Cambiemos no logró echar a De Vido, pero ganó escenario

La sesión en la Cámara de Diputados se extendió por nueve horas. El oficialismo, sin los votos para la expulsión del kirchnerista, celebró un triunfo político.

La Cámara de Diputados de la Nación fue ayer el escenario donde Cambiemos libró una batalla sin chances de ganar, pero compensada ampliamente por la repercusión mediática que le aseguró una fuerte polarización con el kirchnerismo. Después de que hablara el radical Mario Negri, se votó la iniciativa del oficialismo para expulsar a Julio De Vido por “inhabilidad moral”. De 237 diputados presentes, 138 lo hicieron a favor, 95 en contra y 3 se abstuvieron, por lo que no se alcanzaron los dos tercios necesarios para excluir al kirchnerista del cuerpo legislativo.
El oficialismo tenía claro desde hace varios días que no reuniría los votos necesarios, pero de todos modos impulsó echar a De Vido por “indignidad”, en razón de los más de 100 procesamientos en causas de corrupción que tiene el ex ministro de Cristina Kirchner.
El plan era colocar al kirchnerismo a la defensiva, en la situación de “proteger” a un ministro muy cuestionado, más allá del respeto que merece el principio de inocencia.
En el último discurso de la noche, Mario Negri dijo que “no nos importa si alcanzamos el objetivo de la exclusión”, sino “sembrar valores”. “No se trata de ganar o perder”. afirmó
Elisa Carrió, una de las primeras en denunciar a De Vido, cuando éste era el hombre fuerte del ex presidente Néstor Kirchner, reclamó la expulsión del diputado “por infame, traidor a la Patria, en los términos del artículo 36 de la Constitución Nacional”.
“Vengo a acusar como lo hago en forma reiterada. Mi primera denuncia fue en octubre de 2003 en este recinto cuando se le entregó los plenos poderes a De Vido y dije que con esto empezaba la matriz de saqueo de la Nación”, dijo. Y aclaró: “Esto no es electoral para mí. Yo recé durante años que el más corrupto de la historia llamado De Vido y Néstor Kirchner, que Dios lo tenga en su gloria, yo esperaba este momento para denunciar este saqueo, gracias por darme esta oportunidad”, señaló.
“Yo reconozco al señor De Vido la mayor obediencia debida del señor Kirchner. Fue el cajero”, sentenció Carrió. “De Vido ya fue, es bueno que en los procesos históricos primero se devele la verdad y que sea la sociedad que decida si quiere la verdad o la impunidad”, lanzó Carrió.
Al exponer en la sesión convocada para definir el futuro del legislador kirchnerista, Stolbizer resaltó que “pesa sobre el diputado De Vido un extraordinario número de causas, todas graves en la que se encuentra imputado con cinco autoprocesamiento”.
“No comparto esto de tenemos que meternos todos en el mismo lodo”, dijo la diputada, quien resaltó la necesidad de “reivindicar la política”.

La defensa
Por su parte, De Vido se defendió lanzando prácticamente una amenaza, al recordar que desde el Ministerio de Planificación realizó obras públicas en acuerdo con gobernadores e intendentes. ¿Abrirá una Caja de Pandora?
“Buscan destituirme y destruirme en lo personal y eso no lo van a lograr”, indicó. Además, sostuvo ser “blanco de un plan sistemático de marketing, escrito con precisión en libros del asesor extranjero de Mauricio Macri”.
“Desde el lugar en que tenga que estar seguiré batallando contra este programa neoliberal, ese plan de destrucción con el que nos persiguen”, señaló.
“Soy responsable de todo lo que hicimos en estos años, todo lo que proyectamos y construimos para la Argentina. Ese es el motivo por el que fui votado para representar al pueblo de Buenos Aires”, manifestó.