Otra vez sopa: volvió a subir el dólar

“La evolución del dólar fue muy movida durante el mes de julio, parecía haberse calmado en la segunda semana del mes, sin embargo, subió fuertemente durante la tercer semana. Nos preguntamos: ¿Por qué?”

Por Maria Cayre

dólarLa primer semana de julio arrancó con una corrida alcista del dólar que pareció estabilizarse en los días posteriores para tranquilidad de todos. Sin embargo, llegó la tercer semana de julio y otra vez sopa: el dólar volvió a tener un rally alcista que se llevó todas las miradas.
En el gráfico adjuntopodemos ver la evolución del billete verde (tipo de cambio del Banco Nación) en lo que va de Julio. Sobre los movimientos de la primera semana del mes, concluimos en esta misma columna en ediciones anterior, que se establecería probablemente un nuevo piso entorno a los 17 pesos por dólar. Luego de ese primer rally alcista, podemos observar que el tipo de cambio permaneció estable durante la segunda semana de julio con una leve tendencia a la baja.
¿Por qué baja el precio del dólar en la segunda semana? La caída en el precio se debe en parte a dos cuestiones: por un lado a las liquidaciones del sector agro-exportador y por otro a la suba de la tasa de las Lebacs. El sector agro-exportador es muy influyente en el precio del dólar porque puede manejar grandes volúmenes. El sector liquidó en la segunda semana de julio un promedio diario de u$s 133 millones y los inyectó al mercado, calmando la demanda y ayudando a que el precio descienda. En cuanto a la tasa Lebac, el Banco Central subió un poco la tasa, y cuando sube la tasa Lebac recordemos que los ahorristas ven más atractiva esta inversión en pesos y ponen sus ahorros ahí en lugar de comprar dólares, por lo cual también se relaja la presión sobre el precio del dólar. Esto explica en parte la tranquilidad y la leve tendencia decreciente del precio del billete estadounidense durante la segunda semana del mes.
¿Qué pasó a partir del lunes 17 que el tipo de cambio volvió a subir? Al comenzar esta tercera semana, ocurrieron dos cuestiones que explican parte de la reversión de la tendencia: por un lado bajó fuerte el promedio liquidado de los agro-dólares, y por el otro se renovaron $531.000 millones de Lebacs. Veamos, la liquidación del sector agro-exportador pasó a ser solo u$s 95 millones (mucho menor a los 133 millones que venía liquidando), lo que no alcanzó a satisfacer el apetito del dólar y se estima que esto ayudó a impulsar nuevamente las presiones alcistas. Además, el martes 18 quedo un sobrante de pesos de la renovación de las Lebacs que probablemente también hayan ido a comprar activos dolarizados: aumenta la demanda y por ende el precio del dólar.
A mitad de semana hubo otra novedad que imprimió cimbronazos en el tipo de cambio. El miércoles el ministro de hacienda Nicolás Dujovne dejó en suspenso una resolución que había comunicado la AFIP donde se establecía el gravamen a la compra y venta de acciones y bonos entre los residente del exterior; ante el comunicado de la AFIP, los inversores extranjeros desarmaron posiciones y se volcaron al dólar disparando su precio. Dujovne salió inmediatamente a dejar sin efecto la resolución por un tiempo y de esta manera calmó la fiebre alcista haciendo retroceder un poco el valor.
Para finalizar, en los últimos días de la semana se vieron presiones por corrientes compradoras mayormente por cobertura de riesgo de los inversores y ahorristas. O sea: cuando se generan movimientos en el tipo de cambio los agentes corren a comprar dólares para sentirse seguros o resguardados hasta que los movimientos cesan. Esta corrida de los inversores y ahorristas por cuestiones de riesgos también hicieron su presión para que suba el precio.
Al cerrar el viernes a un valor de 17,60 pesos por dólar el tipo de cambio termina la semana con una suba de aproximadamente 55 centavos. El esquema de flotación que adoptó el gobierno imprime variabilidad al precio del dólar, que se ve acentuada por el proceso electoral. La evolución del billete verde alterna subas y retrocesos en lo que pareciera ser un período de turbulencias que aún no se termina, mientras tanto el Banco Central se mantiene al margen de intervenir plenamente.

 

El Beneficio Semanal :
Si necesitás financiamiento para capital de trabajo, podés acceder a un préstamo de hasta $1,5 millones a una tasa del 18% anual con un plazo de hasta 3 años para comprar materias primas e insumos para la producción, pagar salarios del personal u otro gasto operativo asociado al funcionamiento regular de la empresa.
Mas info: http://www.produccion.gob.ar/prestamofortalecimiento/