Campaña frenó plan “Roggero ombudsman”

El arco político parlamentario está concentrado en los comicios y relega la tarea parlamentaria. Sin embargo, el movimiento que hubo en otras comisiones podría acelerar la tarea del cuerpo encargado de proponer al nuevo Defensor del Pueblo.

En abril, antes de que la campaña por las elecciones legislativas fuera un hecho, el nombre del histórico dirigente peronista Humberto Roggero sonaba como fuerte candidato para ser el nuevo ombudsman de la Nación.
Si bien el cordobés es promovido por importantes referentes, el proceso de designación se complicó tras el cierre de listas para las PASO, ya que el arco político parlamentario está concentrado en los inminentes comicios y relega la tarea parlamentaria.
No obstante, a pesar de que la atención de los legisladores está en sus respectivos territorios, sí hay actividad en la comisión que debe definir otro cargo importante. Se trata de la Bicameral del Defensor de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes, que esta semana avanzó en la tarea de designar al funcionario. El grupo aprobó su reglamento interno y acordó realizar dos audiencias públicas, con el objetivo de que en septiembre comience el concurso para los aspirantes a ocupar el cargo.
Teniendo en cuenta ese movimiento, podría haber novedades también en la Bicameral de la Defensoría del Pueblo, aunque ni los considerandos del fallo que frenó el “tarifazo” del gas para los usuarios residenciales, en agosto del 2016, en los cuales la Corte exhortó al Congreso para que designara al ombudsman pesaron a la hora de que los legisladores se concentraran en el asunto.
Hace siete años que el puesto creado en el marco de la reforma constitucional de 1994 para tutelar los derechos de incidencia colectiva está vacante. El último funcionario que lo ocupó fue el peronista Eduardo Mondino, quien se retiró a principios del 2009, con mandato cumplido, tras diez años de función (el artículo 86 de la Constitución Nacional prevé que el ombudsman dura cinco años, pudiendo ser nuevamente designado por una sola vez).
La “danza de nombres” comenzó ni bien el Supremo intimó al Parlamento a adelantar en la cuestión. Entre los postulantes, el candidato con claras chances es el justicialista local de “la vieja guardia”, cuatro veces diputado nacional y ex embajador en Italia
Cuando la Corte puso de relieve el vacío y el tema se instaló en los medios, Roggero participó de un acto en el Club Español de la Ciudad de Buenos Aires, invitado por el grupo de pensamiento peronista Movimiento 21, que integra Mondino. Allí estuvieron muchos de sus “compañeros”, como el auditor General de la Nación, Oscar Lamberto, y los dirigentes Miguel Ángel Toma, Hilda “Chiche” Duhalde y Hugo Quintana.
El presidente Mauricio Macri y la gobernadora de Buenos Aires María Eugenia Vidal se inclinaba por Graciela Ocaña, pero su candidatura como senadora la dejó fuera del juego.
Ante ese panorama, la idea del “peronismo histórico” de llevar a su referente al cargo podría consolidarse, aun con las demoras inherentes al proceso eleccionario en marcha.
El resultado de las PASO acelerará definiciones sobre el futuro de la Defensoría del Pueblo de la Nación, ya que la relación de Cambiemos con el peronismo es una de las claves para fortalecer la gobernabilidad durante los próximos años; en especial, teniendo en cuenta las subas de servicios y de transporte que están necesariamente en agenda.
Uno de los impulsores de Roggero es el senador Miguel Pichetto. Junto a otros peronistas, lo “promociona” como una persona racional y con criterio propio (y político), que tendría el mismo perfil “dialoguista” de Lamberto en la Auditoría General de la Nación.
Esas características pesan si se tiene en cuenta que el defensor es una suerte de intermediario ante el Poder Ejecutivo; que tiene la responsabilidad de controlar a la administración pública en sus actos y omisiones y que actúa en materia de derechos humanos ante los organismos internacionales.
Aunque la experiencia del cordobés lo posiciona para ocupar el sillón de Suipacha 365, otro dato es relevante: Movimiento 21 mantiene vínculos con Pichetto, con legisladores y con gobernadores del interior y su objetivo es reunificar al peronismo bajo la consigna excluyente de tener un candidato presidencial en el 2019 que no sea K.
Hay más de una decena de postulaciones, pero es previsible que el Gobierno relegue sus preferencias y priorice llegar a un entendimiento con el justicialismo.
Así las cosas, la labor de la Comisión Bicameral de la Defensoría del Pueblo, conformada por siete diputados y siete senadores, sigue estancada. Según establece la Constitución, la designación del defensor debe ser aprobada por los dos tercios de los presentes en ambas Cámaras y el nombre del postulante debe surgir de aquel cuerpo. Se trata del cargo público que necesita el mayor número de voluntades.
De no haber novedades, la omisión podría llegar ser “corregida” por una manda judicial, tal como sucedió con la figura del Defensor del Niño, cuyo plazo de designación venció en febrero del 2006.
Cabe recordar que hace cuatro meses la jueza de fuero en lo Contencioso-Administrativo Claudia Rodríguez Vidal admitió un amparo presentado por fundaciones y asociaciones civiles y exhortó al Congreso a activarse.
Tanto la Cámara de Diputados como la de Senadores alegaron que se trata una cuestión sustancialmente política, que sólo podrá resolverse por medio de los resortes propios del Poder Legislativo, pero la magistrada valoró que se trata de un hecho singular, susceptible de lesionar a una pluralidad de sujetos, y admitió el planteo.
En esa línea, opinó que el incumplimiento denunciado por los amparistas lesionaba el sistema de protección integral diseñado en la ley 26.061 y que no se acreditó la existencia de una cuestión política no justiciable.
La Bicameral no tuvo otra opción y sus miembros tuvieron que sentarse a trabajar en plena campaña.