Habrá cumbre de gobernadores peronistas pre-PASO

Juan Schiaretti será parte nuevo encuentro de mandatarios provinciales justicialistas en la Ciudad de Buenos Aires. Se realizará la próxima semana e incluirá una evaluación de la situación electoral en cada distrito y la constitución de un bloque peronista del interior en el congreso de la nación.

Por Marcos Duarte

Los gobernadores justicialistas buscarán un escenario para ganar visibilidad en medio del duelo público que mantienen el gobierno y el kirchnerismo. La inminencia del primer round electoral marcará la agenda de la cumbre que planean para el próximo 3 de agosto en la ciudad de Buenos Aires.
El grupo que se fundara el año pasado, y que tuviera su presentación en sociedad en el mes de mayo pasado, está formado por los mandatarios Gustavo Bordet (Entre Ríos); Lucía Corpacci (Catamarca); Hugo Passalacqua (Misiones); Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Juan Manzur (Tucumán) y Sergio Uñac (San Juan), además de Juan Schiaretti. Sin embargo, la confirmación de la reunión estuvo a cargo del chubutense Mario Das Neves, quien tendrá su debut como integrante de la liga.
El motivo oficial del encuentro está relacionado con una cuestión sobre la que vienen advirtiendo hace tiempo: la distribución de recursos entre las provincias. “No queremos que se lleven toda la provincia y la Ciudad de Buenos Aires” dijo Das Neves en plena consonancia con las últimas declaraciones del gobernador de Córdoba.
Luego de su cónclave fundacional, que se realizó en la Casa de Entre Ríos en la ciudad de Buenos Aires, el bloque de gobernadores intensificó los contactos y homogeneizó su línea política. Hicieron hincapié en la gobernabilidad del país para diferenciarse de las posturas del kirchnerismo pero, al mismo tiempo, profundizaron el contrapunto con el gobierno nacional en relación a la distribución de fondos y el valor de los servicios a raíz de la inequidad de los subsidios nacionales.
“Las provincias que más obras de infraestructura y servicios hemos hecho, como nosotros, somos las más perjudicadas al momento de la distribución de los recursos” agregó el chubutense en la misma línea.
Además, los miembros del grupo se mostraron solidarios en lo que respecta a los compromisos electorales que se fueron sucediendo. Schiaretti recorrió varias de las provincias conducidas por sus aliados y desplegó una política de firma de acuerdos bilaterales en distintos temas. Además, se identificó con las victorias del peronismo en los comicios provinciales de Chaco y La Rioja.
En ese sentido, el gobernador chaqueño Domingo Peppo hizo referencia en esta semana a una de las conclusiones a la que los mandatarios arribaron al momento de alumbrar su espacio político. Según sus palabras, hicieron hincapié en “la importancia que tienen las elecciones distritales como una oportunidad de fortalecer y extender, en lo posible, nuestras bases”.
Para Peppo, los comicios de este año son la oportunidad para demostrar que “el peronismo sigue siendo una opción válida”. De la definición trasciende uno de los objetivos políticos que se propusieron los miembros fundantes de la liga de gobernadores: disputar la conducción formal del Partido Justicialista, hoy prácticamente diluida a partir de la disputa que se plantea en la provincia de Buenos Aires.
“Es un mensaje de federalismo y de mantener las autonomías de las provincias, sobre todo de un proyecto político que tiene una mirada distinta de la economía” dijo el chaqueño interpretando los resultados de las recientes elecciones en su provincia.
La centralidad mediática de Cristina Kirchner es otro de los problemas que los miembros del grupo pretenden exorcizar. Sospechan que la polarización bonaerense es una maniobra que, inicialmente, fue diagramada por los estrategas de Cambiemos para sacar de pista a otras alternativas.
Por esto, Schiaretti y varios de sus colegas anunciaron la conformación de un bloque legislativo que represente al peronismo del interior en el congreso de la nación. De esta manera tendrán una tribuna propia para intentar romper la polarización.
En el día de ayer, el cordobés tuvo definiciones políticas contundentes en relación a la estrategia del “peronismo del interior”. “El Justicialismo no está fragmentado. El kirchnerismo está fuera de la liga de gobernadores” dijo Schiaretti en ocasión de la inauguración de un nuevo tramo de la autovía Córdoba-Río Cuarto. “Las encuestas dicen que Cristina puede ganar en Buenos Aires, pero no va a conducir el peronismo, porque los gobernadores no la vamos a dejar”, concluyó. La reunión del próximo 3 de agosto será el primer paso en ese camino.