De la Sota imprime alto voltaje a campaña light de Schiaretti

El ex gobernador se despachó en duros términos contra el gobierno de Mauricio Macri mientras que desde el Panal insisten con que la campaña es de baja intensidad.

Por Yanina Soria
ysoria@diarioalfil.com.ar

Como desde hace casi dos décadas, cada tanto, las diferencias políticas entre los dos caudillos del peronismo cordobés emergen a la superficie. Sin embargo, la cuerda se tensa pero nunca se corta entre el gobernador Juan Schiaretti y su antecesor José Manuel de la Sota. Así funciona la sociedad política que mantienen y que en 2019 cumplirá con 20 años ininterrumpidos al frente del poder provincial.
Esta vez fueron las legislativas las que pusieron en relieve los matices que existen entre ellos. Schiaretti impulsa una campaña tranquila –descafeinada – sin ataques al gobierno de Mauricio Macri, con apenas algunos dardos dirigidos a la Casa Rosada; De la Sota, en cambio, va por todo, prefiere una campaña de alto voltaje con el foco puesto en Cambiemos.
El primero gobierna y alimenta la buena relación institucional Provincia- Nación; el segundo no es candidato en este turno electoral pero ya piensa en la presidencia para 2019.
Ese es el marco en el que se inscriben las fuertes declaraciones contra el presidente Macri que hizo el ex gobernador cordobés en su segunda aparición pública durante la campaña, esta vez, junto al vicegobernador y primer candidato de Unión Por Córdoba (UPC), Martín Llaryora.
“Esperaba que el Presidente reconociera que Córdoba le dio el triunfo. Y no es que la gente lo haya votado porque esté enamorada de Macri, lo votaron porque estaban desilusionados de Cristina Fernández”, dijo en diálogo con radio Mitre. Y luego disparó al referirse a las obras que se ejecutan en la autopista Córdoba- Rio Cuarto: “El macrismo lo único que hizo es apropiarse de obras nuestras. Cómo puede ser tan caradura. La hice yo y la está terminando Schiaretti”. Sus dichos, que claramente se alejan de la línea schiarettista y que hicieron ruido entre algunos soldados del Gobernador, generaron tal repercusión que inmediatamente debió aclarar por Twitter: “pensar distinto no implica ofender ni atacar”. Y luego dijo que nunca le faltó el respeto al presidente Macri.
Lo cierto es que en el delasotismo consideran que, ante una elección que asoma reñida (y donde algunos números no acompañan las expectativas de UPC), la estrategia debe apuntar a una clara diferenciación con el gobierno de Cambiemos. En cambio, del otro lado, el schiarettismo insiste con que la táctica confrontativa no sumará y por eso la apuesta es reforzar conceptos más generales como la defensa del federalismo y la pelea por una distribución equitativa de los fondos nacionales desde el Congreso de la Nación. “La gente está cansada de dirigentes que se enfrenten, que discutan”, argumentó un encumbrado dirigente del Panal.
Aún así, desde el entorno delasotista aclaran que bajo ningún punto de vista estas divergencias en el enfoque apartarán a su referente de la campaña y del trabajo por el triunfo peronista aunque el tres veces gobernador de Córdoba haya declinado su candidatura esta vez. Al contrario. Aseguran que, después del 18 de julio cuando vuelva de un nuevo viaje al exterior, De la Sota volverá al ruedo y participará activamente de las actividades que disponga el comando de campaña.
El hombre partirá hoy rumbo a Europa para organizar los seminarios y conferencias que desarrollará en el último cuatrimestre del año.

Reunión con los suyos
Antes de su viaje, el ex gobernador reunió ayer a su tropa en la Capital cordobesa con el propósito de organizar justamente el trabajo que viene. Allí estuvieron presentes, entre otros, el legislador y cuarto candidato en la boleta de UPC Daniel Passerini, la concejala Natalia de la Sota y el edil peronista Adrián Brito.
El ex mandatario hizo una radiografía del panorama económico del país en sintonía con lo que horas antes había dicho en declaraciones públicas: “Este gobierno está muy emparentado con los ricos. Eso lo piensa mucha gente de clase media. Los que menos contribuyen con el país son los que más tienen”.
Por otro lado, destacó dos puntos que, en el escenario actual, considera favorables para la lista con la que el peronismo enfrentará a los candidatos de Mauricio Macri en Córdoba en octubre próximo: la experiencia en gestión y presencia territorial que tienen los aspirantes que integran la nómina; y el retorno al peronismo orgánico de muchos dirigentes que en elecciones anteriores jugaron con otras fuerzas políticas. Este último aspecto, comentó, puede ser propicio para revertir los resultados que, desde hace años, cosecha UPC en la capital cordobesa, hoy territorio del radicalismo.