La demanda laboral en Córdoba reacciona por automotrices y campos

En la búsqueda de empleados ya impactan los nuevos proyectos del sector. Se mantiene la escasez de recursos humanos en el segmento de tecnología.

Por Gabriela Origlia

El sector automotriz, el campo y la obra pública son los motores de la toma de empleo en Córdoba en estos meses a tal punto que “maquillan” la heterogeneidad marcada que se da en el resto de los mercados. En la industria en general, muchas empresas suprimen cargos operativos y toman expertos en venta en una apuesta por a que una mayor agresividad comercial levante su actividad.
Estas son las claves del balance que, con el primer semestre ya cerrado, realiza Adecco Argentina, filial de la empresa líder en el mundo en consultoría integral en recursos humanos. Sus ejecutivos coincidieron en que hasta que no pasen las elecciones muchas empresas frenaron la toma de empleados, incluso con inversiones ya realizadas en bienes de capital o proyectos en carpeta.
Las nuevas líneas de producción del grupo Fiat y de la alianza Renault Nissan ya impulsan la toma de personal, aun cuando empezarán a fabricar a fines de este año y en el último trimestre de 2018, respectivamente. La primera terminal apunta a un segmento más sofisticado de personal como consecuencia de la robotización de las áreas a cargo del nuevo modelo.
Marco Solis, director de la sucursal Córdoba de Adecco, apuntó que también algunas autopartistas ya comenzaron con incorporaciones de cara a los proyectos en marcha. Estimó que entre noviembre y diciembre esperan el pico de la demanda en ese sector.
Respecto de la toma de gente en empresas relacionadas al campo, comerciales e ingenieros especialistas es lo más buscado. Por la obra pública, creció fuerte la demanda de soldadores (gasoductos troncales y los trabajos en la central atómica de Embalse son los disparadores).
Las posiciones que hace tiempo no logran respuesta suficiente son las del área tecnológica. “Córdoba no tiene suficientes recursos humanos especializados, entonces las empresas buscan entre quienes ya tienen trabajo”, describió Solis. Las condiciones laborales y salariales que ofrece esta industria son “muy difíciles de equiparar por otras”.
Aunque la dinámica de la búsqueda de personal mejoró respecto a los últimos dos años, desde la consultora admiten que el incentivo más fuerte llegará cuando el consumo masivo se reactive y la población en general pierda incertidumbre respecto a su futuro.

Reinsercion
Frente a un mercado laboral con una dinámica cambiante y cada vez más exigente en términos de habilidades, Adecco instrumentó una serie de programas de inclusión. “La diversidad de capacidades y perspectivas son una ventaja a la hora de ocupar un puesto de trabajo”, planteó Pablo Liotti, gerente de Marketing y Comunicación.
Las iniciativas –denominadas #sinetiquetas- avanzan en el desarrollo y aprendizaje de técnicas para la búsqueda de empleo y orientación laboral. Los segmentos en los que se ponen en marcha son jóvenes de entre 18 y 24 años, el grupo más afectado por el desempleo (24,6%). Los más perjudicados son los que no terminaron la escuela secundaria y en particular las mujeres (30,33%); también es la franja más afectada por la problemática del trabajo informal.
Otro segmento es el de los mayores de 45 años, cuya edad acota sus posibilidades de reinserción, al igual que el de las mujeres que suelen encontrar barreras por cuestiones culturales y de tradición. El programa contempla a los deportistas de alto rendimiento que, en ocasiones y debido a su entrega completa a su actividad, puede tener inconvenientes en su preparación profesional, ya que al término de su carrera tienen menores posibilidades de conseguir trabajo.
Según el estudio realizado por la consultora, el 72% de los deportistas profesionales se encuentra compitiendo actualmente. De ellos, el 60% trabaja, mientras que el 40% está abocado completamente a su desarrollo deportivo. De los que trabajan, el 47% lo hace en algo relacionado al deporte, mientras que un 44% lo hace en otro ámbito.
Dentro de los que no trabajan, 7 de cada 10 atletas afirman que es por falta de tiempo, mientras que otro 23% cuenta que lo intenta pero no consigue insertarse en el mercado laboral.