CPCE: la recuperación de la actividad económica es leve

El déficit fiscal cerrará alto, aun con los ingresos extras que hubo por el blanqueo. El intento de control de la inflación con la tasa de interés impacta en el nivel de actividad.

Por Gabriela Origlia

La economía presenta una leve recuperación impulsada por el campo, la energía y la construcción con eje en la obra pública pero que son insuficientes para una evolución sostenida; en el caso del consumo hay una contracción “profunda y duradera” con expectativas “poco alentadoras” por la falta de recuperación del salario real. Son parte de las conclusiones del último reporte del Consejo Profesional de Ciencias Económicas (CPCE).
El año cerrará con un rojo fiscal superior al del 2015, aún con ingresos extraordinarios que aliviaron en parte las arcas y posibilitaron atender prestaciones sociales y subsidios. Desde el CPCE también plantearon que se está usando el endeudamiento para cubrir el déficit, en especial con deuda en moneda extranjera con el consiguiente aumento en el pago de servicios.
Mary Acosta, economista del CPCE, planteó que el frente fiscal “luce preocupante”: por un lado aumenta el gasto (28% del incremento se explica por prestaciones sociales, 40% por los subsidios y 16% por transferencias a las provincias) pero los ingresos se ven seriamente comprometidos. “Si no hubiera sido por el blanqueo estaríamos en problemas”.
En el análisis interno de los subsidios, en el caso de Energía este año se reducirán de manera más importante que en 2016, mientras que en Transporte la baja será menor en función de lo presupuestado. “Incluso en la realidad la baja puede ser más acotada en función de que no hay subas de tarifas previstas”, apuntó José Simonella, presidente del CPCE.
En relación a la deuda pública, si bien el stock tiene tendencia creciente históricamente, en el último año subió la participación de la moneda extranjera y en manos de acreedores privados, que es más difícil de refinanciar. Esta dinámica se transparenta en el pago de intereses que tendrán cada vez más peso en las erogaciones del sector público.
Respecto de la inflación, los economistas remarcaron la dificultad para bajar la inflación núcleo, se apuesta a la tasa de interés para hacerlo pero la base monetaria continúa en alza por operaciones con el sector público y colocaciones en Lebac inferiores a los montos vencidos.
La economista Mary Acosta describió que hay un ajuste importante vía tasa de interés para reducir la demanda agregada y que impacte en los precios, pero –por el otro lado- suben las tarifas y hubo apreciación del tipo de cambio. “En ese contexto es difícil que la tasa de interés alcance como instrumento, a la vez que afecta el nivel de actividad”.
La base monetaria continúa creciendo a tasas muy elevadas, hubo un aceleramiento en el primer trimestre del año debido a la compra de divisas al tesoro y otorgamiento de adelantos transitorios. Las transacciones con el sector público son la principal causa de expansión, que luego es contenida con la venta de Lebac. Acosta apuntó que al Central el sistema le cuesta unos 10.000 millones de dólares al año.
Los vencimientos comienzan a ser mayores a los montos colocados a partir de febrero; desde abril la esterilización agregada (Lebac y posición neta de pases) genera una expansión de liquidez.
El trabajo del CPCE proyecta “serios problemas” para alcanzar un superávit comercial sostenido, lo que impacta sobre el crecimiento y la capacidad de generación de divisas. El país atraviesa una etapa negativa en las exportaciones de productos primarios a la vez que aumentan las importaciones.
Acosta puntualizó que las exportaciones no están en valores históricamente bajos, pero sí estancadas, en especial las del campo donde hoy no hay incentivos para vender la cosecha. “Hay demasiadas incertidumbres que se van sumando y afectando las decisiones, desde la política a la reforma fiscal de la que hay sectores pendientes”, dijo Simonella.
En el análisis del tipo de cambio, el multilateral está deteriorado, aunque hubo una recuperación en las últimas semanas. De todos modos, respecto de los principales socios comerciales todavía hay pérdida de competitividad, excepto con Brasil. Las reservas aumentan pero, fundamentalmente, por endeudamiento.