Lote de gobernadores PJ debutó dividido en Diputados

El caso De Vido, se suponía, serviría como un primer ensayo para mostrar una jugada en conjunto de los caciques peronistas que integran la liga de mandatarios del interior.

Por Yanina Soria
ysoria@diarioalfil.com.ar

El intento de expulsión del ex ministro de Planificación Federal y actual legislador nacional, Julio De Vido, en la Cámara de Diputados, provocó efectos colaterales. A la discusión central dada en el recinto, le siguieron las interpretaciones políticas pos resultado.
Mientras que en el marco de la campaña electoral, en Cambiemos celebraron el objetivo de haber acentuado públicamente la polarización con el kirchnerismo y dejar en evidencia a quienes apoyaron “la impunidad”, en el día después, otro foco de análisis recayó no sólo sobre qué rol adoptó cada legislador al momento de la votación sino también en cómo jugaron los gobernadores. Sobre todo, los “Macri friendly” donde el oficialismo nacional se encontró con algunas sorpresas.
Un dato no menor que también fue leído con especial atención en el Centro Cívico cordobés desde donde Juan Schiaretti busca posicionarse en la escena nacional como uno de los principales impulsores de la remake de la liga de mandatarios PJ. El objetivo de esa construcción política es simple y se presume razonable: fortalecer el lote de los caciques peronistas del interior para equilibrar la balanza contra el centralismo porteño y avanzar en la reformulación del partido nacional por fuera del radar de Cristina Fernández de Kirchner. Para ambas cosas, consideran clave las elecciones de medio término.
Sobre todo cuando avanza con fuerza la idea de tejer para después de octubre un gran bloque federal en el Congreso como herramienta para negociar y defender los intereses de cada provincia ante un gobierno nacional que no tendrá las mayorías y se verá obligado a abrir el juego. El propio Schiaretti repitió ayer que la conducción del peronismo de Cristina “está agotada” y que en la reorganización del PJ los gobernadores tendrán un peso central por la “responsabilidad de administrar” que tienen.
La liga de mandatarios del PJ ya está en marcha y los incipientes aliados fijaron nueva fecha de encuentro para la semana que viene en Buenos Aires. Allí se reencontrarán Schiaretti, Domingo Peppo (Chaco), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Lucía Corpacci (Catamarca), la fueguina Rosana Bertone, el riojano Sergio Casas, Hugo Passalacqua (Misiones), Sergio Uñac (San Juan) y Juan Manzur (Tucumán). Se espera además la incorporación del chubutense Mario Das Neves que no estuvo en la primera foto.
Seguramente en la agenda a tratar en la cumbre pre-PASO, ocupará parte de la discusión lo ocurrido el miércoles en Diputados donde la liga de gobernadores debutó fragmentada. Es que el caso De Vido que se suponía serviría como una especie de primer ensayo para mostrar las jugadas en tándem, terminó resultando otra cosa.
En la radiografía del comportamiento parlamentario que ya analizan minuciosamente desde la Casa Rosada, arrojó actuaciones disímiles de los diputados que responden a los mandatarios que integran ese bloque de peronistas del interior.
Por caso, sólo los parlamentarios de Schiaretti, Passalacqua y Das Neves colmaron las expectativas políticas que tenía Cambiemos con los gobernadores considerados “cercanos” a la Nación, mientras que los que representan a Corpacci, Uñac y Bordet, entre otros, apoyaron la continuidad del ex ministro kirchnerista en la Cámara. Seguramente, habrá un pase de factura luego.

Nuevo intento
Anoche, en diálogo con medios locales, el presidente Mauricio Macri confirmó que después de octubre el oficialismo intentará nuevamente expulsar de Diputados al multiprocesado diputado kirchnerista. El Jefe de Estado confió en que en la nueva conformación del Congreso tras las legislativas contará con los avales necesarios para intentar terminar lo que esta semana quedó inconcluso.