante, también será de la partida. Se espera la decisión del pampeano Carlos Verna.
Uno de los aspectos centrales que se abordarán en la cumbre tiene que ver con un tema que los obsesiona: la distribución de recursos entre nación y provincias. Los mandatarios pretenden colocar sus reclamos como prioridad para el próximo período. La mayoría reconoce una mejoría en cuanto a los porcentajes con respecto al gobierno kirchnerista pero afirman que el gobierno nacional privilegia a sus aliados.
Además, pretenden unificar postura con respecto al planteo que la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, hiciera en su momento ante la Corte Suprema. Deslizaron que respaldan la posición de su colega bonaerense en lo relativo al denominado “fondo del conurbano” pero que no permitirán que se financie mediante reducciones a sus porcentajes de coparticipación.
Schiaretti, además, viene siendo enfático en lo relativo al desequilibrio en la distribución de los subsidios. Argumenta que hay una transferencia de fondos desde las provincias a la administración central que terminan en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense para sostener las tarifas de servicios más baratas del país.
Además de estos temas, los gobernadores tratarán de relanzar su ofensiva política. En un primer momento, anunciaron su intención de conducir la estructura formal del Partido Justicialista. La candidatura de Cristina Kirchner en la provincia de Buenos Aires aparece como el principal escollo para consagrar esa aspiración.
En ese sentido, la votación de la semana pasada en relación a la exclusión de Julio De Vido de la cámara de diputados exhibió las diferentes realidades internas que enfrenta cada gobernador. Schiaretti logró alinear a su tropa para votar contra el ex superministro kirchnerista. Das Neves y Urtubey también mostraron su capacidad para disciplinar a sus legisladores.
Más inconvenientes tuvieron otros mandatarios como el chaqueño Peppo, que comparte la conducción del peronismo con el kirchnerista Jorge Capitanich; o el sanjuanino Uñac, que tiene que convivir con José Luis Gioja. En estos casos, se produjeron faltazos y votos a favor de Julio De Vido que pusieron en cuestión el liderazgo de los gobernadores.
De todos modos, buscarán mostrarse como un bloque que busca trascender la figura de Cristina Kirchner e imponer una nueva conducción para el peronismo. Saben que, en gran medida, el éxito de esta movida dependerá de los resultados de agosto y octubre; aunque, juran, están dispuestos a avanzar en ese sentido aunque la ex presidenta consiga un triunfo.