UNC: Facultades demoran blanqueo de interinos

La prórroga aprobada por el Consejo Superior es una mala noticia para el secretario general, Pablo Carro, en el marco de su campaña electoral por una diputación.

En la primera sesión tras los comicios universitarios, el Consejo Superior decidió prorrogar el plazo perentorio en el que los Consejos Directivos de las Facultades deben elevar las nóminas de docentes interinos que entrarán en carrera docente sin concursar.
A mediados de abril, los consiliarios habían otorgado plazo hasta el último día de junio para que cada unidad académica informase qué profesores se beneficiarían con la polémica cláusula del convenio colectivo de trabajo. Sin embargo, a cuatro días del vencimiento, solamente una Facultad había cumplido con la tarea.
La prórroga tendría un efecto colateral en la incipiente campaña de las elecciones legislativas, puesto que Pablo Carro, secretario general de Adiuc y cabeza de la lista Córdoba Ciudadana, buscaría potenciar su imagen exhibiendo los frutos del acuerdo al que en su momento llegó con el exrector Francisco Tamarit.

Sin concurso
Cuando en 2014 el Consejo Superior se abocó a aprobar una versión local del convenio colectivo de trabajo que habían ya firmado las centrales gremiales nacionales con el ministerio de Educación de la Nación, uno de los puntos que más polémica generó fue el denominado “artículo 73”.
Dicha cláusula establecía, emulando la versión nacional del convenio, que aquellos docentes designados interinamente (es decir, que ingresaron al cargo sin participar de un concurso abierto de antecedentes y oposición) que hubiesen permanecido en tal condición por al menos cinco años, ingresarían de manera automática al régimen de carrera docente.
Es decir, dicho grupo de docentes interinos (conformado por entre un 20 y un 30 por ciento de los profesores de la UNC) pasaría a tener los mismos derechos y beneficios que aquellos que habían ganado su cargo en un concurso, pero sin hacerlo. La medida fue especialmente criticada por los sectores reformistas, quienes argumentaban que de esa manera no se garantizaba la contratación de los mejores docentes disponibles y se daba lugar a la cristalización de designaciones “a dedo”.
Recién a fines de 2015, la Asamblea Universitaria tomó nota de lo acordado entre la UNC y Adiuc y estableció, mediante una cláusula transitoria en el estatuto, la efectivización del acuerdo. El cambio de gestión producido tras la derrota de Tamarit a manos de Hugo Juri demoró la reglamentación del procedimiento, que fue aprobado en abril de este año.
En la sesión del último martes, el Rectorado informó que solamente Famaf había elevado la nómina de docentes beneficiados por el artículo 73, mientras que las catorce unidades académicas restantes aún no lo habían hecho. Ante ello, el Consejo Superior decidió prorrogar el plazo de presentación hasta mediados de agosto, un mes y medio más del límite inicial.
Las demoras de las Facultades, según informaron fuentes del Rectorado, se habrían debido a la discusión sobre la fecha de corte que debía aplicarse para el cálculo de los cinco años. Mientras Adiuc inicialmente pretendía fijarla en relación al acuerdo local, finalmente se terminó aplicando la fecha del convenio colectivo nacional, que permite el acceso de más profesores al blanqueo.

Presea gremial
Para el gremialista K Carro, la aplicación del convenio colectivo de trabajo es el mejor fruto de su paso por la secretaría general de Adiuc, espacio en el que está concluyendo su segundo período.
El acuerdo al que en su momento arribó con Tamarit beneficiaba a la conducción de Adiuc en dos puntos. No sólo le permitía erigirse como los garantes del blanqueo de interinos, sino que además el Rectorado les concedió la obtención de una “cuota solidaria” obligatoria para todos aquellos docentes no afiliados a Adiuc.
La puesta en marcha de las evaluaciones por las que pasarán los docentes interinos beneficiados habría sido pensada por Carro como una medalla para mostrar en su campaña hacia las Primarias Abiertas de agosto. Sin embargo, el aplazamiento del proceso por las demoras administrativas de las Facultades (oficialistas y opositoras) habría aguado los planes del precandidato a diputado.