Macri y Schiaretti adelantaron el debate de la reforma fiscal

El Presidente y el Gobernador se cruzaron por la baja de impuestos. El cordobés insistió en que la administración central debe “devolver” a las provincias lo que hace año se viene quedando.

Por Gabriela Origlia

Entre chistes e ironías y con la mayor tensión propia de una etapa electoral, el presidente Mauricio Macri y el gobernador Juan Schiaretti protagonizaron un contrapunto sobre la reforma más importante de las que vienen, la impositiva.  “Córdoba bajará los impuestos cuando la Nación le devuelva los fondos que se quedan de las provincias”, insistió el cordobés terminada la reunión.
En medio de la conferencia de prensa que compartieron en el aeropuerto, el Presidente le hizo un par de pedidos al Gobernador respecto de la presión impositiva. Por ejemplo, señaló que aunque la Provincia adhirió a la nueva ley de ART faltaría que se sume al Servicio de Conciliación Laboral Obligatorio, que permite resolver conflictos laborales sin instancia judicial y, además, le reclamó bajar Ingresos Brutos en los créditos hipotecarios.
“Estamos trabajando juntos en bajar impuestos –siguió el Presidente-, hay quienes se quejan de que los Ingresos Brutos en Córdoba son altos, como en otros puntos del país. Tenemos que bajarlos”.
“Cuando la Nación nos devuelva todo lo que le corresponde la Provincia que hace 30 años se está quedando con fondos que le pertenecen a la Provincia, ahí vamos a bajar más impuestos”, salió al cruce Schiaretti.
Durante su visita Macri insistió en que Córdoba es “mi provincia” y remarcó su buena relación con “el Gringo” con quien -planteó- encaran diferentes tareas juntos y comparten la tarea de ser “transparentes” en la ejecución de obras públicas y bajar precios.
En el contrapunto por los impuestos, el Presidente planteó: “Como diría el difunto presidente Alfonsín, ‘A vos no te ha ido mal, gordito’, has cobrado 6.000 millones más con el fallo de la Corte”. El Gobernador volvió al ruedo: “Pero tuvimos que hacer juicio”.
Cada vez que se encuentra con funcionarios nacionales Schiaretti les insiste en que los gobernadores no dejarán que los “gambeteen” con las reformas en estudio y que exigirán que se respete el federalismo fiscal con un reparto equitativo de los costos de los cambios impositivos que se dispongan.
Los gobernadores trabajan en que la Nación no debe concentrarse sólo en el impuesto al cheque y las cargas laborales y dejar que ellos resuelvan el problema de Ingresos Brutos, que representa hasta el 80% de sus ingresos propios.
“La Nación hoy se queda con alrededor del 74% de los recursos –explicó Schiaretti-, mejoró algo porque con el otro gobierno era el 76%, pero eso es lo que hay que corregir y discutir. Poner en debate todos los fondos. Argentina no puede volver a tener, como en los ’90, una presión tributaria del 18%, debe ser de 33% al 35% para que el Estado esté presente donde deba”.
Ratificó que tanto frente a los periodistas como en privado, le reiteró a Macri que la Nación debe restituir fondos a las provincias y que coincidieron en que hay que avanzar con impuestos de efecto neutro para la actividad: “Las retenciones  y el impuesto al cheque son distorsivos, deben tomarse como parte de Ganancias y en el caso de los Ingresos Brutos, debemos convertirlos en un IVA provincial”.
Siendo candidato Schiaretti apuntó a eliminar el efecto “cascada” de Ingresos Brutos. El planteo es que un IVA provincial con una alícuota de entre 10% y 12% permitiría -sin elevar la presión tributaria- eliminar aquel impuesto. Si la alícuota fuera del 17%, habría que bajar el IVA nacional y sólo coparticiparlo con las provincias chicas. El sistema se instrumentaría, según propone, a través del convenio multilateral entre provincias. La idea tiene como base la experiencia brasileña.
Las “aduanas internas” se multiplicaron en el país porque en los últimos años proliferaron los regímenes de retenciones, fruto de que las provincias buscan recuperar la pérdida de fondos de coparticipación; el resultado es una distorsión creciente.
La prevención que marcan los expertos es que la alícuota del IVA provincial debe garantizar que se mantenga el nivel de recaudación. Admiten que al inicio y por única vez podría haber una suba de precios. Para evitarla, habría que hacer que todos los eslabones bajaran el precio.