De cómo Fatun salvó al gremio no docente

La Gremial San Martín pasó del déficit (pre-intervención) a un superávit en 2015 que creció y se consolidó en el ejercicio económico 2016.

Nelso Farina, secretario general de Fatun.

La Gremial San Martín pasó del déficit (pre-intervención) a un superávit en 2015 que creció y se consolidó en el ejercicio económico 2016.
La Gremial San Martín debe, en gran medida, su recuperación a la intervención normalizadora encabezada por Alberto Geraiges y decretada por el Ministerio de Trabajo de la Nación allá por junio de 2011.
Con la venia de Fatun (Federación Nacional de Trabajadores Universitarios), e impulsada por su secretario general Nelso Farina, la intervención normalizadora logró reflotar la situación económica del sindicato presentando la entidad a convocatoria de acreedores, hecho sin precedentes en el país (nunca antes un gremio había empleado este remedio legal para sanear su pasivo).
Debe recordarse que el estado patrimonial del gremio había tocado fondo durante la gestión de Aldo Esparza, acumulando un déficit cercano a los 10 millones de pesos y habiendo perdido su sede en calle Colón.
Con la ayuda de su organización de segundo grado la salud de la gremial reverdeció. A fines de 2015 – año de la transición entre gestión comandada por Alberto Geraiges y la administración Aguirre-Franchi- el estado de insolvencia se encontraba ya superado y la construcción de la nueva sede en Ciudad Universitaria iniciada.
El superávit que dejó la intervención impulsada por Nelso Farina creció y se consolidó en el ejercicio económico 2016. Con el gremio ya normalizado y bajo la administración de Silvia Aguirre y Nicolás Franchi (secretaria general y secretario adjunto, respectivamente), los excedentes económicos del sindicato fueron afectados a continuar la edificación de la sede.
Estas mejorías redundaron en dos consecuencias. En primer lugar, durante la actual gestión el padrón de aumentó de 1400 a 2000 afiliados, aproximadamente. En segundo lugar, se recuperó también la confianza de las autoridades nacionales que, a través del Ministerio de Educación y Deportes de la Nación, vuelven a otorgar al gremio subsidios para la capacitación de sus asociados. Este último dato cobra especial significación si se tiene en cuenta que fue la -cuanto menos- desprolija ejecución de dichos fondos la que signó el ocaso del ciclo político que concluyó con la primera intervención de Geraiges.
El Secretario General de Fatun, ha desempeñado un papel central en la recuperación de la Gremial San Martín. Además de ser en buena medida responsable de la ayuda económica recibida por el gremio y tomar parte en la normalización de él a través de la participación de Geraiges, respaldó la designación de Héctor Gatti al frente de la Pro Secretaría de Administración, no desentendiéndose de la vida institucional del sindicato una vez concluida la intervención.
Nelso Farina fue además el arquitecto del salto cualitativo que significó la mejoría en la ponderación del claustro no docente en la elección del Rector. Recuérdese que en la reforma política de la UNC, que tuviera lugar en la accidentada Asamblea Universitaria de diciembre pasado, la representatividad de los no docentes pasó del 5,6 al 7,5%, números que pueden parecer menores, pero que en situaciones de paridad suelen ser determinantes. Como bonus, los no docentes del Área Central, que al no cumplir funciones en ninguna facultad carecían de representación en el referido acto electivo, participarán de ahora en más en ella.

Paritaria no docente: aumento y capacitación
El gremio no docente logró un aumento escalonado en tres cuotas (marzo 4%, junio 8% y septiembre 8,75%). Anualizado, el incremento acumulativo alcanza el 22,75%. Además, a partir de junio se acordó una “garantía de revisión trimestral automática”, a través de la cual, si la inflación medida por el Indec superase los porcentajes de aumento acordados, se reajustarían los salarios para evitar la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores.
Por otro lado el Ministerio de Educación y Deportes de la Nación volvió a otorgar al gremio subsidios para la capacitación de sus afiliados.