UTN: opositores buscarían nulidad (votó menos del 10%)

La bajísima participación en los comicios estudiantiles contrasta con el boom de asistencia que tuvo la UNC una semana antes.

El triduo electoral (miércoles, jueves y viernes) de la Facultad Regional Córdoba de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN-FRC) concluyó con un escrutinio que, tras extenderse hasta altas horas de la noche, plasmó como principal resultado una paupérrima asistencia de electores a las urnas.
Además, de los estudiantes que participaron, un cuarto decidió anular su voto en contra de AETI-FETI, actual oficialismo y única lista de la elección, reafirmando el planteo opositor sobre la falta de legitimidad de los comicios.
Con los resultados en mano, la entente opositora que conforman Franja Morada, Agrupación Bialet Massé (MNR) y Corriente Tecnológica se reunirá en la tarde de hoy para marcar una hoja de ruta, en busca de la normalización del Centro de Estudiantes Tecnológicos.
A tres meses de la Asamblea Universitaria que definirá al nuevo Rector nacional de la UTN, el episodio estudiantil cordobés horada la imagen de Héctor Aiassa, cuyas pretensiones ya son públicas en toda la estructura “tecnológica” del país.

Escasez de listas y votantes
Los representantes estudiantiles de la UTN tienen mandatos de dos años de duración, tanto en cuento a miembros de cuerpos colegiados (consejeros y consiliarios) como con respecto a los centros de estudiantes. A pesar de ello, los estudiantes deben concurrir a las urnas todos los años, ya que los representantes institucionales se eligen en años pares y los gremiales en años impares.
Si bien la participación estudiantil ha ido en picada a lo largo de los últimos años, la asistencia registrada en los tres días de votación de la semana pasada (miércoles, jueves y viernes) marcó un hito de abstencionismo.
En 2015, más de 4800 estudiantes participaron de los comicios del centro de estudiantes de la UTN-FRC; en 2016, fueron pocos más de 3600 los que concurrieron en las urnas. Este año, la concurrencia cayó a 1237 votantes, de los cuales 903 optaron por la única lista (AETI-FETI), 315 anularon sus sufragios y 19 votaron en blanco. Dichos guarismos representan una asistencia del 9,3% del padrón (más de 13 mil estudiantes) y tan sólo el 6,7% del electorado apoyando al oficialismo.
Esas cifras, expresadas en el acta de la junta electoral (con una composición monopolizada por AETI-FETI), no coinciden con lo registrado por las tres agrupaciones opositoras, que conjuntamente fiscalizaron los comicios para detectar eventuales maniobras del oficialismo para mejorar los guarismos.
Con el mismo objetivo, y más allá de no haber participado con candidatos en la elección, las fuerzas opositoras presionaron para estar presentes en el escrutinio. Tras una resistencia inicial de AETI-FETI, finalmente el conteo de los sufragios se realizó con veedores opositores, quienes pudieron constatar distintas irregularidades.
Finalizado el escrutinio, la oposición solicitó la nulidad de cinco urnas. En tres de ellas, la cantidad de votantes registrados en el padrón y en el acta no coincidía con la cantidad de boletas dentro de la urna; en otra, el acta no tenía la firma del presidente de mesa; en una quinta urna, se verificaron ambas irregularidades.
Estas anomalías se suman a las que los opositores denuncian que AETI-FETI realizó en el proceso electoral previo, incluyendo una modificación unilateral del estatuto en una dudosa asamblea, lo que llevó a las tres agrupaciones a no presentar candidaturas y llamar a los estudiantes a no participar de los comicios.
En la jornada de hoy, Franja Morada, Agrupación Bialet Masse y Corriente Tecnológica se reunirían para trazar el camino a seguir. Entre las opciones que se evalúan, referentes de las distintas agrupaciones mencionaron la posibilidad de buscar la nulidad de los comicios o de montar una estructura paralela al actual centro de estudiantes.

Cálculos rectorales
El próximo 29 de septiembre, los “tecnológicos” elegirán al sucesor de Héctor Brotto en el rectorado, el cual tiene a cargo las 29 Facultades Regionales que se encuentran dispersas en todo el territorio nacional.
Uno de los precandidatos es Aiassa, quien quiere saltar del Decanato cordobés a la principal posición de la UTN. Las considerables desprolijidades de AETI-FETI, agrupación que responde en un todo al actual Decano, manchan su reputación en el camino a la Asamblea.
En el mismo sentido, la elección de la UTN-FRC contrasta con la realizada hace dos semanas en la vecina UNC, en la que la participación fue un record (la asistencia creció de 46 mil a 60 mil estudiantes) y en la que no hubo ninguna denuncia de irregularidades, a pesar de ser la primera elección directa de su historia.