Intendentes UCR contra monopolio mestrista en la lista de diputados

Aliados negristas y aguadistas criticaron el armado radical en Cambiemos

El cierre de la lista de candidatos a diputados nacionales de Cambiemos no trajo paz en la Unión Cívica Radical. Por el contrario, quedaron muchos heridos. Hasta ahora, las críticas se disparaban con silenciador, a excepción de Dante Rossi que armó su propia lista, pero ayer los intendentes alineados con la alianza antimestrista Negri-Aguad dijeron en voz alta lo que piensan.
“Quienes somos los principales referentes del radicalismo a lo largo y a lo ancho de toda la provincia somos los que tenemos que salir a buscar votos, pero también los que tenemos que explicar al resto de los dirigentes la falencia de las autoridades que toman decisiones pensando en lo personal”, afirma el comunicado suscripto por los intendentes críticos del mestrismo.
Los firmantes del documento son Daniel Salibi (Mendiolaza) -probablemente el pionero en cuestionar a Ramón Mestre-, Marcos Carasso (General Cabrera), Mauricio Jaimes (La Cruz), Víctor Falvo (Las Perdices), Mauricio Cravero (Arroyito), Gustavo Botasso (Hernando), Luis Azar (Tanti) y Alberto Martino (Río Tercero). En el grupo se distinguen intendentes aguadistas y negristas, e incluso algunos independientes de ambos, como Martino, quien se salvó de ser echado de la UCR, como pedía Oscar Aguad, por haber negado su apoyo a la lista radical para la Gobernacióin de 2015 y respaldado al kirchnerista Daniel Scioli en las presidenciales.
El octeto de intendentes manifestaron su “malestar y descontento” con la lista porque, observaron, a todos los espacios que le correspondieron a la UCR se los quedó el mestrismo.
Confluencia, el núcleo que comanda Ramón Mestre, colocó los tres candidatos titulares y el único suplente que le tocan al radicalismo: Soledad Carrizo (número 2), Brenda Austin (número 4), Diego Mestre (número 5) y Ariel Grich (primer suplente).
Salibi insistió por su cuenta de Twitter: “La lista se compone de 15 candidatos; sólo hay 4 radicales de Confluencia”. “La ecuación matemática no me cierra”, dijo