Guerra de “consultas populares” entre UPC y Cambiemos

Los intendentes justicialistas acordaron la pregunta que harán al electorado en el referéndum que planean realizar en los municipios que gobiernan. Admiten que prefieren que no se autorice ninguna consulta paralela con las primarias. En Cambiemos los acusan de oportunistas.

Más de un centenar de intendentes enrolados en Unión por Córdoba se reunieron ayer en Córdoba y afinar la estrategia de bloqueo a la consulta popular que planea realizar Ramón Mestre en la capital.
Los jefes comunales justicialistas decidieron apuntar a uno de los ejes de campaña que pretenden instalar de cara al proceso electoral que comenzará en el mes de agosto con las primarias abiertas y finalizará en octubre con la elección de diputados nacionales.
El referéndum de Unión por Córdoba constará de una sola pregunta: ¿Está de acuerdo con la rebaja de los subsidios en la provincia de Buenos Aires a los servicios públicos (gas, agua, energía eléctrica) y que estos fondos nacionales subsidien los servicios en el resto de las provincias?
La idea es convocar esta consulta popular para el día 13 de agosto, en paralelo con las primarias abiertas nacionales, en los municipios que gobiernan. Si se autorizara, el electorado cordobés respondería a distintos “interrogantes” que plantean sus gobernantes de acuerdo a donde tenga fijado su domicilio.
Tanto los intendentes peronistas como el departamento ejecutivo de la Municipalidad de Córdoba ya han iniciado los trámites para solicitar a la autoridad electoral se autorice introducir las boletas de la consulta en los mismos cuartos oscuros en los que se realizarán las elecciones primarias. En los próximos días, el juzgado federal con competencia electoral deberá decidir si permite concretar estos referéndums.
La verdadera intención de los jefes comunales de Unión por Córdoba es responder a la iniciativa que Ramón Mestre planteó en pleno fragor del conflicto con los choferes de transporte público. Consideran que el intendente de la Capital aprovechó las circunstancias para diseñar un escenario que le otorgue beneficios políticos.
“La verdad que no me parece adecuado hacer estas consultas por cuestiones municipales dentro del calendario electoral, pero no queremos quedar perjudicados por un artilugio electoralista que impulsa el intendente Mestre en la Capital” se sinceró Facundo Torres, intendente de Alta Gracia y principal impulsor de la “contra consulta”.
Según el jefe comunal, no pueden permitir que Cambiemos saque una ventaja electoral a partir de un conflicto en el distrito y por eso plantean una iniciativa similar, pero con un enfoque que, en su lectura, incomoda al intendente capitalino en relación al gobierno de Mauricio Macri.
De hecho, Torres fue explícito en el objetivo que persiguen convocando al referéndum alternativo. “Lo mejor sería que la justicia electoral no permita este tipo de consultas, en una fecha electoral. Mientras tanto, tenemos que cubrirnos de una maniobra para no quedar perjudicados” se sinceró el intendente de la ciudad del Tajamar. El argumento es, por lo menos, paradójico ya que estaría haciendo un pedido a la justicia federal que espera que sea rechazado conjuntamente con el pedido del mestrismo.
Para los referentes de Cambiemos, la actitud de los intendentes peronistas es oportunista. “Quiero resaltar la incoherencia de UPC, que vota en el Concejo en contra de la consulta que impulsamos, que tiene que ver con un tema serio y espinoso como es de la relación entre gremios y prestación de servicios públicos, y ahora sale promoviendo lo mismo con supuestamente otros temas” sostuvo el concejal radical Lucas Cavallo en relación a la iniciativa planteada por Torres.
Como si faltara algo, el intendente de Jesús María y precandidato del PRO a diputado nacional, Gabriel Frizza terció en la polémica. “¿Por qué sólo lo plantean en los gobiernos de Unión por Córdoba? Si queremos preguntarle a los cordobeses, preguntemos a todas las ciudades” afirmó en declaraciones a Cadena 3. Además, sugirió que la consulta provincial profundice sobre el tema planteando interrogantes sobre la generación y transporte de energía.
El cruce de opiniones roza límites insólitos. La pelota parece tenerla la justicia federal que deberá decidir si autoriza ambas consultas, una de ellas o ninguna.